Publicado: 08.03.2016 22:48 |Actualizado: 08.03.2016 23:30

Rivera se salta su pacto con el PSOE al negar que Sánchez sea el candidato

El acuerdo firmado entre ambas formaciones especifica claramente que "implica el voto favorable a la investidura del candidato Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno".

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 10
Comentarios:
Albert Rivera y Pedro Sánchez, durante el acto en el que ambos firmaron su acuerdo de Gobierno. Archivo EFE

Albert Rivera y Pedro Sánchez, durante el acto en el que ambos firmaron su acuerdo de Gobierno. Archivo EFE

MADRID.- Un mismo texto; dos lecturas distintas. PSOE y Ciudadanos han decidido ir de la mano en las negociaciones para volver a intentar la investidura, pero difieren en una cuestión clave: Pedro Sánchez quiere seguir siendo el candidato mientras que Albert Rivera sólo defiende las medidas pactadas, no los nombres ni las "sillas".

Pero éste último podría estar rompiendo el acuerdo, precisamente, al negar su apoyo explícito al socialista. Y es que el texto que ambos firmaron en un solemne acto y que ya es conocido como "el pacto del Abrazo" por haberse escenificado frente al famoso cuadro de Juan Genovés, especifica claramente que "implica el voto favorable a la investidura" de Sánchez.



"Este programa de Gobierno reformista y de progreso es fruto del proceso de negociación entre el PSOE y Ciudadanos, acuerdo que implica el voto favorable a la investidura del candidato Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno. El cumplimiento leal por el Gobierno de las medidas contenidas en este acuerdo contará con el respaldo y apoyo de los grupos parlamentarios Socialista y de Ciudadanos que comprometen con la firma del mismo", reza textualmente el documento

Sin embargo, Rivera se ha empeñado en negar tal cláusula. Para él, tras el 4 de marzo "ya no hay candidato" -puesto que el rey no ha propuesto a nadie nuevo-, por lo que rechaza la premisa con la que Sánchez se considera legitimado para tomar la iniciativa en las negociaciones por contar con 131 diputados (90, del PSOE; 40, de C's; 1, de Coalición Canaria ). Será así, insisten en Ciudadanos, en caso de que Felipe VI vuelva a elegirle a él como presidenciable.

Mientras tanto, el presidente del partido sigue con su estrategia de evitar que los "apellidos" sean un obstáculo en las negociaciones. Hasta el punto de negar que exista ese compromiso de apoyar a Sánchez en el acuerdo firmado. "No hay ninguna cláusula", sentenció Rivera este martes en una entrevista en Antena 3. Con ello busca dos cosas: por un lado, que el PP no pueda decir "no" a la reunión a tres bandas por la que siempre ha abogado el líder de C's y a la que ya ha dicho sí el PSOE. Por otro, contrarrestar la estrategia preelectoral de los conservadores, que le presentan como un simple "escudero" de Sánchez y que hasta insinúan que irán juntos en caso de que se repitan los comicios.

Así, aunque Rivera siempre se ha negado a "hacerle las primarias a otros partidos", ha empezado la semana borrando los nombres de Sánchez y Rajoy. Primero, al afirmar que a él no le importa quién sea el presidente del Gobierno siempre lo sea en base a un acuerdo que él considera "reformista y constitucionalista". Después, al dar por "imposible" la opción de que el presidente en funciones repita en cargo. Por último, al afirmar erróneamente que "no está escrito que el líder del Ejecutivo tenga que ser Sánchez". Sí lo está. En el documento que él mismo ha firmado.