Publicado: 21.08.2016 19:14 |Actualizado: 21.08.2016 23:01

El cáncer viaja por el exterior de los vasos sanguíneos

Una hipótesis alternativa sobre la metástasis se abre paso en experimentos con melanoma

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8
Comentarios:
El melanoma es el cáncer de piel menos común pero el que mayor tasa de mortalidad tiene.

El melanoma es el cáncer de piel menos común pero el que mayor tasa de mortalidad tiene.

MADRID.- La extensión del cáncer a otros órganos del cuerpo a partir del foco original, llamada metástasis, es el principal problema para el tratamiento con éxito de gran parte de los tumores. Provoca recaídas y fallecimientos y la teoría más aceptada es que las células cancerosas viajan por el interior de los vasos sanguíneos hasta alcanzar otros órganos en los que penetran y donde producen nuevos tumores. El proceso no es todavía bien conocido y algunos científicos creen que debe de haber otros mecanismos que expliquen la metástasis, al menos en algunos tipos de tumores.

Esta hipótesis alternativa cobra fuerza con el último experimento realizado en California. Las células del cáncer de piel más agresivo, el melanoma, se deslizan como arañas pegadas a las paredes de los vasos sanguíneos, pero no por dentro de estos, sino por fuera. Han sido captadas en su viaje, por primera vez en tres dimensiones, con la técnica de microscopia confocal de fluorescencia, por científicos del Instituto de Nanosistemas de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), informa la universidad.



El principal riesgo del melanoma es su extensión desde la piel a órganos vitales como el cerebro, los pulmones y el hígado. El experimento citado se ha realizado con melanoma cerebral. Como no se puede realizar en humanos, lo que han hecho es teñir de rojo fluorescente vasos sanguíneos cerebrales de un ratón e inyectarle en el cerebro células de melanoma humano teñidas de verde fluorescente. Así pudieron observar cómo se iba formando un tumor primario y pronto algunas células empezaron a extenderse desde el tumor, migrando por el exterior de los vasos sanguíneos teñidos. Las imágenes se han publicado en Scientific Reports.

Este experimento es el último de una línea de investigación que durante más de una década ha acumulado pruebas para demostrar esta nueva forma de extensión, basada en el angiotropismo, la interacción biológica entre las células cancerosas y las células de los vasos sanguíneos. Claire Lugassy y Raymond Barnhill, promotores de esta idea, creen que las células cancerosas se hacen pasar por pericitos, células que normalmente están en el exterior de los vasos sanguíneos pequeños, evitando así activar las defensas del cuerpo. En 2014 demostraron en ratones que el viaje de las células, que es bastante lento, se aceleraba cuando eran expuestas a luz ultravioleta, que se relaciona también con la aparición original del melanoma, y otros equipos han encontrado indicios del mismo mecanismo en el cáncer de páncreas, uno de los más peligrosos.

En algunos tipos de tumor la metástasis se ha producido por extensión a través de los nervios

“La investigación de Lugassy y Barnhill ha cuestionado la teoría de que todas las células tumorales metastásicas se desprenden y fluyen a través del torrente sanguíneo para extender la enfermedad”, explica Laurent Bentolila, director del trabajo. “Si estas células se pueden extender por migración continua por la superficie externa de los vasos sanguíneos y otras estructuras anatómicas como son los nervios, tienen una vía de escape fuera del torrente sanguíneo”. La extensión del melanoma a través de los nervios se ha comprobado en algunos tipos de tumor. Así, si el oncólogo descubre células tumorales en la sangre de un paciente, puede prescribir quimioterapia, pero si no las ve porque no están ahí sino en otro lugar, continuarían su viaje extendiendo el cáncer.

Existen puntos oscuros en el conocimiento de cómo se extiende el cáncer por la sangre. Por un lado, se ha visto que las células a menudo viven muy poco tiempo en este medio y, por otro, no se sabe cómo salen del torrente sanguíneo para penetrar en un órgano distinto del cual proceden. Si se sigue confirmando la hipótesis alternativa se podrían buscar nuevos tratamientos para los cánceres más agresivos.