Publicado: 13.05.2015 08:02 |Actualizado: 13.05.2015 08:02

LAS CRÓNICAS DE BABIA

El pollo hormonado
de Podemos

Cayo Lara se ceba en sus críticas a Podemos: no tiene principios, vende motos sin ruedas y engaña a la gente. Buen rollito, o sea.

Publicidad
Media: 3.54
Votos: 13
Comentarios:
Cayo Lara junto a otros candidatos de IU en su mitin. / JCE

Cayo Lara junto a otros candidatos de IU en su mitin. / JCE

A mediados del siglo pasado hizo fortuna la leyenda de los pollos hormonados. Se creía firmemente que los productores inyectaban hormonas a las aves para acelerar su crecimiento y que su ingestión continuada provocaba en los hombres ginecomastia o, dicho de otra forma, que daba a esos infelices cierto parecido con Sofía Vergara pero sólo a la altura del pecho.



Cayo Lara dijo que lo de Podemos no ha sido asaltar los cielos "sino asaltar IU para que no quede nada y luego irse al centro"

La realidad era, al parecer, algo distinta. En aquellos años se empezó a usar en Europa un estrógeno sintético que se aplicaba en el cogote de algunos gallos para ablandar su carne como alternativa a la castración quirúrgica. Hubo, es cierto, algún caso aislado de hombre tetudo y desde ese momento las hormonas pasaron a la historia.

Ayer en Toledo fue Cayo Lara quien se encargó de resucitar el mito. Según explicó, Podemos y Ciudadanos son los dos pollos de la política española engordados "con hormonas de crecimiento mediático" para hacerlos pasar por avestruces. Lara, que en los últimos tiempos ha tenido que tragar mucho del primero de los pollos, no ha desarrollado busto aunque sí algo de tripa y su camiseta negra tatuada con una caricatura de Marx —que lo de ser izquierdas no se esconde— no contribuye a disimularla. "Peso 92 y quería bajar a 89 pero en campaña se come fatal y no podré", advertía antes del mitin.

El caso es que, además de abdomen, el coordinador general de IU ha destilado a cuenta de Podemos una singular mala leche. Lara atacó al PP, "una banda organizada para trincar y delinquir", le hizo un retratito a Cospedal, "la reina del pucherazo con peineta", y hasta se entretuvo en dar un mandoble a Zapatero, que en paz descanse políticamente hablando, pero con los de Pablo Iglesias se cebó, valga el símil avícola.

Del pollo en cuestión dijo que lo suyo no ha sido asaltar los cielos "sino asaltar IU para que no quede nada y luego irse al centro", dudó de que tuviera principios, denunció que vendía humo y afirmó que engañaba a la gente. "Nosotros jamás nos aprovecharíamos del clima de indignación para vender motos sin ruedas". Fueron hostias como panes, dicho sea para que se entienda.

Ya fuera porque el hecho de estar en su tierra le hizo venirse arriba o, sencillamente, porque los estrógenos en cuestión le habían hinchado las narices, Lara describió algo muy semejante a un complot de los poderes fácticos contra su formación. "Las cosas no pasan por casualidad", explicó al referirse a cómo cada vez que la izquierda tiene posibilidades reales de crecer alguien tiene a mano la dichosa jeringuilla de las hormonas. "El poder tiene mucho poder y no quiere grietas". De haber estado por allí Alberto Garzón se habría abstenido de proclamar aquello de que Podemos no es su enemigo, como suele repetir, porque Lara no estaba para bromas. Se habría saltado el régimen y se lo hubiera comido con patatas.

En un alarde, Lara no dudó en marcar paquete: "Nosotros también queremos ganar pero la clave es conseguir que los trabajadores tomen conciencia de clase"

IU, insistió, sí tiene principios y no los vende. No es medio republicana ni hace regalitos al rey, que será muy joven pero representa a una cosa tan antigua como es la monarquía. Él mismo se puede poner camisetas muy entalladas pero no se viste de lagarterana para esconder su identidad de izquierdas "por respeto a la gente". IU, añadió, es la que ha defendido a la clase trabajadora, la que ha estado en sus piquetes y en sus huelgas, la que se ha plantado contra la reforma laboral, contra el pensionazo y contra los desahucios, la que se ha opuesto a ayudar a la banca mientras se dejaba caer a las familias y la que ha defendido a los inmigrantes aunque eso no le haya dado votos.

En un alarde, no dudó en marcar paquete: "Nosotros también queremos ganar pero la clave es conseguir que los trabajadores tomen conciencia de clase". Y frente a Gramsci, Lara tiró de Marx: "Lo leen más los capitalistas que los trabajadores", certificó señalándose la caricatura. Al acabar no hubo más remedio que preguntarle por la camiseta: "Tengo dos como ésta", dijo. De quita y pon, vaya.

Etiquetas