Público
Público

Los 50 conciertos nunca dados

Esta semana los representantes de Michael anunciaban que el artista comenzaría la gira cuatro días antes, adelantada al 13 de Julio, y de este modo "entradas extra" estarían disponibles para su masa internacional de seguidor

PÚBLICO.ES

Parecía como si a Jackson se le hubieran cruzado los cables ¿Cincuenta conciertos en un verano? ¿Acaso quería el rey del Pop dar un concierto por cada año de vida?¿Echaba de menos los escenarios y tenía mono de espectación?

En las últimas semanas, Jackson se preparaba a conciencia e incluso había iniciado los ensayos para afrontar una serie de 50 conciertos en Londres, con todas las entradas agotadas, en el que iba a ser su regreso a la música con una serie de conciertos que comenzarían el próximo 17 de julio en el corazón de la capital inglesa. Pero a Jackson no le ha dado tiempo a despedirse de su marea de admiradores.

Mientras sus millones de fans rompían la hucha para no perderse las últimas cincuenta actuaciones del Michael el O2 arena de Londres, la prensa especializada explicaba que estas actuaciones permitirían al artista sanear sus maltrechas financias. Se calcula que el vendedor de 13 albúmes número uno arrastraba una deuda de unos 400 millones de dólares, unos286  millones de euros. Una cantidad que se desconoce con seguridad por quién será asumida tras la muerte del mito del pop, tras crearse una importante polémica entre las aseguradoras por la fragilidad física del artista durante estas últimas semanas. No obstante, según ha declarado Randy Phillips, máximo representante deAEG Live, la compañía se ha mostrado capaz de asumir el importante agujero económico dejado por el artista.

Fue de hecho la compañía AEG Live la que persuadió al cantante para que actura cincuenta noches en el corazón de Londres y les devolviera así todos los millones que debía, según publica TimesOnline.Tras la repentina muerte del artista, ahora la compañía se enfrenta a otra cuestión diferente: la devolución de todo el dinero de las entradas a sus fans.

El anuncio del medio centenar de conciertos desató una histeria entre los admiradores del cantante, que creó un mercado negro de reventas paralelo en el que las entradas se vendían a 1.ooo libras cada una. Lo que comenzó con una serie de diez actuaciones, imediatamente ascendio a 50 ante la demanda de miles de seguidores internacionales. 

El anuncio de esos conciertos por el propio Jackson, que acudió personalmente al recinto londinense en una de sus raras apariciones públicas, dio lugar a una nueva jacksonmanía hasta el punto de que 360.000 seguidores solicitaron entradas antes incluso de que se pusieran a la venta.

En cuestión de horas, un millón de personas intentaron conseguir entradas para los diez conciertos programados inicialmente, que pronto se convirtieron en cincuenta.

Aunque los médicos del cantante aseguraban que se encontraba en unas buenas condiciones de salud para hacer frente a semejante reto artístico Jackson se mostraba indiginado y manipulado por la situación."No sé cómo voy a hacer frente a esto, estoy realmente enfadado", sentenciaba el rey del Pop, según recoge TimesOnline.

Paradójicamente, justo esta semana los representantes de Michael anunciaban que el artista comenzaría cuatro días antes, adelantada al 13 de Julio, su gira londinense y de este modo "entradas extra" estarían disponibles para su masa internacional de seguidores.

A Jackson le crecían los enanos alrededor del asunto de las cincuenta actuaciones. A pesar de habarse visto obligado a realizarlos por cuestiones económicas, por otro lado le llegaron denuncias por la incompatiblidad de las actuaciones con otro contrato firmado anteriormente por Michael con una segunda compañía.

All Good Entertainment, se querelló oficialmente con el cantante arguyendo que los cincuenta conciertos suponían una ruptura con un contrato firmado en noviembre, en el que Jackson firmaba que se reuniría con sus hermanos con sus hermanos del grupo Jackson Five y su hermana Janet Jackson en julio de 2010. Según el productor musical, el contrato obligaba a una total exclusividad al rey del Pop que no podía dar ningún concierto antes de esa fecha.All Good Entertainment iba a pagar al rey del pop hasta 30 millones de dólares por esta acutación. "Treinta millones de dólares por un concierto es algo nunca antes visto, por eso estamos tan frustrados", comentaba un representante de la citada productoral musical.

Más noticias de Política y Sociedad