Público
Público

83-85. La Penya se lleva la victoria en Manresa en un partido vibrante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El DKV Joventut se impuso al Ricoh Manresa (83-85) en un partido muy emocionante y vibrante en el que la 'Penya' dominó el partido, pero los locales tuvieron la opción de dar la vuelta al marcador en los últimos segundos.

Los locales jugaron muy concienciados todo el partido a no dejar escapar ninguna opción de victoria. No le ayudó la calidad de los hombres de Aíto, por su puesto, así como tampoco tuvo a su favor el acierto en las decisiones arbitrales. Al final, victoria de los de Aíto por solo tres puntos, cuando llegó tener a una diferencia de 18.

Los dos equipos jugaron de inicio con gran intensidad. En los primeros minutos del partido, el Manresa tuvo peor suerte y sus tiros no entraron.

La Penya cogió su primera ventaja importante: 10-19 (min. 5), después de un parcial 0-10, con dos triples consecutivos (de Rudy y de Lubos Barton). Ponsarnau se vió obligado a pedir tiempo muerto. El Ricoh mejoró su tiro. Principalmente gracias a Tobey Bailey, que transformó dos triples que dejaban su equipo a cuatro puntos (22-26, min. 9). Para acabar el cuarto, Ponsarnau hizo entrar a Espil, que cumplió y consiguió una canasta sobre la bocina (24-26, min. 10).

En el segundo cuarto, el equipo de Badalona continuó acertado, pero el Manresa no se desenganchaba. En este cuarto, consiguieron puntos todos los jugadores del Joventut. La actuación arbitral ponía nerviosos a los manresanos (la Penya se fue al descanso con solo cinco faltas) y al final de este cuarto lo pagó caro: con 35-43 en el marcador.

Juan Alberto Espil cometió una falta, la protestó y se llevó la técnica. En un suspiro, la diferencia paso a ser, gracias a los tiros libres, de 14 puntos a favor de los badaloneses (35-49, m. 20).

A la vuelta del descanso, los locales salieron a intentar frenar la Penya. Pero Jagla, Barton y Rudy anotaron con facilidad. De nuevo, Ponsarnau pidió tiempo. Funcionó y el capitán Rafa Martínez consiguió un triple, que reducía la diferencia a 5 (40-55, min. 24).

Sin embargo Jagla respondió con la misma moneda y consiguió para su equipo la máxima diferencia del partido, de 18 puntos (40-58, m. 24). El Manresa no se rindió y siguió luchando con una fuerte defensa. Los locales respondieron cobn un triple de Barton, con siete puntos consecutivos (55-63, min. 29). Al final del tercer cuarto, la diferencia era de siete, pero el partido esta abierto.

El último cuarto fue un concentrado del resto del partido. Para empezar falta técnica a Lubos por encararse con el público, intercambio de triples de los dos equipos y máxima intensidad.

Los triples fueron vitales para el Manresa en este cuarto. Primero fue Rafa Martínez, y le siguieron Javi Rodríguez y Tobey Bailey, este para reducir especialmente el marcador (77-81, m. 38).

Aíto solicitó un tiempo, pero seis puntos consecutivos de Guille Rubio empataban el partido (83-83, m. 40). Hacia falta ahorrar tiempo y Guille Rubio cometió falta sobre Rudy, que falló uno de los tiros. El Manresa jugó bien su ataque, tiró Grimau pero no tuvo suerte.

Los árbitros pitaron la cuarta de Javi Rodríguez y aunque Jagla también falló un tiro y dejó el marcador en 83-85 a falta de dos segundos, la falta de Grimau sobre Rudy pasó desapercibida para los colegiados y la Penya se llevó la victoria para Badalona.

- Ficha técnica:

83. Ricoh Manresa (24+11+22+26): Rodríguez (3), Martínez (19), Bailey (18), Rubio (14), Asselin (14) -cinco inicial-, Callahan (7), Espil (4), Alzamora, Sánchez, Grimau (4) y Hernández.

85. DKV Joventut (26+23+15+21): Rubio (9), Fernéndez (26), Barton (13), Jagla (11), Popovic (6) -cinco inicial-, Hernández-Sonseca (2), Ribas, Laviña (9), Miso (6) y Mallet (3).

Árbitros: Arteaga, Alzúria y Cortés. Eliminado por cinco faltas: Rafa Martínez (m. 37).