Publicado: 11.11.2015 22:22 |Actualizado: 11.11.2015 23:30

Once meses de cárcel, 500 euros de multa y un diente roto por parar el desahucio de la anciana Carmen

La Fiscalía solicita esta condena para Atanás Tutunarov, acusado de lesiones a dos agentes a los que supuestamente empujó hace justo un año. Fue durante el desahucio de su vecina Carmen, anciana de 85 años que acaparó las portadas de los principales medios.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
Un activista protesta durante un desahucio en Madrid.-JAIRO VARGAS / ARCHIVO

Un activista protesta durante un desahucio en Madrid.-JAIRO VARGAS / ARCHIVO

MADRID.- Apenas falta una semana para que se cumpla el aniversario del desahucio más mediático realizado en España. Fue el de Carmen Martínez, la vecina del madrileño barrio de Vallecas, de 85 años, que tras 50 viviendo en su casa fue desahuciada por avalar un préstamo de su hijo. También hace un año del intento de parar su desalojo por parte de los activistas. Hubo detenidos, hubo denuncias y, hoy, llegará el juicio. Lo mismo ocurrirá con los detenidos y encausados por participar en estos actos de desobediencia que, aunque siguen realizándose a diario, apenas llenan ya minutos en la televisión.

El juzgado de lo Penal Número 25 de Madrid juzga este jueves Atanás Tutunarov, detenido durante el desalojo de su vecina. Tutunarov, de nacionalidad búlgara, se enfrenta a una a petición de pena de 11 meses de prisión y 450 euros de multa, además de 100 euros de indemnización a un policía por las heridas causadas durante su detención.



Ésa es, al menos, la versión de la Fiscalía. Según el acusado, no coincide ni con la suya ni con la que los agentes dieron en un primer momento. Atendiendo al escrito del fiscal, al que ha tenido acceso la agencia Efe, el acusado, de 42 años, acudió el 21 de noviembre del pasado año a la calle Sierra de Palomeras número 10 de Madrid. "La plataforma (de Afectados por la Hipoteca) me ayudó mucho cuando yo estuve a punto de perder mi casa, así que yo también quise ayudar en este caso", explica a Público horas antes de ponerse ante el juez.

Una vez la Comisión Judicial abandonó el lugar y se levantó el cordón policial, prosigue el fiscal, el acusado, "presidido por el ánimo de menoscabar el principio de autoridad que representan, se dirigió hacia los policías enfrentándose a ellos y, tras negarse a entregar su documentación, propinó dos empujones a sendos agentes". Inmediatamente, otros dos policías "le agarraron para contenerle pero el acusado empujó a uno de ellos contra la pared y agarró de la mano derecha al segundo, antes de ser reducido y detenido".

Un agente sufrió un traumatismo en su muñeca derecha y otro lesiones en un dedo de la mano izquierda

Un agente sufrió un traumatismo en su muñeca derecha y otro lesiones en un dedo de la mano izquierda. Aunque según Tutunarov, esas heridas no fueron producto de su "ánimo de menoscabar la autoridad que representan", sino de los golpes que le propinaron ambos agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), conocidos como antidisturbios.

"Se quitó el cordón policial y un grupo de activistas fuimos al portal de Carmen por si quería sacar algún mueble. Cuando entramos al portal, un agente vino detrás de nosotros y nos dijo que saliéramos de allí. Dentro estábamos sólo dos y al compañero le pidieron la documentación", recuerda. Fue entonces cuanto otro agente irrumpió en la entrada. "Me miró y dijo 'ése a los calabozos', sin pedirme siquiera la documentación", añade.

"Pregunté por qué. Me respondió que por payaso". Se entiende, aunque no se señala en la conversación, que el diálogo subió de tono hasta que el policía le golpeó en la cara. "Me dio un puñetazo y me rompió un diente", asegura Tutunarov y certifica el informe del hospital, donde tuvo que ser trasladado previo paso por el centro de salud y por comisaría. "Dolor en primer dedo de pie izquierdo. Erosiones en las rodillas. Rotura parcial del diente maxilar superior. No lesiones óseas", especifica el documento al que ha tenido acceso Público.

Pero su versión no acaba en el calabozo. Antes de entrar en el furgón policial, fue reducido. "Me tiraron al suelo, me arrastraron hasta detrás de una esquina, se me tiraron encima, me ahogaron y perdí el conocimiento", asegura. Cuando volvió en sí, ya estaba esposado.

Denuncia archivada por imposibilidad de identificar al agente

El acusado denunció la supuesta agresión que le costó un diente, pero fue archivada. "Sólo recordaba el número de placa del primer policía. Acababa en 125. Los otros dos, los que me detuvieron, no llevaban placa. Pedí el número pero no me lo dieron", se queja. Tampoco podría indentificardos por su cara. "llevaban esa braga con la que se cubren. Ni siquiera en el vídeo del desahucio se les ve", enfatiza. 

Este jueves se lo relatará al juez. También lo harán tres testigos. "Estoy tranquilo, no tengo antecedentes y sé que no iré a la cárcel, pero no es justo que me pongan multa por no hacer anda. Solo intenté ayudar, sin violencia ninguna", apostilla. A la hora en la que entrará en los juzgados de Julián Camarillo, el lema "Juzgan a Atanás. Juzgan la solidaridad" sonorá con fuerza. A las 11.00 se concentrarán activistas antidesahucios para apoyar al acusado.

Respecto a Carmen, el Rayo Vallecano se comprometió a pagarle un alquiler hasta la llegada de la ayuda institucional y habilitó una fila cero que recaudó 21.106 euros más otros 15.025 euros que aportó correspondientes a parte de la recaudación de un partido de Liga. La anterior alcaldesa. Ana Botella, le prometió una vivienda social.

Aficionados del Rayo han desplegado una pancarta en apoyo de la anciana desahuciada el pasado viernes. EFE

Aficionados del Rayo han desplegado una pancarta en apoyo de la anciana desahuciada el pasado viernes. EFE