Público
Público

47 Esculturas revelan la trayectoria de Pablo Serrano en su centenario

EFE

Cuarenta y siete esculturas integran la exposición abierta en León de Pablo Serrano y que reúne por primera vez la totalidad de las obras seleccionadas para conmemorar el centenario del nacimiento del artista turolense.

Por problemas de espacio, no se habían exhibido juntas en un mismo espacio todas las piezas seleccionadas por el Museo Pablo Serrano de Zaragoza para la exposición itinerante que se organizó en 2008 para conmemorar el centenario del nacimiento del artista.

Sin embargo, en el Museo Provincial de León hay sitio suficiente para mostrar la obra del artista, que se aglutina bajo el nombre de "Las huellas del caminante", según ha explicado el director del Museo, Luis Grau.

La exposición está compuesta además de por piezas escultóricas, por una serie de dibujos y textos que contextualizan la obra del propio escultor.

Incluso, como si fuera una obra más, se proyecta un documental protagonizado por Serrano, quien explica cómo va haciendo su obra, según ha explicado en el acto de presentación la directora del Museo Pablo Serrano, María Luisa Cancelo.

De las 47 esculturas de la muestra, cinco de ellas son de gran formato, y junto a ellas se exponen diecinueve dibujos, cinco cuadernos y dos proyecciones audiovisuales, además de paneles con la biografía del artista.

La muestra, que estará abierta hasta el 12 de julio, arranca con una escultura, titulada "Hombre andando por la playa", la única que inicialmente recuperó el escultor de sus trabajos en Uruguay y que simboliza la voluntad de iniciar un camino nuevo.

En el primer bloque de la muestra, aparece una serie de trabajos realizados por el artista desde 1956 a 1959 en España, que constan de once esculturas y cuatro dibujos, y son ejemplos de varias de sus series, una de ellas la que tiene el título de "Ritmos en el Espacio", una de las más importantes del artista y que son un conjunto de esculturas de metal que simbolizan el movimiento.

En esta muestra, aparecen además cuadernos de dibujos del autor, uno de ellos de una pieza que ni siquiera existe ya.

En la exposición, también hay un bloque dedicado a las referencias figurativas que el escultor alternó con las obras abstractas durante toda su carrera.

Pablo Serrano murió el 26 de noviembre de 1985 en Madrid y sus obras fueron legadas al Museo Pablo Serrano de Zaragoza, del que procede el grueso de las piezas de esta exposición.

La muestra está producida por la Obra Social y Cultural de Ibercaja y el Museo Pablo Serrano.

Pablo Serrano era un hombre excepcional, tenía una capacidad que no poseen todos los artistas, puesto que trabajaba perfectamente cualquier tipo de materia, desde el mármol, al bronce, entre otros, según ha explicado la directora.

Además, fue un "maestro de artesanos", ya que en cierta medida no separó su vocación de artista con la de maestro y el resultado "fue fantástico".

La exposición inició su andadura en febrero de 2008, y hasta la fecha ha sido visitada por más de 53.000 personas en nueve localidades.

Más noticias de Política y Sociedad