Diario Público
Diario Público

El amplio historial de 'La Intocable',
la neonazi agredida en Murcia

Lucía, la joven que recibió una paliza en un pub el pasado domingo, se enzarzó en una pelea previa con otra chica de ideología contraria. 'La Intocable', como se la conoce, cuenta con antecedentes de agresiones, amenazas y una condena cuando era menor.

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 84
Comentarios:
Perfil de Lucía en Facebook, que ella misma ha cerrado tras la agresión LA CRONICA

Perfil de Lucía en Facebook, que ella misma ha cerrado tras la agresión LA CRONICA

La grabación en video dura poco más de 20 segundos, y se observa a una joven siendo agredida por un grupo de personas a la salida de un local de copas de la capital murciana. Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del pasado domingo día 22 y, como no podía ser de otra manera, la primera impresión fue de estupor por la violencia de los hechos.
Poco tardaron las redes sociales en dar cuenta de la noticia y la difusión del video, así como de la detención de algunos de los presuntos autores de la agresión, incluso facilitando la filiación completa de los detenidos, y mucho antes de saber qué provocó ese arranque de violencia.

La policía informó inicialmente que “una banda de radicales de ultra izquierda violentos” había propinado una paliza gratuita a una jovencita prácticamente “por la cara”.
Poco tiempo después se fue aclarando la situación y la joven agredida ya no era una desconocida, sino una jovencita murciana con “mochila a sus espaldas” y que la realidad de los hechos era más compleja.

Según algunos testigos, clientes del local, la joven llamada Lucía, que acababa de salir a la calle se encaró con otra chica de ideología contraria con la que había tenido un enfrentado en el interior de la sala. De inmediato pasaron de las palabras a los hechos y ambas se enzarzaron en una pelea, a la que se sumaron otros chicos que salieron del local y otros que había en el exterior, propinando patadas y puñetazos a la joven de estética neonazi, para defender a su amiga, hasta que huyen del lugar.

El parte policial de los hechos facilitados al juzgado que instruye este asunto deja claro que había algo más. Según obra en las diligencias policiales del Grupo I de la Brigada Provincial de Información Lucía García de la Calzada “es conocida en esta brigada por haber estado involucrada en el entorno de la extrema derecha de Murcia, y participado en algún incidente de similares características con integrantes de grupos de extrema izquierda, siendo menor de edad, además de que pese a que la misma manifiesta no tener ya relación con dicho entorno, su estética siegue siendo claramente identificable (peinado de corte skin, zapatillas Adidas negras con franja blanca, cazadora tipo bomber y tatuajes de simbología de extrema derecha).

Intocable y temida

Odia a los rojos, a los negros, a las lesbianas, a los gais… a los diferentes. Este es el perfil que define a “La Intocable”, Lucía García de la Calzada, una murciana de 20 años cumplidos el pasado 18 de enero, cuya fascinación por el nacional-socialismo le llevó a adoptar el sobrenombre de Inga Ley, una actriz de gran belleza, que se convirtió en una las amantes preferidas de Adolf Hitler, a pesar de estar casada con Robert Ley, líder sindical de la Alemania nazi. Adicta a la morfina, Inga Ley terminó suicidándose.

Su fascinación por esta mujer, con la que no guarda ningún parecido, llevó a Lucía a registrar una página en Facebook llamada “Inga Ley. Comando Infectao”, donde aparecía ella junto a una bandera sudista americana, todo un símbolo racista. La página de Facebook fue borrada recientemente. Aun así, aparee en varias páginas de Facebook posando con sus amigas nazis vinculadas al Hogar Social Madrid y Zaragoza y otras organizaciones del mismo tenor.

En el centro Lucía, la chica agredida.

Aun así algunos documentos y fotografías han podido ser recuperados para poder reconstruir su perfil, donde se pone de manifiesto su afición por la violencia aun siendo menor de edad, convirtiéndose en una especie de lideresa nazi murciana que disfrutaba -según relatan algunas de sus víctimas- viendo como su guardia pretoriana de imberbes neonazis -emuladores de la banda de Daniel Vinyard, el joven quinceañero neonazi de American History X- apalizaba brutalmente a cuanto “guarro o perro-flauta” -según el florido argot de los fascistas- se ponía por delante, o daban caza.

A “La intocable” se la vincula a un grupo de extrema derecha que organiza “cacerías” regularmente por zonas de Murcia, especialmente por la zona de las Tascas. A este grupo pertenecerían neonazis de Ultras Murcia y del colectivo “Lo nuestro”, un colectivo hermanado con el Hogar Social Madrid y que ha difundido a través de su web un comunicado en el que se solidarizan con Lucía en tanto que simpatizante de su organización.

Uno de los episodios más destacados de los supuestos comportamientos violentos atribuidos a “La Intocable” acontece la madrugada del 20 de abril de 2014, cuando un grupo de neonazis atacó a otro antifascista cuando los primeros estaban celebrando en el Foster’s Club, de la plaza de Santa Eulalia de Murcia, el aniversario del nacimiento de Adolf Hitler. Aquellos sucesos -según indican fuentes policiales- tuvieron consecuencias legales para la ahora víctima, ya que por ser menor se salvó de sufrir consecuencias legales de mayor calado, siendo condenada a trabajos en favor de la comunidad, lo que según ex amigos de su entorno “Lucía entendía como una condena”.

En unas capturas de WhatsApp de 2015 Lucía se expresa clara y meridianamente al respecto, con ira, rabia y siempre desafiante:

“-Tengo entendido que la semana pasada te encontraste con una chica y sus padres?

-Si. ¿Qué pasa? Me cagué en sus muertos delante de sus padres porque dio mi nombre. ¿Pasa algo con eso?

-¿Te refieres a Foster del año pasado?

-Si. ¿Me vas a venir tú, a mí a calentarme la cabeza? Cuando sigo cumpliendo condena por la puta gorda de tu amiga ¿Qué pasa si la amenazo? ¿qué? Y si se asusta. Probeticaa que se asusta que se junte con cierta gente. Y que no estuviera en esa pelea.”

Secuencia de WhatsApp de Lucía a una conocida que intermedia para que no vuelva a agredir a su amiga.

Secuencia de WhatsApp de Lucía a una conocida que intermedia para que no vuelva a agredir a su amiga.

Lesiones leves según el parte médico

Lucia asegura a través de una carta enviada por su abogado a los medios que repudia cualquier tipo de violencia y que ella es “la víctima de una agresión y reclamo respeto”. Hecho que reitera varias veces. Y señala que se siente “muy agobiada, difamada y acosada. Y a las personas que me han agredido no les deseo otro mal que las consecuencias legales que les corresponda” y amenaza con acciones legales contra quienes justifiquen la agresión sufrida.

Lucía es, sin duda en este caso, la víctima de una agresión, pero para asistirla ha contratado los servicios del abogado Pedro López Graña, que defendió a José Rabadán, “El asesino de la catana”.