Público
Público

Violencia machista Virginia P. Alonso: "Los grandes medios cuestionan sistemáticamente la credibilidad de las víctimas de violencia de género"

La adjunta a la dirección de 'Público' analiza el tratamiento periodístico y jurídico del caso de Juana Rivas en una mesa redonda con la periodista Cristina Fallarás y la abogada Francisca Granados, imputada por asesorar a la maltratada.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:

La adjunta a la direccón de 'Público', Virginia P. Alonso, con la periodista y colaboradora de este diario Cristina Fallarás. DANIEL MARCOS

“El problema de la violencia de género es transversal”, sostiene Virginia Pérez Alonso, adjunta a la dirección de Público, que este lunes ha participado en una mesa redonda sobre el caso de Juana Rivas en la Casa de la Mujer de Zaragoza, enmarcada en las jornadas Información y violencia machista.

Sin embargo, ese no es el enfoque con el que las agresiones machistas suelen ser abordadas desde buena parte de los medios de comunicación. “La violencia de género suele tratarse como un suceso puntual y no como una situación estructural”, explicó; algo que, en combinación con la aplicación de estereotipos machistas, lleva a que en las noticias, con las contadas excepciones de los medios que aplican una perspectiva de género, caso de Público, “se cuestione sistemáticamente la credibilidad de las víctimas de violencia de género” cuando sólo el 0,18 % de las denuncias entre 2009 y 2016 resultaron ser falsas. “Hablamos de derechos humanos, aquí no hay bandos posibles”, añadió.

Esa perspectiva machista hizo que, a partir del momento en el que Juana Rivas se negó a entregar a sus hijos, las informaciones sobre el caso de Juana alcanzaran un “punto de inflexión en el que ella era la mala de la película y él era un pobre padre al que iban a quitarle a sus hijos”, ya que “el tratamiento informativo se centró en el cumplimiento de la ley por parte de ella y no en todo lo que había detrás” de esa decisión.

Ese mismo tipo de tratamientos informativos tendía a obviar que su exesposo, Francesco Arcuri, era formalmente un maltratador condenado por el mismo sistema judicial español que después procedió contra Juana por el asunto de la custodia. En su caso, maltratador confeso ya que aceptó los cargos.

La sexualización incriminatoria de la mujer

“La construcción de los medios de comunicación fue bárbara”, señaló la periodista y colaboradora de Público Cristina Fallarás, que describió a Juana como “una mujer aterrorizada”. “Le tiembla la voz –dijo-. No sólo tiene miedo a lo que le ha sucedido sino a lo que le puede pasar. No tiene miedo por el recuerdo del terror, sino por el futuro del terror”.

Fallarás destacó la habitualidad con la que en parte de la prensa se tiende a “la sexualización de la mujer siempre que se le acusa de algo”, algo que ha ocurrido en el caso de la presunta violación múltiple de La Manada. “Plantear que una mujer puede disfrutar con la penetración múltiple de cinco personas es una barbaridad”, indicó.

La periodista Cristina Fallarás, la adjunta a la dirección de Publico, Virginia P. Alonso, la periodista Eva Pérez, la abogada Francisca Granados y la concejala de Igualdad de Zaragoza, Arantza Gracia. DANIEL MARCOS

En el caso de Juana Rivas, esa sexualización, de carácter incriminatorio, comenzó a producirse cuando las informaciones comenzaron a poner el acento en que a ella le gustaba salir de casa.

“El Estado de derecho no ha funcionado”

“El Estado de derecho no ha funcionado en el caso de Juana Rivas”, sostiene Francisca Granados, abogada y asesora jurídica del centro de Maracena (Granada) que la asistió e investigada en la causa abierta contra ella por varios presuntos delitos.

Granados reivindicó la consideración de los hijos de las mujeres maltratadas como víctimas de violencia machista. “Se trata de aplicar un enfoque de género y de derechos de la infancia, ya que estamos hablando de sus derechos fundamentales” y “de la necesidad de ser protegido de la violencia de género” en aplicación del principio del “interés superior del menor” en asuntos de familia.

Esa norma “ya está en la ley”, dijo, “pero no se aplica”, como quedó patente en el caso de Juana Rivas, cuyos hijos fueron entregados al padre, condenado por maltrato.

“Vamos a pedir responsabilidades”, anunció, por vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva de los hijos de Juana, ya que, según indicó, en la tramitación de su causa se obviaron algunos de los preceptos sobre protección de la infancia que marca la normativa, caso del estudio y seguimiento por parte de los equipos técnicos (psicólogos y trabajadores sociales) de los juzgados.

DISPLAY CONNECTORS, SL.