Público
Público

26-36. Francia se cuelga bronce al arrollar a una ausente Alemania

EFE

La selección francesa se colgó la medalla de bronce, un escaso premio para las aspiraciones del conjunto francés, que llegó a Noruega como máximo favorito para revalidar el oro conquistado en Suiza en 2006, tras imponerse por un contundente 26-36 a Alemania, que demostró no haber asumido su no presencia en la gran final.

Tras la decepción que supone siempre perder una semifinal, máxime cuando se llega con la vitola de campeón mundial, en el caso alemán, y europeo, en el francés, convierte el partido por la medalla de bronce en un ejercicio de voluntad.

Motivación de la que el conjunto germano demostró rápidamente carecer, quizá más preocupado por las lesiones de Roggisch, que ya no pudo jugar la semifinal, Kehrmann, o Baur, que tuvo que tuvo que retirarse a los once minutos de encuentro con el tobillo dañado.

Todo lo contrario que Francia, que quizá con la lección aprendida del año pasado cuando dejó escapar en el Mundial la medalla de bronce ante Dinamarca, en un choque en el que los galos la misma abulia que hoy exhibió Alemania, afrontó el choque con una mayor intensidad.

Argumento que les bastó a los franceses para dejar prácticamente sentenciado el duelo en apenas unos minutos, a base de contragolpes y más contragolpes que dispararon la renta gala hasta unos inalcanzables nueve goles (3-12).

Renta, que pese a un tímida reacción alemana, no dejó de crecer hasta alcanzar un tope máximo de diez tantos (6-16), que ni tan siquiera la presencia de habituales suplentes como Kempe o Krantz hicieron menguar al llegar el descanso (9-18).

Pese a lo escandaloso del marcador, en el encuentro disputado por estos dos mismos equipo en la segunda fase Francia se impuso por 23-26, el conjunto galo no bajó el pistón en la segunda mitad, en la que llegó a gozar de hasta trece goles (11-24) de ventaja.

Sin embargo, con la medalla de bronce ya al cuello, y conscientes del duro calendario que les espera a los internacionales franceses en los próximos meses, los de Claude Onesta se relajaron finalmente, lo que permitió a Alemania "maquillar" el marcador final (26-36)

Un resultado que servirá a Francia, si es que el triunfo de la pasada en Trondheim para aplacar sus ganas de revancha, para vengar la eliminación de los galos a mano germanas en las semifinales de pasado Mundial de Alemania 2007, en un choque marcado por la polémica actuación arbitral.

Ficha técnica:

26 - Alemania: Fritz; Schroeder (3), Glandorf (2), Kraus (3), Hens (6), Klein (1) y Klimovets (2) -equipo inicial- Bitter (ps), Von Behren (-), Hermann (1), Baur (-), Zeitz (1), Jansen (7, 3p) y Kaufmann (-)

36 - Francia: Omeyer; Abalo (6), Fernández (1), Dinart (-), Narcisse (7), Karabatic (6) y Girault (8, 5p) -equipo inicial- Karaboue (ps), Guillaume Gille (1), Kempe (2), Krantz (1), Ostertag (2), Paty (2) y Guilbert (-)

Marcador cada cinco minutos: 1-3, 2-8, 3-12, 6-12, 6-16 y 9-18 (Descanso) 11-22, 13-26, 15-27, 19-30, 24-33 y 26-36 (Final)

Arbitros: Vakula y Ljudovik (Ucrania). Excluyeron por dos minutos a Schroeder (2) y Klein por Alemania; y a Karabatic, Narcisse y Paty por Francia.

Más noticias de Política y Sociedad