Público
Público

Los 54 detenidos por robo en bancos habrían obtenido más de 2 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil y la Policía Nacional han desarticulado una red internacional especializada en el robo a entidades bancarias y joyerías y han detenido a 54 de sus presuntos miembros, de origen mayoritariamente colombiano, que podrían haber acumulado dos millones de euros en más de 150 robos en España.

La investigación, desarrollada en el marco de la operación "Pope- Rulos", comenzó en septiembre de 2007, a partir del registro de un robo con violencia en Valverde del Camino (Huelva), según ha explicado hoy en una rueda de prensa el teniente coronel de la Guardia Civil Luis Guijarro, responsable de la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado.

La banda, según Guijarro, estaba formada por células de cinco o seis miembros que se alternaban en cada acción semanal, que utilizaban distintas nacionalidades falsas y que, sin contar con una "cabeza visible", empleaban el mismo "modus operandi".

Los integrantes de la banda se reunían los fines de semana en bares latinos del barrio madrileño de Quintana, donde daban salida al "botín" recaudado y planificaban la semana siguiente.

De lunes a viernes, cada grupo se desplazaba desde Madrid a las diferentes Comunidades Autónomas, en las que cometían robos y hurtos en joyerías y bancos y a los clientes de estos negocios durante las mañanas y llevaban a cabo tareas de vigilancia por las tardes.

Entre las estrategias utilizadas por los atracadores, destaca la técnica del "cogotazo", mediante la que localizaban a una persona de cierta edad que retirara grandes cantidades del cajero, y con un golpe violento conseguían sustraerle el dinero.

Asimismo, se servían de otras técnicas, como "la siembra", despistando a la víctima desperdigando billetes por el suelo, y "la mancha" o "la samaritana", que consiste en distraer a la víctima fingiendo ataques epilépticos o crisis de ansiedad, métodos también utilizados en el interior de las entidades bancarias.

En los 37 registros practicados por la Policía y la Guardia Civil en domicilios y locutorios de la Comunidad de Madrid, se han intervenido gran cantidad de joyas, útiles para la fundición de oro, utensilios para la falsificación de documentos y pasaportes falsos de varias nacionalidades iberoamericanas.

Asimismo, las autoridades policiales se han incautado de herramientas para la comisión de robos, material electrónico, perfumes, ropa y gafas de marca, más de 40.000 euros en efectivo y numerosos resguardos de envío de dinero emitidos a Colombia.

Antes de instalarse en España, esta red actuó en lugares como Pekín, Malasia, El Cairo, Hong Kong o Dubai y en ciudades europeas como Amsterdam, Berlín o Milán.

En estas ciudades, además de intentar robar en bancos, tenían como objetivo robar en ferias de joyería.