Publicado: 11.09.2016 08:59 |Actualizado: 11.09.2016 09:33

Puigdemont observa que el Estado español "está desconectando de sus compromisos y obligaciones con Catalunya"

En la víspera de la Diada, el president catalán asegura que el Gobierno central "continúa ignorando las necesidades de los catalanes" y recuerda que tampoco se ha resuelto "la asfixia financiera premeditada que hace décadas" aguanta Catalunya.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4
Comentarios:
Fotografía facilitada por la Generalitat de Catalunya, del president Carles Puigdemont durante su primer mensaje institucional como presidente con motivo de la Diada. /EFE

Fotografía facilitada por la Generalitat de Catalunya, del president Carles Puigdemont durante su primer mensaje institucional como presidente con motivo de la Diada. /EFE

BARCELONA.- El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha observado que el Gobierno central "está desconectando de sus compromisos y obligaciones con Catalunya", recordando que tampoco ha resuelto "la asfixia financiera premeditada" que desde hace décadas aguantan los catalanes en la víspera de la Diada del 11 de Septiembre.

En su primer mensaje institucional como presidente de la Generalitat con motivo de la Diada, Puigdemont ha destacado que Catalunya está "saliendo" de la crisis "con el esfuerzo de todos", aunque "sin la colaboración del Gobierno español, que continúa ignorando las necesidades de los catalanes".



"En los últimos meses se ha evidenciado cómo la desinversión crónica en infraestructuras no sólo afecta a la economía sino también al día a día de la gente, con un servicio de Cercanías inaceptable, que se añade al olvido crónico del corredor mediterráneo", ha denunciado el president en su alocución.

"El Estado se está desconectando de sus compromisos y obligaciones con Catalunya, desatendiendo los servicios que por ley está obligado a prestar a los ciudadanos"

Según Puigdemont, "el Estado se está desconectando de sus compromisos y obligaciones con Catalunya, desatendiendo los servicios que por ley está obligado a prestar a los ciudadanos". "Y todo esto sin haber resuelto tampoco la asfixia financiera premeditada que hace décadas que soportamos", ha añadido.

Mientras tanto, "continúa la parálisis institucional y política en el Estado español, donde los partidos son incapaces de ponerse de acuerdo para gobernar".

Frente a quienes instan a la Generalitat a sentarse a negociar una salida política que evite el 'choque de trenes' con el Estado por el proceso soberanista, ha subrayado que "sin política se hace difícil dialogar, sobre todo con quien no quiere y sólo hace servir la justicia para intentar resolver un problema que es político".

"Calla quien debería hablar y habla quien debería callar", ha afirmado, en alusión a la fiscal general del Estado, Concepción Madrigal, quien el pasado martes abrió la puerta a que actúen los "tribunales penales" para frenar el proceso hacia la independencia.

El proyecto de futuro de Catalunya

"Catalunya es un país que tiene un proyecto de futuro que construiremos con el diálogo y la convivencia que siempre nos ha caracterizado"

Puigdemont ha recalcado que los catalanes no se han negado "nunca" al diálogo, sino que han sido "capaces de pactar desde las opciones ideológicas más diversas para tirar adelante el país". En los "momentos decisivos", ha destacado, los catalanes han sabido crear un "clima de confianza para culminar los objetivos".

Sin citar explícitamente el objetivo independentista, Puigdemont ha señalado que "afortunadamente Catalunya es un país que tiene un proyecto de futuro que construiremos con el diálogo y la convivencia que siempre nos ha caracterizado".

"La Diada es importante para encarar un curso político en que habrá que tomar decisiones que garanticen que Catalunya pueda escoger en libertad su camino"

Puigdemont, que acudirá a uno de los cinco puntos de Catalunya donde habrá concentración con motivo de la Diada, ha remarcado que "esta Diada Nacional es importante no sólo para reafirmar esta voluntad de ser como pueblo sino para encarar un curso político en que habrá que tomar decisiones que garanticen que Catalunya pueda escoger en libertad su camino".

Tras reiterar su compromiso de "llevar a cabo los objetivos que los ciudadanos nos encargaron para esta legislatura", ha querido dejar claro que su ejecutivo "gobierna para todos los catalanes, sin distinciones de ningún tipo".

Parte de la Unión Europea

Por último, Puigdemont se ha referido al papel que debe jugar Catalunya en la Unión Europea señalando que ésta "demuestra flexibilidad y pragmatismo cuando le conviene, enterrando los discursos inmovilistas", y se ha mostrado convencido de que el futuro del continente pasa por fortalecer el papel de la UE y "rebajar" obstáculos que suponen los "viejos estatismos" del siglo XX.

