Público
Público

Los 1.300 pasajeros del crucero encallado en Turquía serán evacuados hoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 1.300 pasajeros del crucero Sky Wonder, en su mayoría españoles y portugueses, que se encuentran encallados desde el pasado martes en la Costa Egea de Turquía serán evacuados hoy, según informó a Efe una de las personas que están a bordo.

El periodista español José Manuel Rodríguez, en conversación telefónica, explicó que a primera hora de hoy se informó a los pasajeros del Sky Wonder que el crucero había sido suspendido y que a partir de este mediodía (10.00 GMT) se procederá a la evacuación de los turistas del barco, que serán llevados al aeropuerto de Kusadasi y desde allí retornarán a sus ciudades de origen.

"Ayer por la noche se realizó el último intentó de sacar el barco del terreno arenoso en el que se encuentra encallado, aunque fue sin resultado", añadió Rodríguez.

El Sky Wonder, un barco-hotel de 47.000 toneladas con capacidad para más de 1.500 pasajeros y una tripulación de 574 personas, partió esta semana de Estambul para hacer un crucero de una semana por diversos puertos turcos y griegos del Egeo, organizado por la agencia turística española Pullmantur.

En su primera escala, en la bahía turca de Kusadasi, el barco se detuvo a unos 300 metros de la costa para ser transportado por los remolcadores al puerto.

"No nos dijeron que el barco había encallado, sino que las máquinas de los remolcadores se habían estropeado", relató Rodríguez.

En declaraciones a los medios turcos, el prefecto de Kusadasi, Mustafa Esen, explicó que se habían trasladados dos remolcadores más de otras localidades para intentar rescatar el barco, pero no fue posible.

El prefecto aseguró que cuando ocurrió el incidente se preparó un dispositivo para sacar del barco a los pasajeros, incluidas varias ambulancias, pero que tras una conversación con el capitán, éste rechazó la evacuación.

José Manuel Rodríguez declaró a Efe que desde que el barco encalló se intentó liberarlo, sin ningún éxito, y que el miércoles se permitió a los pasajeros desembarcar y visitar las cercanas ruinas de Éfeso.

Rodríguez se lamentó de la falta de información: "El capitán no ha comparecido para dar explicaciones".

Con todo, el pasajero español puntualizó que "la gente está tranquila" y no se han producido incidentes a bordo, salvo algunos choques verbales con la tripulación.