Publicado: 27.03.2016 19:46 |Actualizado: 27.03.2016 23:00

Rajoy lleva más de cinco meses sin someterse al control del Congreso

Este martes la Junta de Portavoces, con la oposición del PP, incluirá una sesión de control para el 5 de abril con preguntas al Gobierno, incluido al presidente, en un nuevo episodio en el contencioso entre el parlamento y el Ejecutivo

Publicidad
Media: 3
Votos: 6
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso.- REUTERS/Juan Medina

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso.- REUTERS/Juan Medina

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, lleva camino de batir todas las marcas de comparecencias ante el estamento parlamentario, tanto en España como en las democracias parlamentarias europeas. En estos momentos, el jefe del Ejecutivo, en funciones desde el pasado 20 de diciembre, ha superado los cinco meses sin someterse a una sesión de control ante el Congreso de los Diputados.

La última vez que lo hizo fue en el pleno que la Cámara baja celebró el 21 de octubre del pasado año. Desde entonces ningún miembro del Congreso ni del Senado le ha podido plantear pregunta alguna ni mantener con él ningún debate. Aquella ocasión fue la víspera de la aprobación definitiva de los Presupuestos Generales del Estado para el actual ejercicio. Cinco días después, firmaba el decreto de disolución de las cámaras y la convocatoria de elecciones generales.



Su comparecencia en esa sesión de control al Gobierno, entonces con el respaldo de la mayoría absoluta de la bancada popular, fue una sorpresa. El líder de la oposición entonces, el socialista Pedro Sánchez, se despidió de Rajoy en la sesión anterior, celebrada el 30 de septiembre, cuando todo el mundo pensaba que la convocatoria electoral iba a ser inminente. De eso hace ya seis meses.

En casi diez meses, Rajoy sólo ha contestado a seis preguntas de la oposición

Pero es que Rajoy no se prodigó ante los diputados en la recta final de su mandato constitucional de cuatro años. Antes de llegar a esa fecha del 30 de septiembre habían transcurrido casi tres meses y medio desde que Rajoy contestó preguntas de la oposición. Fue el 17 de junio del pasado año. Es decir, desde ese día hasta ahora, nueve meses y medio, el presidente Rajoy apenas ha contestado a seis preguntas de la oposición.

La presencia de Rajoy ante el Congreso de los Diputados se ha limitado, además, a dos comparecencias adicionales: una el 15 de julio y otra el 18 de agosto. En ambas ocasiones, para informar de asuntos relacionados con un consejo europeo de la UE y la participación española en el tercer programa de ayuda a Grecia. Nada más.

Los ministros han estado presentes en tres sesiones de control más, todas ellas en la anterior legislatura, pero no todos comparecieron para responder a las preguntas de los diputados. La presencia de Rajoy y sus ministros en sesiones de control en el Senado ya es un recuerdo difuso que apenas nadie recuerda. Fue el 23 de junio del pasado año, hace más de nueve meses. En septiembre, durante la última sesión de control al Gobierno en la Cámara alta todos los senadores de la oposición protestaron, puestos en pié, por la ausencia de Rajoy y de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría.

La rebelión de un Gobierno en funciones

Esta situación se ha agravado con la rebelión del Gobierno en funciones que preside Rajoy a someterse a cualquier tipo de control por parte de las cámaras surgidas en los comicios generales del 20 de diciembre. El argumento de que no se debe a unas cámaras que no le han conferido su confianza ha desatado un enfrentamiento institucional entre el parlamento y el Ejecutivo que lleva camino de acabar en el Tribunal Constitucional.

El presidente de la Cámara Baja, Patxi López (d), preside la reunión de la Junta de Portavoces en el Congreso de los Diputados. EFE

El presidente de la Cámara Baja, Patxi López (d), preside la reunión de la Junta de Portavoces en el Congreso de los Diputados. EFE

Este martes la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados, con la oposición del grupo parlamentario popular, fijará el orden del día del próximo pleno, previsto para los días 5 y 6 de abril. En él aparecerá la habitual sesión de control de la cámara al Gobierno, con preguntas tanto al presidente en funciones, Mariano Rajoy, como a otros miembros de su Gabinete.

Además, todos los grupos de la cámara, también con la oposición del PP, exigen la presencia de Rajoy para que dé explicaciones de los dos consejos europeos de la UE celebrados este mismo mes, el primero de ellos sobre las concesiones al Reino Unido para evitar el triunfo el brexit en el referéndum comprometido por el primer ministro, David Cameron; y el segundo sobre las condiciones para la deportación de refugiados sirios y de otros países con conflictos armados a Turquía.

El Gobierno ya ha anunciado que no comparecerá
en ninguna sesión

El Gobierno en funciones ya ha anunciado que no comparecerá a estas citas si se concretan en el orden del día del próximo pleno, en el que la cámara también debatirá, precisamente, una iniciativa conjunta de todos los grupos – otra vez sin el PP – para que se apruebe iniciar ante el Tribunal Constitucional un conflicto de atribuciones, tal como contempla la Carta Magna.

Esta situación se produce cuando aún restan cinco semanas para que se cumpla el plazo para poder investir a un candidato como presidente del Gobierno, dando fin así a un periodo de interinidad desconocido en la política española desde 1979.

Si no se produjese una investidura antes del día 2 de mayo habría una convocatoria automática de elecciones para el 26 de junio. El nuevo Congreso de los Diputados, a partir del 19 de julio, debería investir entonces a un presidente del Gobierno. Mientras tanto, Rajoy seguirá en Moncloa y sus ministros en sus correspondientes despachos. Todo un año sin rendir cuentas ante los representantes de la ciudadanía. Un record difícil de superar en el seno de la UE.