Público
Público

77-69. El Madrid supera al Akasvayu y atisba la Euroliga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pasaporte directo para la Euroliga 2008-09 que premia al ganador de la primera fase liguera sobrevuela al Real Madrid, que por lo demostrado ante el Akasvayu Girona también sabe ganar en las tardes menos lúcidas y, a falta de seis jornadas para dar forma a las series por el título, tiene la clasificación continental a un paso.

La grada y el choque tardaron en calentarse. El primer cuarto discurrió con una atonía inesperada. El Madrid estaba preparado para combatir los estragos de Marc Gasol, muy ordenado en todo lo defensivo. El Akasvayu mostraba buena disposición, determinación de sacar algo positivo en un terreno muy empinado, pero poco entonado en ataque.

Las alternancias defensivas locales, constantes, rebajaron el flujo anotador de Gasol, que leyó perfectamente la situación y se erigió en un puntal clave para el rebote. Sólo el estadounidense Charles Smith cogió el pulso al choque desde el principio.

Él y Raúl López, que no salió hasta el segundo cuarto, dieron la delantera al líder desde la línea de 6,25 metros. Un parcial de 8-2 gestado en el juego exterior, que luego creció hasta un 20-9, rentabilizó la pelea del belga Axel Hervelle en las dos zonas.

Aún así, y pese a la brecha abierta (24-13), el Akasvayu continuó sereno. Marc Gasol ingresó en el banco nada más salir Felipe Reyes, un duelo ansiado por muchos. Los técnicos habían pintado otros objetivos en la pizarra.

Los gerundenses aprovecharon los tiros libres para seguir el ritmo y dar preocupaciones al Madrid. El diez de catorce desde los 4,60 que el Akasvayu firmó en los dos primeros cuartos equilibró un choque que casi se parte a los catorce minutos por una técnica que significó la tercera falta de Reyes.

Mediado el encuentro, con 42-35 en el marcador, los triples sostenían al cuadro madrileño (6/13) y los tiros libres a los catalanes. Ni lo uno ni lo otro aclaraba el panorama de un choque menos intenso de lo supuesto.

Lo que nunca descuidó ninguno de los dos equipos fue la defensa. El tercer cuarto prolongó el incesante pulso destinado a evitar la creación del rival más que a producir en el aro contrario. Fernando San Emeterio dinamizó al Akasvayu, pero nadie conseguía dar un puñetazo sobre la mesa.

Por otra parte, la contienda entre Reyes y Gasol tampoco llegaba. El madridista jugó el tercer cuarto sin cruzarse con Marc. En general, ninguna situación alcanzaba su punto álgido. Ahora bien, los hombres de Pedro Martínez, sin hacer ruido, cubrieron el periodo con éxito para moverse en un escenario de posibles en la cuenta atrás del último corte (57-54).

Gasol, con diez puntos y siete rebotes, aún tras un cuarto entero inédito, lideraba la estadística. Nadie había reunido más méritos que él. Ese dato podía considerarse lo único corriente. Porque el Madrid, que vivió de los triples hasta el descanso, perdió el tino y quemó siete posesiones desde el arco entre el minuto veinte y el treinta sin hacer diana, pero ni eso le arrebató la iniciativa.

El Akasvayu, de todo modos, esperaba mucho del cierre. Pensó que para ganar había que atar en corto lo que sucediera hasta encarar la recta final. Pudo darle resultado de no mediar Raúl López. El base desgranó algunas de sus habilidades, sobre todo en el pase, para evitar un apagón de las constantes vitales blancas cuando el Akasvayu más claro lo tenía y, gracias a él, la Euroliga 2008-09 está un poco más cerca para el Madrid.

.

- Ficha técnica:

77 - Real Madrid (24+18+15+20): Llull (5), Smith (10), Mumbrú (13), Hervelle (4), Papadopulos (8) -cinco inicial-, Sekulic (5), Pelekanos (-), López (17), Reyes (10), Iturbe (3) y Tunceri (2).

69 - Akasvayu Girona (13+22+19+15): Sada (8), McDonald (6), Cvetkovic (9), Daniels (5), Gasol (12) -cinco inicial-, San Emeterio (19), Radenovic (6), Whitfield (-), Nagys (-), Montáñez (-) y Middleton (4).

Árbitros: De la Maza, Perea y Muñoz. Excluyeron por personales a Reyes (m.36). Señalaron técnica a Reyes por protestar una personal (m.14).