Público
Público

El número dos de Interior sobre su conversación con el hermano de González: "No tengo nada de lo que arrepentirme"

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha subrayado que no se ha planteado dimitir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, atiende a los medios en su comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso para informar, entre otras cuestiones, de los problemas en el paso fronterizo de Tarajal en Ceuta o el balance de la lucha contra el crimen organizado y la trata de seres humanos. EFE/Emilio Naranjo

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, ha subrayado hoy que no se ha planteado dimitir ni teme acabar investigado por la reunión que mantuvo con Pablo González, en prisión por el caso Lezo, pues el encuentro se produjo por "mala suerte" pero no ocurrió "nada" de lo que arrepentirse.

"Tengo la tranquilidad de que sé lo que ocurrió en esa reunión y no hay nada de lo que tenga que arrepentirme. Lamento la mala suerte de que se produjera", ha zanjado Nieto antes de comparecer en la Comisión de Interior del Congreso sobre el polémico encuentro con el hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González el pasado 8 de marzo.

Preguntado por el documento en el que ha pedido a Anticorrupción que le aclare si está o no implicado en la operación Lezo después de que los fiscales del caso hablaran de una "presunta investigación 'chivada' del secretario de Estado de Seguridad", Nieto ha respondido que estos "deben actuar como deban actuar".

"Tienen la libertad y la independencia para hacerlo con todas las consecuencias, actúe quien actúe y le pese a quien le pese", ha asegurado para hacer hincapié en que está "dispuesto a asumirlo", si bien su conciencia está "tranquila" y está "convencido de que cuando acabe esta investigación todo va a volver a su cauce".

Otro aspecto que lamenta el número dos de Interior es el efecto que este asunto está teniendo en su "familia, amigos y entorno" y el que pueda generar en el Gobierno, por lo que ha mostrado su deseo de que poco a poco "se vayan aclarando las dudas, las conjeturas y los planteamientos que sean poco transparentes" para que "todos podamos estar en las mejores condiciones".

Nieto se ha reafirmado en las explicaciones que ya dio el pasado 28 de abril en el Congreso, cuando atribuyó a una "cacería" la polvareda levantada por un encuentro que calificó de "tergiversado y manoseado" y del que "nada se ha ocultado".

"Confío en la Justicia, en los jueces, en que el tiempo nos permita ir conociendo el sumario y que todo nos lleve a la auténtica verdad", ha subrayado para recalcar que no teme acabar imputado porque "no hay ningún hecho" constitutivo de delito que se le pueda atribuir.

En todo caso, ha añadido, "si hubiera alguna duda o algún error" estará en todo momento "a disposición de la Justicia para poder aclararlo".

Por todo ello, Nieto no ha pensado en dimitir, aunque su cargo está "desde el primer minuto" a disposición de su superior, Juan Ignacio Zoido, y así seguirá siendo mientras esté al frente de la Secretaría de Estado de Seguridad.