Publicado: 22.07.2015 12:24 |Actualizado: 23.07.2015 16:00

Lesmes logra imponer al preferido del PP al frente de la sala del Supremo que juzga los actos del Gobierno

El pleno del órgano de gobierno de los jueces elige a Díez-Picazo por doce votos a favor. Por primera vez en la historia, el presidente de la Sala Tercera del Supremo, Sieira, no es renovado en un segundo mandato al obtener sólo ocho votos. Los vocales conservadores ceden a las presiones del entorno del Gobierno y de Carlos Lesmes

Publicidad
Media: 1
Votos: 5
Comentarios:
Pleno del CGPJ. En primer plano, Carlos Lesmes, su presidente. Foto: poderjudicial.es

Pleno del CGPJ. En primer plano, Carlos Lesmes, su presidente. Foto: poderjudicial.es


MADRID.- Consumado. Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial, ha hecho valer su candidato y ha logrado que el pleno de este órgano constitucional elija por 12 votos a Luis María Díez-Picazo Giménez como nuevo presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, en lugar del actual presidente, José Manuel Sieira.



Díez-Picazo es un catedrático de Derecho Civil de Castilla-La Mancha que fue nombrado hace siete años por el llamado quinto turno magistrado del Supremo.

El actual presidente, José Manuel Sieira, sólo ha obtenido ocho votos del pleno del CGPJ. Sieira es juez de carrera y ejerce de magistrado del Supremo desde hace 21 años.

Al cargo también aspiraba Eduardo Calvo, quien ha obtenido un único voto, el de la vocal Mar Cabrejas, nombrada a instancia del PSOE. El cuarto candidato, el magistrado Jorge Rodríguez-Zapata Pérez, no ha logrado ningún apoyo.

Todos los vocales de la mayoría conservadora del CGPJ han votado a favor de Díez-Picazo. En cambio, los siete vocales de la minoría progresista han apoyado a Sieira, al igual que el vocal propuesto por el PNV, Enrique Lucas.

Por primera vez en la historia, se ha saltado una norma no escrita según la cual el presidente de una sala es renovado para un segundo mandato. El CGPJ deberá motivar este nombramiento en favor de un amigo del presidente del órgano constitucional y de su programa, frente a un Sieira con más antigüedad, que tenía la Sala Tercera casi al día y cuyo cese estaba cantado por el enfrentamiento que mantiene con Lesmes a cuenta del control de sus actos, de los del CGPJ y del Gobierno.​

Luis María Díez-picazo, nuevo presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

Luis María Díez-Picazo, nuevo presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Foto: poderjudicial.es

Los vocales conservadores votaron a favor de Díez-Picazo; los progresistas, a Sieira, al igual que Lucas, propuesto  por el PNV

Lesmes se movió en los círculos cercanos a Mariano Rajoy para conseguir que el Gobierno enviara un mensaje a los vocales del CGPJ más díscolos, los juristas nombrados a instancias del PP, y forzar así el nombramiento de Díez-Picazo, hecho que se ha producido este jueves.

Las discrepancias entre Lesmes y Sieira son profesionales y personales. Sieira defiende la función de control de los actos del Gobierno y del CGPJ que ha ejercido su Sala, y que ha llevado a la anulación de algunos nombramientos de altos cargos judiciales impulsados por Lesmes. Esta función de contrapoder molesta al actual presidente Lesmes,

Sieira fue quien elevó al pleno de la Sala el famoso indulto del Gobierno a favor de un conductor kamikaze condenado a 13 años de prisión por matar a otro conductor. Lesmes era el ponente de la sentencia y partidario de que el Ejecutivo pudiera indultar. En cambio, el Pleno de la sala acordó que el Ejecutivo no podía otorgar esta medida de gracia sin motivación alguna, y anuló el indulto.

Otro de los enfrentamientos entre Lesmes y Sieira fue la sentencia del Supremo que amparaba la indemnización millonaria a Florentino Pérez y su plataforma Castor, que causó más de mil terremotos frente a las costas de Castellón. Sieira impulsó el párrafo de la sentencia del Supremo que permitía al Gobierno no indemnizar con 1.400 millones de euros por el fiasco de Castor en caso de que se demostrara dolo o negligencia en la gestión de este proyecto. El Ejecutivo no utilizó este párrafo, sino que pagó a Florentino y los consumidores españoles tendrán que afrontar este coste en las próximas décadas a través de la factura de la luz. 

Su cese implica además una patada en la distancia a Margarita Robles, magistrada de la Sala III del Supremo, ex vocal del CGPJ, amiga de Sieira y enemiga personal de Lesmes. El presidente del Supremo llegó incluso a exigir a Sieira que renunciara a esta amistad si quería seguir en su cargo, según fuentes jurídicas.

Han votado a favor de Díez-Picazo los vocales nombrados a propuesta del PP Ángeles Carmona, Juan Manuel Fernández, Rafael Fernández Valverde, Fernando Grande-Marlaska, Vicente Guilarte, Nuria Díaz Abad, Carmen Llombart, José María Macías, Juan Martínez Moya, Gerardo Martínez Tristán y Wenceslao Olea, así como el presidente, Carlos Lesmes.

Por su parte, han votado a favor de Sieira los vocales progresistas María Victoria Cinto, Álvaro Cuesta, Roser Bach, Clara Martínez de Careaga, Concepción Sáez, Pilar Sepúlveda, Rafael Mozo, además de Enrique Lucas, propuesto por el PNV.