Público
Público

Medio ambiente El PSOE cambia su voto y permite el indulto a especies invasoras que quería el PP, en contra del criterio del Supremo y los científicos

La presión de los sectores de la caza y la pesca deportiva consigue que el Pleno del Congreso apruebe una modificación de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad para que algunas especies invasoras puedan ser explotadas con fines comerciales.

Publicidad
Media: 3.61
Votos: 18
Comentarios:

Fotografía cedida por la revista Nature de una trucha arcoíris. EFE

A la segunda va la vencida. Tras un primer intento fallido en junio, el Partido Popular ha conseguido este martes recabar los apoyos de los socialistas y de Ciudadanos para cambiar la ley y permitir que algunas especies exóticas invasoras puedan ser explotadas comercialmente, en contra del criterio del Tribunal Supremo y de más de 600 científicos que han expresado públicamente su rechazo a la modificación.

El cambio de postura del PSOE ha sido clave para darle luz verde. El PP ya había presentado un texto de proposición de ley prácticamente idéntico al de este martes hace cuatro meses, pero en aquella ocasión sólo PNV, PDeCAT y Grupo Mixto respaldaron la propuesta. El PSOE acusó a los conservadores de falta de diálogo y lo rechazó. Ciudadanos se abstuvo.

Hoy los socialistas han vuelto a recriminar a Isabel García Tejerina que no haya “ejercido de ministra” y que no haya planteado el cambio a través de un proyecto de ley, pero finalmente ha dado su visto bueno a la modificación de la ley de biodiversidad, apodada paradójicamente como la ‘ley Narbona’, en alusión a la ministra socialista que la puso en marcha.

“Si esto es lo único que les pueden ofrecer a los sectores afectados, siendo decirles que les están engañando. Esta iniciativa es sólo un acto de publicidad y demagogia”, ha dicho el diputado socialista Manuel González Ramos, durante el debate en el Pleno antes de anunciar su voto a favor. “Como nosotros sí creemos en el Parlamento, le vamos a decir que sí a esta consideración, con el fin de que pueda tramitarse. Siempre desde el respeto a nuestra biodiversidad y para solución a las miles de familias dedicadas a las actividades de pesca y caza”, ha argumentado.

Contra el criterio del Supremo

El empeño del PP por favorecer la explotación comercial de algunas especies invasoras como piden los grupos del sector de la caza y de la pesca recreativa viene de lejos.

La Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad que fue aprobada por consenso en 2007 prohíbe que se realicen aprovechamientos económicos con las especies exóticas invasoras –en la mayoría de los casos introducidas por la mano del hombre- para evitar que se sigan reproduciendo por la grave amenaza que suponen para las especies y la biodiversidad autóctonas.

Pero detrás de algunos de estos animales, como la carpa común, la trucha arcoíris -dos de las catalogadas entre las más peligrosas-, el cangrejo rojo, el lucio o el visón americano, existen fuertes intereses comerciales, sobre todo de los sectores de la caza y la pesca deportiva, o de la industria peletera, entre otros. Por eso el Ministerio de Medio Ambiente de Miguel Arias Cañete las dejó fuera del Catálogo de Especies Invasoras en 2013, tras una decisión que fue recurrida ante los tribunales por varias agrupaciones ecologistas amparadas bajo un exhaustivo informe científico.

En marzo de 2016, el Tribunal Supremo les dio la razón, en una sentencia que obligaba a devolver al catálogo oficial a un buen número de las especies invasoras excluidas por Cañete. Ahora, el PP ha conseguido las mismas excepciones para esas especies a través de una proposición de ley y no de un real decreto como el de 2013.

Han sido varios los grupos que en el debate parlamentario han recriminado al PP la falta de consenso. “Es un atajismo político para evitar toda la tramitación que se requiere para un proyecto de ley. Espero que no recurran muchas veces a la proposición de ley, porque nos parecería una tomadura de pelo”, ha señalado el diputado del PNV Joseba Andoni Agirretxea Urresti, que aún así ha dado su apoyo al PP.

Unidos Podemos, por su parte, ha acusado a los conservadores de “tratar de evitar una sentencia en firme del Supremo” y de abrir la puerta a una de las más graves amenazas para la biodiversidad. “Desde luego para el medio ambiente la legalidad para ustedes no importa, y si hay que saltársela se la saltan. Sólo podemos hablar de las especies que a ustedes les interesan porque les interesan a los lobbies que ustedes defienden”, ha defendido el diputado Juantxo López de Uralde.

Amenaza a la biodiversidad

“Las especies invasoras son un negocio para la pesca”, reconoce César Rodríguez, secretario general de Ríos con Vida, una de las organizaciones que llevaron la reforma del Gobierno ante la Justicia. Y advierte del riesgo que se corre, pese a la “escasa sensibilización con este tema”.

“Las invasoras son uno de los problemas más graves que tiene la fauna en todo el mundo. Estamos viendo una regresión muy importante de especies autóctonas, están perdiendo la batalla”, señala en conversación con este diario.
La decisión tampoco cuenta con la aprobación de los expertos. El lunes, hasta 600 científicos, 17 sociedades científicas y 100 ONG firmaron un manifiesto contra la modificación de la ley, que han registrado en el Congreso antes de la votación de este martes.

“Las especies que pretende indultar la actual iniciativa parlamentaria (carpa, trucha arcoíris, black-bass, lucio, arruí o visón americano) se ha demostrado científicamente que constituyen una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas”, señalan.