Público
Público

Las 1.500 personas atrapadas en Montserrat han sido evacuadas en teleférico

EFE

Las 1.500 personas que se encontraban en el santuario de Montserrat (Barcelona) cuando se ha producido el desprendimiento que ha cortado los accesos terrestres a la montaña, han podido abandonarla utilizando el teleférico, según ha informado a EFE el patronato de Montserrat.

El teleférico ha sido el único medio de acceso y salida al santuario de Montserrat que ha permanecido operativo, después de que un desprendimiento ocurrido hoy a las 13,55 horas haya cortado la carretera y haya inhabilitado el trayecto del tren cremallera.

Fuentes del Patronato de la Montaña de Montserrat han señalado que "entre 15 y 30 personas" han preferido quedarse a pernoctar en el santuario "porque no tenían prisa o no querían abandonar el coche en el aparcamiento de la montaña".

Estas personas dormirán esta noche en las celdas del monasterio o en el hotel del recinto y los gastos correrán a cargo del Patronato de la Montaña de Montserrat, según las citadas fuentes.

Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) ha habilitado un servicio de autobuses lanzadera para trasladar a los pasajeros desde el teleférico hasta el aparcamiento del tren cremallera.

De esta manera, las personas que habían llegado en coche a Monistrol, al pie de la montaña, y habían subido a Montserrat en el tren cremallera han podido volver a sus hogares en su propio vehículo.

Asimismo, FGC ha aumentado la frecuencia de paso de los trenes que comunican Monistrol (Barcelona) con las principales localidades catalanas, para facilitar la vuelta a casa de las personas que han dejado el coche en el aparcamiento del santuario de Montserrat.

Fuentes del Patronato de la Montaña de Montserrat han señalado que "probablemente las lluvias han propiciado el desprendimiento, en una zona que ya es de por si proclive a este tipo de accidentes".

Aunque durante la jornada de hoy, el temporal ha dado un respiro y ha perdido intensidad, Protección Civil mantiene en estos momentos la alerta de emergencia Neucat, ya que según las previsiones, el tiempo amenaza con empeorar de nuevo en el norte de Cataluña.

El servicio meteorológico de Cataluña (SMC) ha emitido un aviso de riesgo por el estado del mar, con mar de fondo en el cuadrante nordeste, donde se podrán dar olas de hasta 2,5 metros, por lo que Protección Civil recomienda no acercarse a las zonas de riesgo.

Los municipios de la Costa Brava han sido los más afectados por el temporal, en especial los de Blanes, Tossa, Palamós o L'Escala o Castell-Platja d'Aro, L'Escala, cuyos puertos y paseos marítimos han quedado muy dañados, por lo que los responsables municipales quieren reunirse con representantes de la Generalitat y el Ministerio para abordar el arreglo de estas infraestructuras.

El temporal también se ha dejado sentir en Barcelona capital -sin que haya hecho todavía un balance de los daños- sobre todo en la zona de playas urbanas.

El ayuntamiento de la capital ha mantenido las playas y los espigones cerrados para que los ciudadanos no se acercasen a las zonas peligrosas y evitar nuevas víctimas, después de que dos personas fallecieran ahogadas tras ser arrastradas por las olas, una en el Prat de Llobregat y la otra en el puerto olímpico.

En las comarcas de interior, como la Garrotxa y el Ripollés, en Girona, todavía hay núcleos y casas rurales aisladas por la nieve caída desde el jueves, aunque los alcaldes de esos municipios están en contacto con Protección Civil por si hubiera que hacer una actuación de emergencia, mientras se abren al tráfico los caminos y carreteras.

En estos momentos, hay dos carreteras comarcales cortadas en las provincia de Girona, una por hielo y nieve y otra por agua, y en otras dos más es necesario el uso de cadenas.