Público
Público

REFERÉNDUM 1-O Puigdemont: "Todo lo que hace falta para el referéndum está previsto" 

Durante una tensa entrevista en 'Salvados' (La Sexta), el presidente de la Generalitat explicó que, a pesar de la actuaciones judiciales y policiales para suspender la consulta y desmantelar su logística, ésta se celebrará, con su censo, vocales y presidentes de las mesas electorales

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:

Carles Puigdemont en la entrevista con Jordi Évole

Una hora de entrevista en la que Carles Puigdemont ha reconocido dos errores. El primero, que no había previsto que el gobierno del Partido Popular actuaría de la manera como lo ha hecho durante la semana pasada. Contemplaba la posibilidad de una intervención directa, pero no habían previsto, ha dicho, que lo hicieran "fuera de la ley".

Calificó de estado de excepción la situación en que se encuentra Catalunya en estos momentos, como consecuencia de las decisiones del Gobierno de Mariano Rajoy, la Fiscalía, el Tribunal Constitucional, con la intervención de cuentas, los registros, las detenciones de cargos de la Generalitat, "por la puerta de atrás, vulnerando la Constitución y no dando la cara", unos hechos que considera "vergonzosos e impropios de un Estado democrático". Para aplicar el estado de excepción habría que aplicar el artículo 116 de la Constitución, pero no lo hacen, explicó.

Y la segunda equivocación que ha reconocido, ya como una autocrítica casi de carácter histórico, la ha dirigido, sobre todo, a su partido, la antigua Convergència, por haber pactado con el PP, y no una vez, sino todas. El famoso pacto del hotel Majestic, acordado y escenificado por Jordi Pujol y José María Aznar, también lo ha señalado como un error.

Sobre el 1-O

Durante la entrevista de Jordi Évole, Puigdemont no se ha salido del guión de su hoja de ruta hasta el 1 de octubre: el referéndum se celebrará en la fecha prevista y el presidente de la Generalitat no contempla ninguna otra hipótesis, a pesar de las dificultades de todo orden que el Gobierno español pueda interponer, ha advertido.

"Cuando convocamos un referéndum es porque todo lo que hace falta para hacerlo está previsto", ha dicho. También ha explicado que, pese a las actuaciones judiciales y policiales para suspender la consulta y desmantelar su logística, habrá censo, vocales y presidentes de las mesas electorales. Y ha añadido que lo que no habrá "sin ninguna duda" es juego sucio, como el que considera que practica el gobierno del PP.

Periodista y president han estado un buen rato jugando con el símil de una pastelería y en si se pueden vender pasteles o croissants cuando no se tienen todos los ingredientes para prepararlos y, aunque Puigdemont ha reconocido que la consulta que promueve la Generalitat no tiene todos los "ingredientes" que le gustaría, sí que cuenta, a su juicio, con los "necesarios".

El ingrediente ideal, dijo Puigdemont, sería un acuerdo con el Gobierno central, "pero no lo tenemos", lamentó.

El referéndum kurdo

Uno de los momentos más tensos de la entrevista -en realidad, el nivel de tensión no descendió más que cuando Évole preguntó al presidente catalán por el fútbol-, se produjo con una pregunta a Puigdemont sobre el referéndum kurdo en Irak (el llamado Kurdistán Iraquí o Del Sur)

El sucesor de Artur Mas respondió que lo apoyaba (“Por supuesto, estoy a favor del derecho de autodeterminación de todos los pueblos, el Kurdistán por descontado que tiene derecho a este referéndum”, fue su réplica), pero la hemeroteca de 2014 desmostró que había votado en contra de una moción a favor de la celebración de la consulta. 

Declaración de independencia

El President no ha querido de ninguna mannera por hecha la victoria del 'Sí', a pesar de la incredulidad que le manifestaba Jordi Évole, que no entendía que pudiera ser de otra manera teniendo en cuenta que no hay campaña del 'No'.

"Está claro que hay campaña del No", ha rebatido Puigdemont, que ha destacado el hecho, además, de que el No podría ganar, teniendo en cuenta las encuestas que hablan sobre la existencia de una mayoría no independentista.

Sea cual sea el resultado, cuando se conozca, el President ha dicho que reunirá a su gobierno, escuchará al Parlamento y verá qué decisiones tomar. "Ahora" no está encima de la mesa del gobierno catalán hacer una Declaración Unilateral de Independencia (DUI), ha asegurado.

"La legislación catalana"

En esta ocasión tampoco se ha querido pronunciar sobre qué porcentaje mínimo de participación le parece indispensable para dar por buenos los resultados, insistiendo, como otras veces, que la ley no fija estos mínimos.

Évole, que ha informado de que en vez de esta entrevista, había intentado tener un cara a cara de Puigdemont con un representante del Gobierno Rajoy, le ha preguntado al president sobre las dudas respecto a si se podía dar por buena la aprobación de la Ley del Referéndum y la de Transitoriedad Jurídica, teniendo en cuenta la trascendencia del tema, la discrepancia rotunda de la oposición y la mayoría ajustada con la que salieron adelante. Puigdemont ha reconocido que le hubiera gustado tener más apoyo.

Una y otra vez, el presidente catalán se ha negado a reconocer que practica ningún tipo de desobediencia. "Estoy obedeciendo la legislación catalana", ha dicho, además de recordar que la legalidad internacional ampara el ejercicio del derecho a la autodeterminación.

"Muy solos"

Y en cuanto a una posible moción de censura contra Mariano Rajoy, Puigdemont ha explicado que personalmente ve "difícil" que salga adelante, si Podemos, PSOE y fuerzas como el PDeCAT, ERC y PNV se pusieran de acuerdo. "Nos hemos sentido muy solos", afirmó.

Quizá por eso ve muy poco probable la llegada desde Madrid de una propuesta para empezar a dialogar. "Si hubiera un Gobierno dispuesto a dialogar sobre la posibilidad de que los catalanes voten", la cosa cambiaría.

Y en cuanto a si tiene miedo a ser detenido, dijo: "Bueno, el fiscal general creo que aventuró esta posibilidad ... No me gustaría. Si tiene que pasar, vamos a hacer frente a la situación", recalcó