Público
Público

El 080 es mucha ilusión y un entorno espléndido, de momento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 080 Barcelona Fashion se ha convertido en la pasarela de la ilusión por las expectativas que genera en los diseñadores jóvenes, que tienen a su disposición un marco espléndido y por lo mucho que se juega la Generalitat al apostar tan fuerte en la promoción de la moda.

Ambiente cosmopolita, público nuevo y más acorde con la edad de los creadores, y un backstage en un solo espacio abierto, es lo mas visible del nuevo 080, pero estos aires nuevos y el desembarco en Barcelona de la Escuela de Amberes (la producción está en manos de la empresa belga Lites) no garantiza la calidad, ni de las promesas locales ni de los de fuera, aunque para empezar, el sabor es bastante bueno.

Materialbyproduct, la marca australiana bajo la que se esconden Susan Dimasi y Chantal McDonald, ha abierto hoy la segunda jornada de la pasarela con una colección con cierto aire aborigen (líneas a base de puntos y estampados que imitan la madera), comercial en colores beige y marrón, y a base de terciopelo y seda.

La marca está muy presente en las prendas porque casi todas llevan su nombre en letras bien visible, y como guiño en los vestidos y las faldas, muy lenceras, un toque de dobladillo en la parte de atrás, para romper la monotonía de los bajos.

El holandés Maikel Bongaerts, con solo 25 años de edad, podría ser una de las promesas más sólidas del 080, porque su colección de hombre, casi toda en blancos, amarillos y tostados, ha sido fuera de lo común y con muchos acabados a mano.

Interesantes aunque difíciles de llevar, los monos con incrustaciones de perlitas, y muy bonitos las prendas de abrigo de piel y de lana.

Zazo&Brull (Javier Zazo y Clara Brull), ha presentado una colección algo repetitiva, de aspecto dura pero con un toque infantil, a base de negro y gris oscuro, en la que lo mejor han sido los abrigos, y lo menos acertado un tejido tecnológico al que denominan "basura" por su parecido con las bolsas para residuos.

Poco innovadoras pero muy agradables las propuestas de la francesa Elsa Esturgie, a las que se podría aplicar la máxima de que "poco es más". Vestidos suaves, abrigos y chaquetas de tweed en gris con cortes en vivo, sin forro y muy ligeros se han movido con elegancia por la pasarela situada sobre los lagos de la "Fuente de la cascada con el carro de la Aurora" del Parque de la Ciudadela.

Diplomada en Artes Plásticas, Elsa Esturgie presentó su primera colección en 1996, y actualmente distribuye sus colecciones en varios países de Europa, en Estados Unidos y en Japón. En España tiendas como Jofre de Barcelona y Zoe de Valencia tienen su ropa.

Las propuestas más "friki" y más coloristas han sido las de Elena Martín Lamothe, tanto para hombre como para mujer. Hombros enormes, tejidos brillantes y mucho volumen.

El mallorquín Alberto Tous no ha seguido ninguna pauta al elaborar esta colección, llena de drapeados, fruncidos, sedas y gasas, todo muy transparente y para mujeres imposibles.

La firma Il Galantuomo, bajo la que se esconde el coreano Gunhyo Kim, afincado desde hace años en Amberes (Bélgica), ha sido otra de las firmas extranjeras invitadas a este certamen de creadores no consagrados.