Publicado: 18.09.2015 21:15 |Actualizado: 18.09.2015 23:30

Interior lleva meses sin nombrar a un subdirector general de Asilo pese a la crisis de los refugiados

El Gobierno se saltó el procedimiento de convocatoria de la plaza y puso al frente del departamento a la funcionaria que sigue ejerciendo ahora en una vacante. La Subdirección de Asilo participa en las reuniones de organismos internacionales, de resolver los expedientes administrativos sobre asilo y de coordinar la ayuda a los refugiados.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3
Comentarios:
Fernández Díaz

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. EFE

MADRID.- La crisis de los refugiados cogió al Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz sin cubrir la plaza de subdirector general de Asilo y Refugio, con consideración de Oficina de Asilo y Refugio (Art. 23.1 de la Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria).

Aunque Joaquín Támara, el último subdirector nombrado por este Gobierno (BOE, 20 de diciembre de 2010), accedió en abril de 2015 a la Consejería de Educación en Polonia (de la que dependen también Eslovaquia, República Checa, Rusia y Ucrania), la convocatoria de la plaza que de facto ocupa ya Cristina Sosa Erdozaín, según la web del Ministerio del Interior, se publicó en el BOE el pasado 15 de julio, cuando el Ejecutivo de Mariano Rajoy todavía se resistía a acoger a refugiados.



El subdirector de Asilo ejecuta las funciones más urgentes en esta crisis de refugiados: representación internacional, expedientes de asilados o atención a sus necesidades inmediatas

El puesto de subdirector/a general de Asilo y Refugio implica el ejercicio de las funciones más delicadas y urgentes en esta crisis de refugiados, por ejemplo, y según informa asimismo la web del Ministerio del Interior, "el ejercicio de la presidencia de la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio; la participación en las reuniones de los organismos nacionales (como la Representación Permanente de España ante la ONU), internacionales o supranacionales con competencias en materia de derecho de asilo y demás formas de protección, y la intervención en la aplicación de los acuerdos que se deriven de aquellas y, en especial, de las que se desarrollen en el seno de la Unión Europea; la resolución de los expedientes administrativos sobre asilo que le sean atribuidos por la normativa vigente y la elevación de las propuestas de resolución en materia de apátridas", así como "la coordinación y disposición de las actuaciones necesarias para atender las necesidades humanas inmediatas en caso de flujos masivos de desplazados, sin perjuicio de las competencias atribuidas a otros órganos del Departamento".

Sin respuestas

En Interior, a pesar de la insistencia de Público, no han respondido al porqué Cristina Sosa figura y ejerce como subdirectora general de Asilo y Refugio cuando esta plaza ha sido convocada en julio, meses después de cesar su antecesor, y el nombramiento de Sosa no se ha publicado en el BOE y, a decir de las fuentes consultadas, tampoco se habría resuelto.

En la Dirección General de Política Interior, de la que depende la citada Subdirección, aseguran de forma oficiosa que Sosa (que ha declinado también hablar con este diario) "es" la subdirectora general de Asilo y Refugio y la convocatoria de su plaza en julio responde únicamente a una cuestión de "procedimiento interno". Con su antecesor, Cristina Sosa era la jefa de Área de "Procedimientos especiales" del departamento que ahora encabeza.

La dejadez del Ministerio del Interior con la plaza de subdirector general de Asilo y Refugio coincide con las cifra raquítica de solicitudes de asilo que recibe España en comparación con el resto de la UE: 3.675 peticiones, un 1,7% del total (210.000 en la UE, un 85% más que el año pasado), que suponen, además, un 26% más que en los primeros tres meses del año, cuando recibió 2.910 demandas.