Publicado: 29.08.2015 19:38 |Actualizado: 31.08.2015 16:23

Las cifras de violencia machista en los países nórdicos duplican las de España

Dinamarca, Finlandia y Suecia tienen las cifras más altas de violencia machista en Europa. Expertos aseguran no es que se den más casos, sino que las condiciones sociales, políticas y culturales de estos países permiten que las víctimas identifiquen la agresión y denuncien con más seguridad.

Publicidad
Media: 2.53
Votos: 17
Comentarios:
Acto de protesta contra la violencia machista en Zaragoza. Imagen: @COFZgz

Acto de protesta contra la violencia machista en Zaragoza. Imagen: @COFZgz

MADRID.- Más de 25 millones de mujeres europeas fueron víctimas de violencia machista en el año 2014. Los países más castigados por este tipo de violencia son los del norte de Europa, que paradójicamente invierten más en programas de educación para la igualdad de género.

A nivel europeo, 13 millones de ciudadanas experimentaron violencia física, 3,7 millones sufrieron violencia sexual y 9 millones, acoso sexual. Estas son las conclusiones principales sacadas de la primera macroencuesta europea sobre violencia machista que realizó la Agencia Europea de Derechos Humanos en marzo de 2014.

“La violencia de género es un fenómeno muy complejo, y si a ello le añadimos el contexto cultural, político, y social tan diferente entre unos países y otros de la UE, hacen que cualquier comparación deba hacerse con mucha precaución.” Advierte Zulema Altamirano, especialista del Instituto Europeo por la Igualdad de Género.

Marisa Soleto, Directora de la Fundación Mujeres, avisa: "Hay que tener en cuenta dos cuestiones para hacer la comparación entre España y la UE y es que ni las legislaciones ni las formas de contabilización son homologables".

Mapa de la violencia machista en Europa

Mapa de la violencia machista en Europa, que refleja el porcentaje de mujeres desde 15 años que han sido agredidas física o sexualmente por hombres que no eran sus parejas. Agencia de Derechos Humanos de la UE

"La orden de protección europea asegura que la protección impuesta en un Estado miembro se aplique en cualquier otro país de la UE al desplazarse la víctima"

Y efectivamente es así. No existe a día de hoy una política unificada entre los países miembro para acabar con este fenómeno. Sin embargo, Soleto recuerda algo positivo y es que sí hay una orden de protección europea vigente, la cual sirve de instrumento para "asegurar que la protección impuesta en un Estado miembro se aplique en cualquier otro país de la UE al que se desplace la víctima. Esta directiva cubre a cualquier persona beneficiaria de una medida de protección en su país de origen, como por ejemplo una orden de alejamiento".

Rosa María Fernández, coordinadora del Lobby Europeo de Mujeres en declaraciones a Público reflexiona: "Estos países, en principio, han hecho programas de educación para la no violencia, y tienen recursos para la igualdad entre las personas. Debería dar resultados. Parece sorprendente este informe".

Los países miembros que encabezan la lista de casos de violencia machista son Dinamarca (52%), Finlandia (47%), Suecia (46%), Francia y Reino Unido, ambos con un 44%. Estos porcentajes representan a mujeres de la Unión Europea que han sufrido violencia física y/o sexual desde los 15 años de edad. España tiene menos de la mitad de casos en términos porcentuales que Dinamarca, un 22%.

Aunque resulten alarmantes estas cifras, Altamirano explica esta diferencia entre los países nórdicos y los del sur. Asegura que al haber políticas de igualdad más efectivas en el norte "las mujeres son más propensas a hablar sobre situaciones de violencia vividas cuando son preguntadas en una entrevista". Por lo tanto, no es que se produzcan más casos que en otros países, sino que los que se dan son más visibles.

La experta añade que hay varios factores que apoyan esta idea. Por un lado, "no se ve lo que no se cree" esto significa que en países con más igualdad entre hombres y mujeres, la sociedad en general es más consciente sobre la violencia de género, y, por tanto, es más fácil para las mujeres identificar las situaciones de violencia. Además, en éstos se ve como un grave problema público que no se tolera, lo cual da más seguridad a las víctimas. Asimismo, si las ciudadanas tienen confianza en la justicia y la policía, denunciarán con más libertad, y por ende, esto se verá reflejado en cualquier encuesta.



España, a falta de una educación más igualitaria

En España el problema es que todavía no se concibe como un problema público. “Nunca se ha afrontado la violencia machista desde una cuestión generalizada de patriarcales de educación generalizada a toda la población”, opina Fernández. “Esto no quiere decir que todos los hombres maltraten pero sí que no hay incentivos, no hay cortapisas para que esto (la violencia machista) no suceda”, agrega. Fernández considera que está generalizado el pensamiento de que las mujeres, de alguna manera, tengan un papel secundario dentro de la sociedad española, y añade: “La idea de que no tenemos los mismos derechos parece que lo vemos como algo normal. Y no se ha incidido en transformar todo esto en una educación más igualitaria”.

Fernández señala que en España se aprobó la ley en 2007 contra la violencia que, en principio, iba a mejorar la situación. “Ha dejado de presupuestarse, de tratarse en las escuelas, no se ha incentivado y por lo tanto, yo diría que tenemos un retroceso considerable” lamenta la experta.

16

016. Teléfono de atención a víctimas de violencia de género. Es gratuito y no deja rastro en la factura.

En su opinión, la eliminación por parte del PP en 2012 de la asignatura Educación para la Ciudadanía también significó dar un paso atrás en la lucha contra la igualdad. Desde entonces, el Gobierno ha llevado a cabo campañas de concienciación dirigido a los jóvenes, como la llamada ‘Hay salida’ de este año. La última novedad en la lucha contra esta lacra social es que el jueves pasado se actualizó el protocolo de valoración de riesgo de las víctimas que incluirá a partir de ahora datos más precisos para mejorar la protección de la víctima, como amenazas en redes sociales o circunstancias personales que puedan condicionar su vulnerabilidad.

En los últimos treinta años han sido asesinadas 2.400 mujeres, lo que triplica las víctimas de ETA en cincuenta años. En 2014 fueron asesinadas 51 mujeres en España por sus parejas o exparejas, y en lo que llevamos de año, son ya 26 víctimas mortales, siendo la última una mujer de 48 años que fue asesinada en Jaén por su pareja.