Publicado: 17.12.2015 18:31 |Actualizado: 17.12.2015 18:31

Podemos propone votar el cierre del único polígono militar aéreo de España

El general Rodríguez anuncia que su partido impulsará una consulta para que los habitantes de Bardenas decidan si el Ejército español y la OTAN deben seguir ensayando bombardeos en el corazón de una reserva de la biosfera a caballo entre Aragón y Navarra

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
El general Julio Rodíguez, número 2 de Podemos al Congreso por Zaragoza, con el secretario de Relaciones Internacionales de Podemos, Pablo Bustindoy, y Cristina Pemán, candidata al Senado.

El general Julio Rodíguez, número 2 de Podemos al Congreso por Zaragoza, con el secretario de Relaciones Internacionales de Podemos, Pablo Bustindoy, y Cristina Pemán, candidata al Senado.

ZARAGOZA.- Podemos propone someter a consulta ciudadana el futuro del polígono de tiro aéreo de Bardenas, a caballo entre Aragón y Navarra, para que los habitantes de su entorno decidan si debe ser clausurado y convertido en parque natural o, por el contrario, se mantiene su funcionamiento como “zona de interés para la defensa”.

Bardenas es, desde 1951 y tras la fallida operación para abrir otro en Cabañeros (Ciudad Real) a finales de los años 80 que debía sustituirlo, el único polígono de tiro aéreo militar de España. Ocupa una superficie de casi 2.200 hectáreas que la mancomunidad de municipios de la zona, formada por 32 ayuntamientos, alquila desde hace seis décadas al Ministerio de Defensa.



El hecho de que la mayor parte de las 42.000 hectáreas de paisaje semidesértico que rodean el polígono de tiro fueran declaradas reserva de la biosfera hace 15 años —y parque natural en su zona navarra en 1999— no ha afectado al funcionamiento del campo de tiro: aviones de la OTAN descargaron sobre la zona diez toneladas de bombas reales durante unas maniobras celebradas en mayo. La alianza atlántica volvió a utilizar el campo hace unas semanas, en el ejercicio Trident Juncture, aunque en esta ocasión utilizó munición de entrenamiento.

Siete millones anuales y toneladas de bombas en una reserva de la biosfera

El funcionamiento del campo de tiro, que reporta a los ayuntamientos de la zona unos ingresos de siete millones anuales, lleva décadas generando protestas de los colectivos antimilitaristas y ecologistas y ha provocado una retahíla de incidentes. El último, el pasado verano, cuando un turista que recorría Bardenas en coche resultó herido por una bala perdida disparada desde un helicóptero militar.

El campo de tiro también ha sido objeto de controversia en esta campaña electoral. Los candidatos aragoneses de Unidad Popular (UP), que reclaman la clausura del polígono y de otras instalaciones militares como el campo de maniobras de San Gregorio —el mayor de Europa con casi 34.000 hectáreas— y la base militar aérea de Zaragoza, han insistido en que la prórroga para usarlo fue firmada en 2008 por el número 2 de la lista zaragozana de Podemos, el general Julio Rodríguez, cuando era Jemad (Jefe del Estado Mayor de la Defensa) en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero.

Rodríguez se pronunció este jueves sobre esa polémica. “En el Ministerio de Defensa tenía una responsabilidad y asumí mi parte alicuota”, señaló. Y, a renglón seguido, indicó que el programa de Podemos incluye la propuesta de “someter a consulta popular la renovación del contrato de mantenimiento del polígono y, en su caso, revisar la declaración de zona de interés para la defensa o proceder al desmantelamiento y convertirlo, con los análisis ecológicos que correspondan, en un parque natural”.

Consulta popular para decidir la clausura o la prórroga

“El programa es un contrato con la gente que hay que cumplir”, añadió, antes de anotar que se trata de “un proceso en el que consultaremos con la ciudadanía del entorno, porque hay partidarios y no partidarios” de mantener el polígono de tiro. “Esto está escrito, propuesto, y obliga a las dos partes”, insistió.

El documento del partido morado apuesta por convertir el polígono “en un entorno natural para el disfrute” tras “someter a consulta popular la renovación del contrato de arrendamiento” y, si la prórroga es rechazada, “levantar la declaración de zona de interés para la defensa”, “realizar un análisis ecológico y sanitario del entorno” y “procurar la reutilización de los recursos naturales en un sentido social, cultural y ecológico”.

La propuesta llega cuando faltan menos de tres años para que, en 2018, los ayuntamientos de Bardenas y el Ministerio de Defensa deban pronunciarse sobre la prórroga del contrato de arrendamiento por diez años que contempla el documento firmado en 2008. En un plato de la balanza están las opciones ambientalistas y pacifistas; en el otro, la subida del arriendo a 14 millones de euros al año.

“No hacen falta más gestos sobre el sometimiento del poder militar al civil”

Rodríguez, que participó este jueves en Zaragoza en la presentación del programa de paz, solidaridad y migración de Podemos, también se pronunció sobre las críticas que ha recibido la formación morada ante su eventual designación como ministro de Defensa en un hipotético ejecutivo con presencia morada, puesto ocupado por civiles desde 1982. “Uno de los éxitos de la transición fue el sometimiento del poder militar al poder civil”, dijo, algo que hoy “ya está asumido”, anotó. Negar que un militar pueda ocupar esa cartera, señaló, “sería como decir que un médico no puede ser ministro de Sanidad o un maestro no puede serlo de Educación”. “No hay que hacer más gestos como si pusiéramos en duda que el poder militar está sometido al civil”, añadió.

Rodríguez estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Internacionales de Podemos, Pablo Bustinduy, que abogó por una “política de defensa pacífica”, por “profundizar en los procesos de gobernanza mundial” y por “que España vuelva a ser un referente fundamental en las tres ‘d’: democracia, desarrollo sostenible y derechos humanos”. “Los militares son ciudadanos que visten uniforme, y por supuesto que contamos con ellos”, anotó.

Imagen de archivo de las Bardenas. EFE

Imagen de archivo de las Bardenas. EFE

También reclamó el “blindaje” de las ayudas a la cooperación y su desvinculación de las políticas migratorias, mostró la oposición de su partido al TTIP y abogó por la armonización fiscal europea, el reconocimiento del Estado palestino y aprovechar la presencia de España en el Consejo de Seguridad de la OTAN para desbloquear la situación del Sáhara Occidental.

En materia de Defensa, Rodríguez destacó la “altura y responsabilidad de Estado” de las propuestas de su partido, entre las que destacó algunas como la creación de un “consejo contra el terrorismo y por la paz” abierto a expertos de la sociedad civil y oenegés o ”vigilar la trazabilidad” del armamento para evitar que los países sobre los que pesan embargos burlen esas medidas. “Lo último que debe utilizar la política es la alternativa militar”, señaló.

Etiquetas