Público
Público

Andalucía devolverá a los universitarios lo que les costó su título de idiomas

Los alumnos con beca estatal podrán canjear la factura por hasta 300 euros. La Junta crea dos líneas de ayudas, una para subir nivel de su primer idioma y otra para una segunda lengua

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Estudiantes en un aula universitaria.-EFE

Un alumno que estudie en una universidad andaluza con beca podrá acceder al nivel B1 de idiomas de manera gratuita, a través de una ayuda de la Junta de Andalucía. En caso de que ya cuente con esta titulación, como le ocurre a muchos estudiantes de Bachillerato al entrar en la Universidad, podrán solicitar la misma subvención para incrementar su nivel (B2, C1 o C2) o para estudiar un segundo idioma. Pero, ¿y si el alumno resulta ser tan aplicado que ha llegado a la facultad con alguno de esos títulos superiores de lengua extranjera? Por ejemplo, un certificado de Inglés de la prestigiosa Universidad de Cambridge, cuyas tasas de examen son bastante altas: entre 113 euros (B1) y 210 euros (C2). Entonces, el Gobierno andaluz le pagará de forma retroactiva lo que le haya costado esa acreditación, siempre que el joven presente la factura.

Desde el año pasado la Junta de Andalucía concede ayudas de hasta 300 euros a los universitarios con falta de recursos para que obtengan el nivel B1 de idiomas. El primer curso el Gobierno de Susana Díaz estimó que habría en torno a 8.000 demandantes y destinó un presupuesto de tres millones de euros para costear la medida. Pero hubo menos de la mitad de los previstos, de modo que sobró dinero y ese remanente se reutilizará este año con la misma convocatoria, pero condiciones mejoradas. Ahora los universitarios podrán pedir estas ayudas también para estudiar un nivel superior al B1 -el mínimo exigido por la ley para obtener el título de grado- y para matricularse en un segundo idioma. Las dos becas son complementarias hasta un tope de 600 euros.

La Consejería de Economía y Conocimiento, que dirige Antonio Ramírez de Arellano, ha reservado un presupuesto para el próximo curso de 2,7 millones de euros, más el remanente que quedó sin gastar de la convocatoria pasada. Esta vez se prevé que haya entre 3.000 y 4.000 beneficiarios, que podrán optar a dos tipos de ayudas (subir de nivel y segundo idioma), con ese límite de 300 euros por cada subvención.

En esta convocatoria se esperan menos de los 8.000 alumnos que previeron el primer año, aunque Arellano afirma que tienen presupuesto para cubrir toda la demanda estimada. En las 10 universidades andaluzas hay en torno a 60.000 estudiantes con beca del Ministerio de Educación, según cálculos de la Junta. Al dividirlos por los cuatro o cinco años que dura cada grado universitario, se estimó que podría haber unos 10.000 alumnos potencialmente beneficiarios de estas ayudas. Un poco menos, en torno a 8.000, habida cuenta de que muchos llegan del Bachillerato ya con el título del B1. Así se hicieron los cálculos, aunque al final la cifra quedó muy por debajo de lo previsto.

Los beneficiarios deben ser universitarios que estudien con una beca del Estado, obtenida al menos el primer año de grado, de modo que podrán solicitarla a partir del segundo curso. Entonces podrán acceder a las ayudas para matricularse en un nivel superior de idiomas o en una segunda lengua extranjera o, en caso de haberse inscrito ya durante el primer año de carrera o de haber obtenido el título antes incluso de entrar en la facultad, podrán presentar la factura de la obtención del diploma aprobado, y la Junta le abonará el ingreso a través de las universidades.

La Junta de Andalucía fue en 2015 la primera administración autonómica que implantó un programa de becas a universitarios para la acreditación de competencias en lenguas extranjeras, un requisito exigido para los títulos de grado y que fundamentalmente se centra en el nivel B1. La convocatoria de 2016 ya amplió el número de beneficiarios al incluir a todos aquellos que durante algún curso a lo largo de sus estudios universitarios, y no solo durante el anterior a la solicitud, hubieran obtenido una beca del Ministerio de Educación.