Público
Público

Nicolás se presentaba como empleado del comisario que investigó a Baltasar Garzón

José Villarejo fue uno de los autores del informe Veritas, en el que se aseguraba que el exmagistrado tenía relaciones con narcotraficantes y participaba en orgías.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 15
Comentarios:

Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como el "pequeño Nicolás". /EFE

Entre los contactos, amigos y empleadores de los que presumía Francisco Nicolás Gómez Iglesias se encuentra el comisario de la Policía Nacional, José Villarejo, actualmente fuera del servicio activo, según ha podido saber Público. Desde su etapa como inspector jefe, el citado comisario ha vivido en vuelto en la polémica, ya fuera por su participación en el denominado informe Véritas por el que se intentó desprestigiar al juez Baltasar Garzón a mediados de los 90 o por sus relaciones con el traficante de armas sirio Al Kassar.

Villarejo, según la declaración prestada por el pequeño Nicolás, habría participado en una reunión junto al exfinanciero Javier de la Rosa, que el joven habría grabado con su móvil con su autorización y en la que éste le habría relatado "toda la información que disponía de la familia Pujol, que se la facilitó de forma verbal en una reunión que mantuvo en la terraza del Hotel Meliá Castilla, sita en la calle Capitán Haya, aproximadamente a finales de agosto de este año".

De acuerdo a ese testimonio, "en esa reunión, el comisario Sr. Villarejo le dejó a deber 200.000 euros a Javier de la Rosa, que le tenía que pasar el CNI, reconociendo que anteriormente ya habría cobrado del CNI aproximadamente 200.000 euros".

Público se ha puesto en contacto con los supuestos asistentes al encuentro. Villarejo fue tajante: "No conozco a Nicolás y nunca jamás estuve con él". Del entorno del joven, el expolicía reconoce haber visto a Balbas una sola vez: "Me lo presentó un detective mientras tomamos el postre, que estaba creo en la mesa de al lado".

Lo mismo asegura Javier de la Rosa sobre este encuentro. "Jamás se produjo". No obstante, asegura conocer a Nicolás "porque le hice un favor a un amigo de Madrid y le presenté a Cristóbal Martell [abogado de los Pujol y del extesorero del PP, Álvaro Lapuerta]. En mi vida se conoce a mucha gente, pero no quiero tener nada que ver con Francisco Nicolás. Sólo hice un favor".

Detrás de la grabación

Sin embargo, los investigadores de Asuntos Internos sí dan credibilidad a este encuentro. Según fuentes cercanas al caso, el comisario Villarejo "pudo realizar la grabación entre el comisario Marcelino Martín Blas, Rubén López, el instructor policial del caso, y dos agentes del CNI, y entregársela al entorno de Francisco Nicolás. Es un experto en telecomunicaciones". Villarejo, sin embargo, lo refuta: "No sé nada de la grabación que afecta a Marcelino".

La trayectoria del comisario José Villarejo es arduo compleja, ya que ha compatibilizado durante años su trabajo en la policía con actividades privadas relacionadas con la seguridad y la investigación. De hecho tiene varias empresas a su nombre, con las que Nicolás decía estar vinculado.

Entró en la policía en 1972. La primera vez que su nombre salió a la luz fue por el Informe Veritas, elaborado en 1994 y 1995 y en el que figuraban datos sobre la vida privada de jueces, políticos, periodistas y empresarios. Entre los investigados estaba Baltasar Garzón y el propio Javier de la Rosa.

El informe sobre el entonces juez Baltasar Garzón incluyó seguimientos y control a sus colaboradores y aseguraba que el magistrado "tenía relaciones con miembros de una organización de narcotraficantes" y "había participado en orgías con mujeres".

Además, durante sus años como inspector jefe en la Comisaría General de Información, se desvelaron sus contactos con el traficante de armas sirio Monzer Al Kassar. Llegó a declarar como testigo de su defensa en uno de los procedimiento de la Audiencia Nacional.