Público
Público

Pujol pidió a su hijo mayor que indagara con un banquero si eran investigados en Andorra

El expropietario del Banca Reig en Andorra Oscar Riba Reig reconoce que Jordi 'júnior' le pidió esta gestión, así como destruir documentación de sus cuentas si existía una investigación, a lo que se negó.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Jordi Pujol./ EFE

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol pidió al mayor de sus hijos, Jordi, que indagara con un viejo amigo de la familia, el expropietario del Banca Reig en Andorra Oscar Riba Reig si además de en España las autoridades podrían estar investigando su patrimonio en el Principado. El encuentro tuvo lugar en torno a 2010, poco antes de que la familia se llevara sus depósitos de Andbank (entidad resultante de la fusión de Banca Reig y el Banco Agrícol).

Así consta en la declaración, realizada el pasado 18 de julio por el banquero jubilado ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que investiga el origen presuntamente fraudulento del patrimonio de los Pujol en el juzgado central de instrucción 5.

A lo largo de su declaración como testigo el banquero rechazó tener una relación de "confianza y amistad" con la familia Pujol tal y como había señalado en una comparecencia anterior el propio primogénito del clan. Explicó que coincidió el expresident en diversos actos desde los años 80, todos de carácter "protocolario" como entregas de premios teatrales y similares, y en una ocasión por el desastre que causaron unas inundaciones en la Seu d'Urgell.

Sobre la reunión con Jordi Pujol Ferrusola, el banquero la situó en algún momento entre 2008 y 2010, antes de aprobarse la amnistía fiscal, un tema del que trataron. Según declaró el mayor de los hijos de Pujol al propio De la Mata, acudió a este encuentro a instancias del expresident, algo que el testigo calificó de "falsedad".

"Me dijo que sabían que estaban siendo investigados en España y que a ver como podrían saber si estaban siendo investigados también en Andorra", añadió el testigo, que en el momento del encuentro ya se encontraba fuera del Andbank.

El banquero cree que Jordi Pujol Ferrusola quizá le hizo esta confidencia porque pensaba que él podría tener "alguna influencia", y en otro momento de la declaración reconoce que al hijo se lo había presentado el padre.

No obstante, Oscar Ribas negó otros extremos del testimonio del mayor de los Pujol como el hecho de que él y su hijo gestionaran "directamente" las cuentas de los Pujol primero en la Banca Reig y tras su fusión con el Banco Agrícol en el resultante Andbank, por lo que le habría comentado que con estos depósitos no tendrían "problemas". "Es falso", aseveró el testigo en sede judicial.

En otro momento sí reconoció que el hijo del expresident le comento la posibilidad de que desde la entidad pudieran destruir documentos bancarios en el caso de que se produjeran investigaciones. "Les dije que lo veía imposible", señaló el testigo ante el juez de la Mata y los fiscales Anticorrupción.

Pidieron destruir la documentación

Se da la circunstancia de que el actual presidente de Andbank, Manel Cerqueda Donadeu, declaró ese mismo día ante juez De la Mata que los Pujol pidieron a la entidad que destruyera la documentación obrante sobre sus cuentas.

Años después de sacar sus cuentas de este banco, el propio hijo mayor del expresident de la Generalitat, Jordi Pujol Ferrusola, fue a verle para solicitarle que se abstuvieran de enviar toda la información de que disponían sobre depósitos de la familia si algún día había alguna demanda judicial".

A preguntas de la fiscal anticorrupción Belén Suárez, Cerqueda explicó que en 2010, poco antes de que los Pujol cerraran sus cuentas en Andbank, personas de la "alta dirección" de la entidad le dijeron que los Pujol habían pedido al banco "que destruyera documentación de sus cuentas".

"Nosotros nos negamos tácitamente y a partir de aquí ellos, al cabo de un tiempo, dijeron que se iban", prosiguió relatando el testigo, y añadió que desde el banco no hicieron "el más mínimo esfuerzo" para impedirlo y que se quedaran en la entidad.
Estas supuestas presiones no quedaron ahí y, según el testigo, más adelante -sin concretar la fecha, pero ya cuando no era cliente del banco-, el propio Jordi Pujol hijo le visitó en su despacho.

Que "no lo diera todo"

"Me pidió -dijo- que si había algún día una demanda, si por favor podíamos no darlo todo. Yo le dije que no, que si algún día había una demanda judicial, daríamos todo lo que teníamos y haríamos lo que teníamos que hacer".

Esa fue la única vez que le vio de una manera profesional y más allá de esa visita solo ha coincidido con él en cinco o seis eventos, aseguró el testigo.

La fiscal le preguntó entonces qué documentación le pidió exactamente que destruyera y él respondió que esa vez no le pidió que se deshiciera de nada, sino que "no lo diera todo".

Añadió que él no sabía que varios miembros de la familia Pujol tenían cuentas en el banco, algo de lo que se enteró en 2014, cuando estalló el escándalo de la fortuna en Andorra del expresidente catalán, su mujer e hijos.

Según la versión de la familia Pujol, abrieron sus cuentas en Andbank para cobrar una herencia que recibieron los nietos de su abuelo Florenci en 1992, pero la Fiscalía no se la cree y sospecha que en realidad el dinero proviene de comisiones corruptas.