Publicado: 03.11.2016 21:45 |Actualizado: 03.11.2016 23:52

La Xunta tardó un mes en enviar al fiscal la grabación con las denuncias de malos tratos a menores en Vigo

Un ex trabajador del centro destinado allí hace diez años corrobora la versión de los niños y asegura que ya advirtió entonces a sus superiores de que había sido testigo de situaciones violentas y vejaciones

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El conselleiro de Política Social en Vigo, José Manuel Rey Varela. / EFE

El conselleiro de Política Social en Vigo, José Manuel Rey Varela. / EFE

VIGO.- El vídeo que recibió la Fiscalía de Menores de Vigo en el que varios chicos y chicas denuncian haber sufrido malos tratos, vejaciones y humillaciones en el Hogar San José de Vigo le fue entregado en mano a la Consellería de Política Social de la Xunta por el representante de un Gobierno extranjero en esa ciudad, país al que corresponde la nacionalidad de dos de los chicos. Ese vídeo, grabado por un psicólogo forense, fue entregado por el cónsul de ese país al responsable de los servicios de Protección del Menor de la Xunta el pasado 26 de septiembre. Pero el Ejecutivo autonómico no lo remitió a la Fiscalía hasta casi un mes después, alegando “que se había extraviado”.

Público omite el país al del citado consulado para proteger la identidad de los menores, que podrían ser fácilmente señalados si se desvela su origen (gozan de doble nacionalidad). Ambos chicos han manifestado a su Gobierno, a la dirección del Hogar San José y a los técnicos e inspectores de los servicios sociales de la Xunta de Galicia su deseo de dejar el centro y volver con sus familias.



El cónsul de ese país aseguró ayer a este diario que los responsables de la Consellería se comprometieron el 26 de septiembre “a abrir una investigación” sobre la denuncia y a informarles de cualquier novedad sobre la misma. Pero más de cinco semanas después, muestran su extrañeza por no haber obtenido respuesta alguna. E insisten en la posición de su país: “Llegaremos hasta el final de este asunto. Estamos muy preocupados por la situación de los dos menores y nuestro deber es protegerlos”, añaden.

De momento, ambos adolescentes siguen internos y a cargo de religiosas de la orden de las Hermanas de la Caridad que gestionan el centro. A él se dirigen niños y niñas tutelados por el Ejecutivo autonómico gallego en situación de riesgo o desamparo por su situación familiar.

Público trató ayer sin éxito de obtener la versión de la Consellería de Política Social, que dirige José Manuel Rey Varela, ex alcalde de Ferrol, presidente del PP local y que fue recuperado por Alberto Núñez Feijóo para integrar su Gobierno a los pocos meses de que En Marea le arrebatara la Alcaldía de esa ciudad tras las elecciones municipales del 2015. El día en que Público sacó a la luz la existencia de la grabación, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, aseguró que desconocía el asunto.

“Uno de los niños estaba realmente aterrorizado, se ponía a temblar en cuanto veía a una de las monjas”, revela un extrabajador del Hogar San José

El retraso en el envío del vídeo por parte de la Consellería de Rey Varela a la Fiscalía de Menores puede ser la causa de que hasta casi un mes después, el 25 de octubre, el fiscal no tomara declaración al psicólogo forense que habló con los jóvenes. En su testimonio, el experto también advierte al fiscal de que una joven, hoy mayor de edad, “afirma haber sido acusada por un trabajador del centro”. Tanto esa chica como el educador aparecen identificados en esa declaración, a la que ha tenido acceso este diario.

Por otro lado, Público ha podido saber que un ex trabajador del Hogar San José que prestó sus servicios allí hace un decenio se puso en contacto hace dos días con la Fiscalía de Menores de Vigo para ponerse a su disposición y corroborar varias de las denuncias que aparecen en la grabación. Según contó esa persona a este periódico, hace alrededor de diez años puso en conocimiento de sus superiores que había sido testigo de varias situaciones de maltrato a los menores, tanto a los adolescentes como a los más pequeños. Entre ellas, vio cómo “pateaban” a un niño, y también cómo, en la elaboración de las comidas, se utilizaban alimentos caducados y en evidente mal estado. “Estos han comido cosas mucho peores”, le espetó una monja cuando le advirtió de que una lata de tomate estaba repleta de moho.

La misma persona reconoce que tuvo que atender a escondidas a un niño de cinco años que padecía incontinencia y que se orinaba y defecaba encima, dado que las monjas le prohibieron en reiteradas ocasiones que lo limpiara y lo cambiara. “Estaba realmente aterrorizado, se ponía a temblar en cuanto veía a una de ellas”, apuntó.

El trabajador aún recuerda el nombre de aquel niño, que es el mismo que el de un adolescente de quince años que asegura en el vídeo sufrir un trauma que le obliga a acudir al cuarto de baño una quincena de veces al día, pero sin llegar a orinar la mayoría de las veces. Lo reconoce en la grabación poco después de recordar ante el psicólogo y el resto de sus compañeros cómo ante aquel problema de incontinencia que sufría con quince años, el personal del centro lo insultaba y lo amenazaba cada vez que llegaba tarde al baño.

El citado ex trabajador también recuerda por su nombre al educador al que el testimonio del perito ante el fiscal relaciona con el acoso a una chica, y lo señala como uno de los más temidos por los internos del centro.