Público
Público

Abjasia, una república autoproclamada a orillas del mar Negro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La separatista república de Abjasia, que hoy pidió a la comunidad internacional que reconozca su independencia, se encuentra al noroeste de Georgia, a orillas del mar Negro, tiene una superficie de 8.700 kilómetros cuadrados y comparte una frontera de 210 kilómetros con Rusia.

Tras el éxodo de 270.000 georgianos durante el conflicto armado de 1992-1993, que causó unos 17.000 muertos, la población actualmente la forman unos 220.000 habitantes, la mayoría abjasos y unos 60.000 georgianos retornados, así como las minorías rusa, armenia y griega.

Famosa por sus balnearios en la época de la URSS, tras el bloqueo formal impuesto por la comunidad pos-soviética en 1996 Abjasia vive de la construcción, la agricultura (sobre todo, cítricos), el comercio minorista y el turismo procedente de la vecina Rusia.

La situación económica es difícil, las inversiones no llegan por el carácter polémico de los contratos de propiedad en un territorio separatista, aunque empresas militares rusas sí adquirieron algunos sanatorios, y muchos habitantes se ganan la vida trabajando en Rusia.

Una gran mayoría de los abjasos se acogió en los últimos años a la ciudadanía rusa, que Moscú concedió en secreto a los habitantes de esa región, pese a las protestas de Georgia, que acusa a Rusia de "anexión soterrada".

El conflicto georgiano-abjaso, como muchos otros en el espacio de la antigua URSS, tiene sus raíces en los tiempos de Stalin, quien en 1931 integró la República Socialista Soviética de Abjasia, creada en 1925, en el seno de su Georgia natal.

En 1992, después de la desintegración de la URSS, Georgia restableció su Constitución democrática de 1921, lo que fue interpretado por los abjasos como la supresión del estado autonómico de su república.

El Legislativo abjaso, a su vez, restableció la Constitución de 1925, que proclamaba la soberanía de Abjasia, tras lo cual la Guardia Nacional georgiana y paramilitares entraron en territorio de la región, bajo el pretexto de proteger los ferrocarriles.

Pero la ayuda masiva de voluntarios de las repúblicas del Cáucaso Norte de Rusia y de los militares rusos permitió a los separatistas derrotar y expulsar a los georgianos y recuperar el control de toda la región, menos algunas zonas montañosas limítrofes con Georgia.

El conflicto fue detenido en 1994, con mediación de la ONU, y ese mismo año se creó una zona desmilitarizada por el río fronterizo de Inguri, que ocuparon militares rusos en calidad de una fuerza de interposición con mandato de la comunidad pos-soviética.

La "independencia" de Abjasia fue proclamada en la nueva Constitución del 26 de noviembre de 1994 y en el Acta del 12 de diciembre de 1999 a raíz de un referéndum, aunque ningún país la ha reconocido.