Público
Público

"Para transformar el sistema hay que tener en cuenta la dimensión ecológica"

Rosa Martínez, coportavoz de Equo, es candidata a las primarias de la formación para elegir cabeza de lista de cara a las elecciones generales

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 10
Comentarios:

Rosa Martínez, coportavoz de Equo y candidata a las primarias como cabeza de lista a las generales.

Rosa Martínez (León, 1975) no había militado antes en un partido político hasta que en 2011 encontró en Equo la fórmula que logró al fin "convencerla". Licenciada en Ciencias Políticas, afincada en Bilbao y madre de dos hijos, fue elegida coportavoz de la formación verde junto a Juantxo López de Uralde el pasado noviembre. Ahora da un paso al frente "porque siempre tiene que haber mujeres en primera línea de la política" -asegura- para presentarse como candidata a cabeza de lista de las generales en las primarias del partido ecologista.

Reconoce que antes de entrar en Equo en 2011 no había militado en ningún partido, colectivo ni movimiento. Le interesaba la política, pero desde fuera de los partidos. De ahí a querer liderar uno hay un paso enorme... ¿Qué ha pasado?

Han pasado cuatro años. Cuando yo entro en Equo, lo hago porque para mí es el primer partido político que ofrece una oportunidad de participación real que se construye desde abajo, en el que cada una de las personas cuenta, apoya, en el que se construye de forma horizontal. También por el contenido: para mí Equo ofrecía una solución completa y global que daba respuesta a todas mis inquietudes y que otros partidos no lo hacían, sobre todo al introducir la variable de la sostenibilidad y del medio ambiente. En estos cuatro años lo que hago es involucrarme en el proyecto, aprender, ilusionarme con lo que puede ser una herramienta transformadora dentro del sistema de partidos. Realmente han pasado cuatro años en los que me he sentido muy a gusto y me he creído lo que estaba haciendo.

Juantxo López de Uralde ha sido la cabeza visible de ese proyecto político desde su fundación ¿Por qué cree ahora que es necesario un cambio?

Si lo que me preguntas es por qué me presento… es parte del momento político. Presentarme es parte del compromiso que yo adquiero cuando me presento como coportavoz y también es parte del compromiso o del principio, para mí irrenunciable, de que siempre tiene que haber mujeres en primera línea de la política. Es un momento histórico en el que en la política se está buscando cambiar y romper inercias y eso también se aplica dentro de nuestro propio partido. Es el momento de ir más allá, de ser valientes. Lo que estamos debatiendo aquí es buscar quién representa mejor lo que Equo es y quién puede comunicar el proyecto colectivo que somos.

El éxito de las confluencias en las pasadas elecciones ha sido histórico, pero en este discurso alternativo el mensaje ecologista sigue sin calar demasiado. ¿No se ha sabido transmitir?

No hemos entendido que realmente si queremos transformar el sistema tenemos que tener en cuenta la dimensión ecológica, que es parte de la crisis global que nos afecta. Para asegurar los derechos de las personas, la igualdad económica, el derecho a la energía, a la alimentación, a la vivienda, etc., todo pasa por asegurar un acceso a los recursos democrático, sostenible y justo. Pero yo creo que eso está cambiando, nos estamos empezando a dar cuenta de que necesitamos más que un cambio, necesitamos una transformación en la que la dimensión ecológica tiene que tenerse en cuenta.

Junto al ecologismo, el feminismo es su otra gran seña de identidad. ¿Siente que la 'nueva política' está haciendo las cosas mejor en este sentido?

Yo creo que se está avanzando y hay símbolos muy relevantes. El que Manuela Carmena o Ada Colau sean precisamente las figuras relevantes del cambio dice mucho. Ahí tenemos a dos mujeres en primera línea de política, pero no solo dos mujeres, sino dos mujeres con una trayectoria y una forma de hacer política completamente distinta a lo que se venía haciendo. Son mujeres que están rompiendo las inercias. Igualmente en todas estas confluencias y movimientos se ha tenido en cuenta la paridad, las listas cremallera, la cuestión de los cuidados de la igualdad de género… sí creo que se han empezado a poner en el centro los derechos de las mujeres y la participación política de las mujeres como herramienta para asegurar la igualdad. Yo sí veo avances, aunque tenemos que seguir trabajando.

Una de las líneas en las que centra su candidatura es lo que llama Buen Vivir. ¿En qué consiste?

El buen vivir es una alternativa al capitalismo entendido como una manera de articular y gestionar tanto los objetivos como los recursos de la sociedad. El buen vivir se apoya en tres pilares: uno sería los derechos, que todas las personas tengas sus necesidades básicas cubiertas. Hablo de alimentación, de energía, de vivienda, un acceso universal y gratuito a los servicios básicos, dentro de lo que es la igualdad de oportunidades y el desarrollo personal de cada uno. El segundo pilar sería un cambio en la economía, pasar de una economía cuyo único objetivo es el beneficio, en el que todo se monetariza, a otra en la que se ponga en valor el valor social o ecológico de las cosas y que por supuesto tenga en cuenta los límites del planeta, en la que se asegure el presente pero también el futuro de las personas. El tercer pilar es el de la soberanía de las personas: hay que recuperar la democracia participativa e involucrar a las personas en las decisiones que les atañen. Hoy en día las decisiones que mayor impacto tienen en la vida de las personas están en manos de unas pocas personas, políticos y también de unas pocas multinacionales.