Publicado: 13.01.2016 18:06 |Actualizado: 13.01.2016 18:06

Los siete mayores cambios para el medio ambiente que veremos en 2016

El fin del mito del coche eficiente, la emergencia definitiva del consumidor sostenible o la nueva movilidad urbana son algunos de ellos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
La cumbre del clima arranca el 30 de noviembre en París. AFP

Un globo de la Tierra tendido de una cuerda. AFP

El fin del mito de los coches eficientes

El coche eficiente ha sido el caballo de batalla de la industria durante décadas. La idea era convertir el viejo automóvil, ruidoso y contaminante, en el nuevo vehículo del siglo XXI, limpio y silencioso. Durante años, los fabricantes han esgrimido estadísticas que demuestran que los coches de hoy emiten una fracción de los óxidos de nitrógenos, partículas, etc., que emitían en los ochenta o noventa. Incluso se presentan datos de reducción paulatina de las emisiones de CO2. El caso Volkswagen ha dado al traste esta estrategia. Ahora sabemos que el coche eficiente de motor convencional es un callejón sin salida, que la reducción drástica de emisiones solo se podrá conseguir utilizando una tecnología completamente distinta.

Pero la industria ha anunciado con orgullo la venta de más un millón de coches en 2015, todos los cuales, menos 2.000, son de motor de gasoil o gasolina. Más de un millón de coches de los que expulsan humo por el tubo de escape, muchos de los cuales seguirán rodando en 2026.



La emergencia definitiva del consumidor sostenible

Tras el consumidor verde de tipo heroico que solo quería salvar al planeta, aunque fuera a costa de su salud y su bolsillo y el ecoconsumidor pijo, amante de productos eco súpersaludables y súpercaros, llega el consumidor sostenible, es decir, el que quiere ahorrar dinero, mejorar su salud y de paso salvar al planeta. Y a su encuentro sale toda una nueva rama de la economía: consumo colaborativo, economía circular, cultura de compartir más que de tener.

Muy buenos ejemplos de todo esto hay en la movilidad, con el auge del coche compartido en todas sus variantes, que está acabando con la cultura de “tener coche” propia de la gente de más edad. O nuevas formas de comprar comida, más orientadas a lo vegetal que a lo animal. O una nueva manera de considerar los artículos desechados, que antes tirábamos automáticamente a la basura, como valiosos objetos para reparar y dar una nueva vida.

La salida del armario del gamberro ambiental, sin complejos

Ahora que parece que hay un consenso mundial sobre la manera de proteger nuestro planeta del desastre climático, es posible que llegue a su fin del consenso sobre la sostenibilidad cotidiana. Hasta hace poco, los ciudadanos concienciados y responsables que comían poca carne e iban al trabajo en bicicleta se veían como algo folklórico, ligeramente ridículo pero completamente inocuo. Esto ha sido así hasta que estos ecociudadanos, a través de sus representantes, han conseguido alguna parcelilla de poder político. Y entonces hacen cosas tan horrendas como pretender combatir la contaminación restringiendo el uso del coche.

La reciente experiencia de Madrid ha mostrado como la respuesta de una parte no despreciable de la ciudadanía a esta restricción ha sido poner el grito en el cielo y acusar a los promotores de la medida de antisistemas que quieren destruir nuestro modo de vida civilizado y occidental. Unas cosas llevan a otras, y este mismo influyente sector de la opinión pública, que podríamos llamar el partido del chuletón y el tubo de escape, critica acerbamente la lucha contra el cambio climático, las energías renovables el reciclaje, el coche eléctrico, las recetas vegetarianas y muchas cosas más por el estilo. Sin complejos.

La nueva movilidad urbana

ANFAC ha presentado recientemente siete medidas para reducir drásticamente la contaminación en las ciudades. Todas ellas se pueden interpretar en la dirección de la nueva cultura de movilidad. Por ejemplo, el etiquetado de vehículos o la recuperación de las rutas de empresa.

Es muy interesante la división de todos los coches de España en seis categorías: desde la cero (azul) a la 5 (rojo carmesí). Es la base fundamental para que aquellos con etiqueta roja paguen más impuesto de circulación, no tengan acceso a zonas restringidas, etc.

Las consecuencias de la COP 21 de París

La resaca de París va a ser muy prolongada. Una vez que se firmó el último documento de compromiso de acción y se vació la última botella de champán, todo parece tranquilo, pero por debajo de esas calmadas aguas hay cientos de equipos jurídico-político-técnicos dispuestos a entrar en acción en cada una de la Potencias firmantes. Hay mucho trabajo por hacer: redactar nuevas leyes, conseguir aprobaciones parlamentarias, establecer nuevos protocolos de actuación y nuevas normas técnicas.

Como en las movilizaciones militares, una vez que la maquinaria técnico-jurídica se pone en marcha ya no hay forma de pararla. Esperemos que las 195 maquinarias estatales implicadas en la firma que echaron alegremente en la COP21 no se detengan esta vez.

El fin del mito del petróleo

El petróleo, que imponía tanto respeto hasta hace poco, está de capa caída. Para empezar, es barato, hasta extremos insultantes (27,07 dólares por barril el 11 de enero). Los países compradores ahorran dinero a espuertas (no los compradores de gasolina, que pagan casi lo mismo). Los países vendedores ya no reciben tanto dinero como antes, y su poder político mundial disminuye en proporción.

El fracking, la gran esperanza fósil hasta hace poco, se ha revelado como lo que es: una manera demasiado cara y demasiado contaminante de conseguir hidrocarburos. Hay una desgana general en todo el asunto petrolífero. Es verdad que todavía es la energía predominante en la economía mundial, pero cada vez se ve con más claridad la era post-petróleo. Comparado con las excitantes nuevas energías, como la termoeléctrica o la hidroeólica, el petróleo resulta decimonónico.

La contaminación visible (y hasta vistosa)

Hubo un tiempo no muy lejano en que la contaminación se podía masticar, literalmente (en Pekín todavía pueden hacerlo). Densas masas de partículas impedían toda visión más allá de cincuenta metros. La ropa tendida se llenaba de carbonilla negruzca y las medias y paraguas de agujerillos por el ácido sulfúrico.

Tras duro trabajo de eliminar calderas de carbón, cambiar fuel pesado por gas, alejar industrias, etc., la atmósfera volvió a recuperar su transparencia. Es verdad que eso era si la mirabas desde el interior de la ciudad, porque desde fuera la boina oscura se veía con claridad tras unos pocos días de atmósfera en calma. Pero en general nos dábamos menos cuenta, las autoridades municipales nos tranquilizaban y pensábamos que el problema había sido erradicado.

Según se ha informado, el episodio de contaminación de diciembre de 2015 aumentó en un 10% las consultas en urgencias en la ciudad de Madrid. Una y otra vez, se publican estudios que demuestran que la contaminación nos enferma. En la ciudad antes citada, a lo largo de 2015, la media mensual de densidad de dióxido de nitrógeno fue de 40 microgramos por metro cúbico. Esto va a salir a la luz. La contaminación no es un fenómeno natural, sino un problema que socava gravemente nuestra calidad de vida y que tiene solución.

Iniciativas y otras cosas

The Carbon Levy Project: 90 compañías de petróleo, gas y carbón son responsables del 63% de las emisiones totales de CO2. ¿Deberían pagar por este daño que hacen al clima?