Publicado: 17.11.2016 19:56 |Actualizado: 18.11.2016 07:00

Portugal, el gobierno de izquierdas europeo del que nadie habla

El Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge este sábado una jornada sobre el acuerdo entre el Partido Socialista, el Partido Comunista y el Bloco de Esquerda en Portugal en el que repasarán las medidas implementadas de la mano de Yolanda Díaz (Unidos Podemos) y José Gusmao (Bloco)

Publicidad
Media: 4.42
Votos: 24
Comentarios:
Una manifestación contra el Gobierno de Passos Cohelo a las puertas del Parlamento portugués en 2013.-EFE

Una manifestación contra el Gobierno de Passos Cohelo a las puertas del Parlamento portugués en 2013.-EFE

MADRID.- Hace un año, uno de los países europeos más golpeados por la crisis económica y, sobre todo, por su dura gestión neoliberal, cambia el signo de su gobierno con un pacto de izquierdas que no ha sido posible en España, pese a la cercanía.

El Partido Socialista portugués consiguió sustituir al conservador Pedro Passos Coelho gracias a un acuerdo de gobierno con el Partido Comunista de Portugal y el Bloco de Esquerda. Un pacto del que han nacido iniciativas legislativas que han logrado recuperar parte de los derechos destruidos por las exigencias de la Troika durante las últimas dos legislaturas.



Este sábado, a las 12.00 horas, el Círculo de Bellas Artes de Madrid acoge el acto ¿Qué pasa en Portugal? El acuerdo de Gobierno del que nadie habla, en el que la diputada de Unidos Podemos y dirigente de Esquerda Unida de Galicia, Yolanda Díaz, y el economista y miembro de la mesa de negociación del Bloco para el pacto de izquierdas, José Gusmao, expondrán varios de los avances sociales conseguidos en el país vecino junto a una comparativa con la situación política española.

Entre otras medidas, el actual Gobierno de Antonio Costa ha logrado paliar los recortes salariales, ha devuelto a 35 horas semanales las jornada laboral de los funcionarios, ha creado un impuesto de patimonio para viviendas de lujo de más de 500.000 euros y ha suspendido los conciertos del Estado con colegios privados en zonas donde exista un centro público, así como la gratuidad de los libros de texto en los primeros cursos de la educación básica.

La mayoría de estas medidas y otras que están en ciernes no figuraban en el programa electoral de los socialistas, sino que han sido arrancadas a Costa gracias al cuerdo con comunistas y el Bloco.