Publicado: 02.02.2016 22:30 |Actualizado: 03.02.2016 07:00

Rajoy lanza ahora un plan contra el acoso escolar tras ignorar durante cuatro años el problema del 'bullying'

El Gobierno del PP se ha negado en repetidas ocasiones a convocar el Observatorio Estatal de Convivencia Escolar, un órgano creado en 2007 e integrado por representantes de la comunidad educativa y de Educación. El ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, presentó su proyecto antiacoso sin contar con la opinión de padres, profesores y alumnos.  

Publicidad
Media: 2.57
Votos: 7
Comentarios:
La Plataforma por la Escuela Pública se negó a acudir a la presentación técnica del plan en protesta por haber sido ignorados en su elaboración.

La Plataforma por la Escuela Pública se negó a acudir a la presentación técnica del plan en protesta por haber sido ignorados en su elaboración.

MADRID.- El Consejo de Ministros presentó el pasado 22 de enero un Plan Estratégico de Convivencia Escolar después de conocerse los casos de tres menores que, en los últimos meses, se suicidaron, supuestamente, por no soportar el acoso que sufrían en sus centros. El documento —estructurado en 70 medidas que incluyen un protocolo de convivencia, una guía para padres y un teléfono de asistencia gratuito para las víctimas— rescata algunas ideas del Plan Estatal de Convivencia que en 2005 consensuaron representantes políticos, profesores, padres y alumnos. Ese proyecto acordó la puesta en marcha de un Observatorio Estatal de Convivencia Escolar integrado por representantes del Ministerio de Educación, del profesorado, de los padres y de los alumnos, que empezó a andar en 2007 pero que el Gobierno del PP ha ignorado desde el primer día.



Pedro Uruñuela fue el coordinador de ese Plan de Convivencia y representaba al ministerio —entonces en manos de Mercedes Cabrera y posteriormente de Ángel Gabilondo— en el observatorio, que llegó a celebrar tres reuniones plenarias hasta 2008 y que en 2011 publicó un estudio sobre la educación en convivencia en la Educación Secundaria Obligatoria. "A partir de ahí, el observatorio se paralizó", cuenta a Público. "En 2011, Gabilondo actualizó sus miembros, pero no tuvieron tiempo de tomar posesión porque con el cambio de Gobierno en 2012, Wert detuvo la iniciativa por completo", explica este inspector de Educación y presidente de la asociación Convives

Ni José Ignacio Wert ni el actual ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, han convocado el observatorio —sólo ellos, junto con los secretarios de Estado de Educación, tienen potestad para hacerlo— a pesar de las repetidas demandas del Consejo Escolar del Estado, integrado por representantes de la comunidad educativa (padres, profesores y estudiantes) y del ministerio. El último intento fue el pasado mes de octubre. El único voto en contra de resucitar el observatorio fue el del representante del Gobierno. "Ese gesto define a la perfección la manera de hacer política del PP y cómo entiende la participación", denuncia el secretario general de FETE-UGT Carlos López Cortiñas. "Teníamos un órgano formado por profesionales de reconocido prestigio, a disposición de los centros, que organizaba jornadas y ponencias, que estaba sentando las bases para los planes de convivencia... pero el Gobierno ha preferido hacer un plan sin contar con la comunidad educativa y obviando los foros democráticos que tiene para participar".

Jesús Salido (Ceapa): "El PP apuesta por medidas punitivas, por un modelo basado en la imposición, en lugar de apostar por la convivencia"

Lo mismo piensa Alejandro Delgado, presidente de la Federación de Asociaciones de Estudiantes (FAEST), que denuncia que el documento presentado por el ministerio "no es fruto de un estudio previo", sino sólo "un apaño para sacar un titular". Por ese motivo, ni FAEST ni el Sindicato de Estudiantes, Estudiantes en Movimiento, el Movimiento de Renovación Pedagógica, la Confederación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), FE-CCOO, STES-i, FETE-UGT y CGT —unidos en la Plataforma por la Escuela Pública— decidieron no acudir este lunes a la jornada de presentación del plan organizada por el ministerio. Público se ha puesto en contacto con el departamento que dirige Méndez de Vigo, pero no ha obtenido respuesta a las preguntas formuladas.

"El PP apuesta por medidas punitivas, por un modelo basado en la imposición, en lugar de en la convivencia", censura el presidente de la Ceapa, Jesús Salido, que critica que el documento elaborado por el ministerio hable de "violencia escolar" porque demuestra que el Gobierno quiere abordar el problema del acoso "desde la autoridad y la disciplina, y no desde la convivencia en positivo". "Parece un plan del Ministerio del Interior, no del Ministerio de Educación", concluye. 

A Uruñuela, en cambio, no le extraña tanto el tono sancionador del informe porque, explica, está en consonancia con el Artículo 124 de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), donde en el apartado de Normas de organización, funcionamiento y convivencia se hacen más referencias a "las medidas correctoras en caso de faltas" que al fomento de la convivencia en las aulas. Sin embargo, la norma choca, según él, con el planteamiento del Plan Estratégico de Convivencia Escolar presentado la semana pasada: "El documento del ministerio habla de participación, un concepto que desaparece completamente en la LOMCE", indica a Público.

El coordinador del Plan de Convivencia del PSOE no augura "ningún provenir" al documento del ministerio dada la actual situación política y critica también la "falta de acuerdo" en su elaboración. "Además, nuestro plan estuvo dotado con seis millones de euros; éste, en cambio, no tiene asignado ni un solo euro", añade.