Público
Público

74-82. Marc Gasol deja su sello en Vistalegre y el Akasvayu vence al Estudiantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marc Gasol ha dado un paso definitivo en su juego durante la pasada temporada y el presente curso, un paso que le ha convertido en un jugador determinante, en un hombre capaz de dominar partidos como el ganado por su equipo, el Akasvayu Girona, frente al cada día más irreconocible MMT Estudiantes.

En realidad, el Akasvayu ganó por algo más que por Gasol. Pero el mejor sobre la pista, el hombre que más inclinó la balanza, fue el pívot de Sant Boi. El hermano de la estrella española de Los Lakers, el hermano de Pau, reina a este lado del Atlántico en la consideraba mejor liga del mundo fuera de la NBA.

Gasol firmó 23 puntos para mantenerse en la vanguardia de la tabla de mejores anotadores del campeonato dentro de un partido que nació de espaldas al Estudiantes (3-18 m.5). La serie lanzadora del mediano de la saga Gasol le retrata en su dimensión como pívot: siete de nueve de dos y nueve de trece en tiros libres. Los dos últimos tiros libres que falla llegaron en la recta final del choque. De no haber sido por esos tiros libres y por la única falta que le señalaron habría cerrado una valoración estadística de 35 puntos.

Los fallos en la línea de personal y la personal rebajaron su nota a 32 puntos, la nota más alta de todas. El jugador que más se le acerca es Victor Sada, que terminó con veinte puntos de valoración. Pues bien, el mejor hombre del Estudiantes, el italo-argentino Pancho Jasen, obtuvo una calificación de dieciséis puntos tras firmar diecisiete tantos (1/4 de dos, 4/6 triples y 3/4 tiros libres).

Es decir, el jugador más destacado del conjunto estudiantil sólo fue la mitad de bueno que Gasol. Eso ya dice bastante. También dicen bastante de lo que ocurre por las oficinas de la Calle Serrano, sede del club colegial, los nombres del quinteto inicial del croata Velimir Perasovic: Morandais, Lewis, Lorbek, Russell y Junyent.

Un único nacional en un equipo autoproclamado de 'patio de colegio'. En otro tiempo sí. Hoy no. De los cinco titulares, el único nacional, el recién llegado Oriol Junyent, que no es un hombre formado en la cantera del 'patio de colegio', estuvo en pista un total de 4:51 minutos.

Aún más, Gonzalo Martínez, un mito de la fábrica del Ramiro de Maeztu, heredero de una estirpe histórica en el baloncesto estudiantil y en España, hijo del gran Juan Martínez Arroyo, un hombre con un cerebro privilegiado para jugar a este deporte, no salió ni un segundo. Y ya son varios los partidos en los que sucede lo mismo.

No hay ningún base mejor que Gonzalo Martínez en la plantilla del Estudiantes. Pero claro, apenas quedan recuerdos de esa cantera que hace pocas temporadas llevó al Estudiantes hasta la final de la ACB, de esa manera de trabajar que ha mantenido a los colegiales entre la elite a su forma, con sus propios métodos, con gente de la casa. Siempre con gente de la casa.

El club que hereda en la presidencia Javier Tejedor, que se presentaba en sociedad en este partido, se sostiene sin saber bien cómo. Fernando Bermúdez ha legado una sociedad amenazada por el descenso, dinamitada en las estructuras deportivas y desnaturalizada. Este es el presente del Estudiantes.

Contra el Girona ni siquiera pudo jugar en su cancha habitual. Ha necesitado la cooperación del Real Madrid para poder jugar en Vistalegre, feudo del cuadro madridista. Es más, el Madrid le ha hecho otro favor aún más importante este fin de semana. El Madrid ha ganado al Grupo Begar León, con el que Estudiantes pugna en los puestos de descenso. Pero ese favor no ha sabido agradecerlo. Para esto tenía que ganar al Akasvayu. Para eso, tenía que seguir siendo el Estudiantes que siempre ha sido, no el que ha dejado tras de si Fernando Bermúdez.

.

74 - MMT Estudiantes (16+23+18+17): Russell (12), Lorbek (4), Morandais (-), Lewis (15), Junyent (-) -cinco inicial-, Sánchez (5), Pietrus (8), Jasen (17), Suárez (8) y Torres (5).

82 - Akasvayu Girona (29+16+21+16): Sada (8), McDonald (19), San Emeterio (15), Daniels (14), Gasol (23) -cinco inicial-, Cvetkovic (2), Whitfield (-), Middleton (-) y Radenovic (1).

Árbitros: Arteaga, Jimémez y Sacristán. Excluyeron por personales a Jasen.