"Catalunya es y quiere continuar siendo parte de esta Europa, con sus defectos y sus virtudes, pero quiere serlo como actor y no como simple espectador", ha apuntado Puigdemont, que ha reivindicado un mayor papel "institucional" para Catalunya al nivel internacional.

El drama de los refugiados en el acto institucional

El acto institucional de la Diada, celebrado este sábado por la noche, ha evocado el drama de los refugiados que dejan sus casas para buscar un futuro mejor, unas migraciones que actualmente dejan imágenes duras en el Mediterráneo pero que, según se ha destacado, es un fenómeno histórico por el que Catalunya ha sido tierra de acogida y también emisora de personas.

El espectáculo, celebrado en la explanada del Born Centre de Cultura y Memòria en Barcelona, ha sido una creación del director teatral Josep Maria Mestres que ha tenido como eje temático las migraciones y ha buscado homenajear a las personas que han llegado o se han ido de Catalunya a lo largo de su historia.

El acto ha empezado con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, pasando revista a una formación de gala de los Mossos d'Esquadra, momento tras el cual se ha izado una 'senyera' en el mástil de la explanada del Born.

Tras una interpretación de 'El Cant de la Senyera' a cargo de la Coral Cantiga y el Cor Sant Esteve, la actriz Carme Elias ha reivindicado las migraciones "que generan cambios profundos en las sociedades" y que recientemente han supuesto escenas trágicas en las orillas del Mediterráneo.

El president Puigdemont en el acto institucional por la Diada.

El president Puigdemont en el acto institucional por la Diada.

En el acto también se ha abordado la historia del pueblo gitano, "símbolo de las migraciones de muchas otras culturas, provocadas por el hambre, por las guerras, a la búsqueda de un refugio seguro" y de un sitio donde poder vivir dignamente.

Se ha destacado el papel de la guerras --como los dos conflictos mundiales cuyas "consecuencias aun son muy presentes en nuestros días"-- a la hora de provocar grandes flujos migratorios y se ha interpretado la danza 'Andalusa' de Enric Granados, quien precisamente murió en la Primera Guerra Mundial.

Catalunya, tierra de acogida

Tras abordar el fenómeno de los refugiados de forma global, el acto se ha adentrado en la historia de Catalunya como emisora y receptora de inmigrantes, como cuando la Guerra Civil condenó al exilio a miles de hombres y mujeres, y aún hoy en día es "bien vivo el recuerdo" de esa partida masiva de personas.

Para abordar la Catalunya receptora de personas se ha elegido el texto de Pius Alibek 'Arrels Nòmades', en el que escribe que Aya Maria, una niña de tres años, a la hora de hablar mezclaba hasta cuatro lenguas, las de sus orígenes y las de su sociedad de acogida: el catalán, el castellano, el arameo y el árabe.

También se ha destacado la acogida de 'els altres catalans' --'los otros catalanes', en alusión a la llegada en los años sesenta de murcianos, andaluces, extremeños y gallegos, y se ha criticado el término 'catalanes de toda la vida', porque Cataluña es "un país que pertenece a la cultura del mestizaje".

Durante el acto se han leído fragmentos de 'Pàgines d'exili' de Pere Calders, 'Cartes a l'Anna Murià' de Mercè Rodoreda, Proverbios y cantares de 'Campos de Castilla' de Antonio Machado, 'Els altres catalans' de Francesc Candel, 'Els castellans' de Jordi Puntí y 'Jo també sóc catalana' de Najat El Hachmi, entre otros.

Aparte de Elías, han leído estos textos los actores Pep Munné, Mireia Illamola y Pep Planas, y se han interpretado piezas catalanas como 'El emigrant' y 'Venim del nord, venim del sud' de Lluís Llach, pero también la canción tradicional africana Dauda Sane o el himno internacional gitano 'Djelem, Djelem' entre otras.

Justo en el momento en que iba a iniciarse el acto, a las 21.30 horas, ha empezado a llover, lo que ha obligado a suspenderlo durante unos 40 minutos; tras reanudarse ha vuelto la lluvia para provocar otra pequeña suspensión de otros 10 minutos, pero finalmente se ha celebrado sin más interrupciones. El acto ha acabado con 'Els segadors', el himno catalán, y al acabar la intepretación buena partes de invitados y ciudadanos que han acudido a verlo han gritado 'Independencia'.