Publicado: 21.10.2015 20:16 |Actualizado: 21.10.2015 23:20

El PSOE, del suelo al techo
de los 110 diputados

El futuro de Pedro Sánchez pasa por mantener al partido en el Congreso, al menos, como estuvo en 2011. Los socialistas aspiran hasta 120 escaños y, sobre todo, a lograr ser la formación más votada en las elecciones del 20 de diciembre.

Publicidad
Media: 2.88
Votos: 8
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. - EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. - EFE

MADRID.- El PSOE llegó a ocupar hasta 202 escaños de los 350 que hay en el Congreso, tras las ya míticas elecciones de 1982. Y cuentan que, a principios de los noventa, Alfonso Guerra presentó en la Ejecutiva Federal del PSOE un informe sociológico en el que se aseguraba que el Partido Popular nunca podría ganar unas elecciones en España. Los socialistas se sentían muy fuertes en sus dos grandes feudos (Andalucía y Catalunya) y con una implantación potente en el resto de los territorios.

Luego, vino la realidad, y el PP ganó por muy poco en 1996 y arrasó en 2000, dejando a los socialistas ese año con 125 diputados. Y, entonces, se asentó otra lectura sociológica. Ése era el suelo electoral del PSOE, de ahí nunca iban a bajar. Las victorias de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y 2008 acrecentaron dicha leyenda. “El PSOE nunca bajará de los 125 diputados que cosechó Joaquín Almunia”, se decía.

Torres Mora: “El techo
del PSOE es mucho más alto que el del PP, pero nuestro suelo es mucho más
bajo que el de ellos”

Y, de nuevo, la sociología se dio de bruces contra la realidad. Alfredo Pérez Rubalcaba en 2011 dejó el suelo del PSOE en 110 diputados, obteniendo el peor resultado en porcentajes y escaños de la historia socialista. Para ser justos, el sociólogo y ex jefe de Gabinete de Zapatero siempre lo advirtió. Torres Mora siempre dijo: “El techo del PSOE es mucho más alto que el del PP, pero nuestro suelo es mucho más bajo que el de ellos”. Y acertó.



Lo curioso es que sólo cuatro años después, el suelo de los 110 diputados socialistas se ha convertido en el techo electoral del PSOE. Muchas voces socialistas marcan esa meta de parlamentarios en la continuidad de Pedro Sánchez y en los cambios que pudieran producirse en el PSOE tras las elecciones del 20 de diciembre. Y el PSOE no tiene seguro ni los 110 diputados que obtuvo Rubalcaba en “las peores condiciones imaginables”.

Fuentes de la dirección socialista dicen que no es justa la comparación, y que el escenario político ha cambiado por completo en estos cuatro años, con la irrupción de nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos. Por ello, consideran que 110 diputados sería un buen resultado, aunque aspiran hasta 120 escaños y, sobre todo, a ganar al PP. César Luena, secretario de Organización del PSOE, asegura que van a ser el partido más votado, y con más diputados. Pero no cuenta ni cuántos ni de dónde los van a sacar.

El PSOE arañará votos y en circunscripciones pequeñas donde el PP arrasó con su mayoría absoluta en 2011 y en las que son difíciles que entren los nuevos partidos

Y el problema está ahí. El PSOE arañará votos y diputados en circunscripciones pequeñas donde el PP arrasó con su mayoría absoluta en 2011 y en las que son difíciles que entren los nuevos partidos. Por poner dos ejemplos: en Badajoz, donde se juegan seis diputados, en el 2011 el PP logró un inusual 4-2 a su favor. Nadie duda que volverá a repetirse un 3-3 entre socialistas y conservadores, y que es difícil que entre otra fuerza política. O en La Rioja, donde sus cuatro diputados se repartirán posiblemente dos para cada uno de los grandes partidos, no del 3-1 que se dio hace cuatro años a favor del PP.

Otra cosa son las grandes circunscripciones. Y el PSOE no suma hasta 110 ni en las mejores de sus encuestas internas. Ganará en Andalucía tras su desastroso resultado de 2011 en el que el PP le superó en ocho escaños, y aumentará casi una decena sus diputados actuales; arañará algo por Murcia, poco por Valencia y aún menos por Aragón. Le bastaría con mantenerse en Madrid lo que tiene en la capital, aunque aún está muy cuestionado si hasta logrará salir Eduardo Madina que va séptimo en la lista.

En los territorios históricos el PSOE está desaparecido. Ya puede bailar Iceta con Chacón, pero estarán muy lejos de los 25 diputados que la ex ministra obtuvo en 2008 como cabeza de lista del PSC. En el País Vasco está hasta en duda que el PSE pueda sacar un parlamentario por provincia ─nueve consiguió hace siete años─ y el PSdG está roto y dividido, sin líder y sin orden, arrasado por “las mareas” gallegas. En el resto de circunscripciones, diputado arriba o abajo, el PSOE no encuentra dónde poder sumar. El suelo, ahora es el techo.