Público
Público

Abuchean a los Lakers en su campo y los Suns siguen encendidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La catedral del "showtime", el Staples Center, de los Ángeles, vivió una noche histórica después de ver como los aficionados de los Lakers, los actuales campeones de liga, eran abucheados por sus propios seguidores ante el pobre juego que ofrecieron frente a los Rockets de Houston.

Mientras que los Suns de Phoenix, que el pasado viernes habían sido humillados en el mismo escenario, recuperaron su condición de equipo ganador para volver a tener la mejor marca de la NBA.

Esta vez no hubo "milagro" Kobe Bryant, como había sucedido el domingo 8 de noviembre, en el Toyota Center, cuando anotó canasta para ganar en la prórroga (102-103) y los Rockets le devolvieron la moneda a los campeones al vencerlos (91-101) en el Staples Center.

Bryant no sólo no pudo salvar a los Lakers de la segunda derrota consecutiva, llegaban de perder ante los Nuggets de Denver (105-79) sino que además jugaron mal y el exigente mundo de Hollywood, poco acostumbrado a la falta de espectáculo y a la derrota, no se lo perdonaron a los campeones de liga, a los que abuchearon.

Hacía mucho tiempo que no se veía algo similar en el Staples Center, aunque eso no fue la peor noticia tampoco para los Lakers, sino la falta de mejoría que nota Bryant en la lesión de la ingle que arrastra desde el partido contra los Hornets de Nueva Orleans.

Bryant, que se quedó con sólo 18 puntos (5 de 20 tiros de campo), admitió que estaba "mortificado" con la derrota y que se resintió de la lesión en el primer cuarto.

"No puedo hacer todo lo que quiero, debo tener precaución, pero eso no es excusa por la derrota", comentó Bryant. "Me había sentido mejor, pero no ahora, aunque estoy preparado para superar el proceso de recuperación".

Los Lakers (7-3) ya han pedido tres partidos en lo que va de temporada, una marca que no tuvieron el año pasado hasta el nueve de diciembre.

La ausencia del ala-pívot español Pau Gasol, por lesión, se volvió a sentir más que nunca al no estar Bryant en buenas condiciones, mientras que el pívot Andrew Bynum con 21 puntos y 11 rebotes, logró su cuarto doble-doble en lo que va de temporada para empatar todos los que consiguió la pasada liga.

El base Aaron Brooks, junto con el escolta Trevor Ariza, fueron los grandes triunfadores para los Rockets (6-4), que siguen ganando a pesar de las ausencias de los jugadores franquicia el pívot chino Yao Ming y el escolta Tracy McGrady.

Brooks estableció su mejor marca como profesional al conseguir 33 puntos, incluidos tres triples, y Ariza, ex jugador de los Lakers, recibió el anillo de campeón en su vuelta al Staples Center.

El pívot australiano David Andersen anotó 19 puntos para lograr la mejor marca desde que llegó a los Rockets.

La mala imagen dada ante Lakers quedó atrás para los Suns, que con el alero Amare Stoudemire de líder encestador y el base canadiense Steve Nash de jugador decisivo, volvieron al camino del triunfo después de ganar por 101-100 a los Raptors de Toronto.

Stoudemire, que había tenido uno de sus peores partidos ante los Lakers, surgió con uno de los mejores para aportar 30 puntos y ocho rebotes que iban a mantener a su equipo en la lucha por el triunfo.

El alero estrella de los Suns no sólo lideró a su equipo en el ataque (10-15 y 10-11) sino que también le ganó el duelo individual al alero Chris Bosh, que aportó un doble-doble de 25 puntos y 10 rebotes para los Raptors.

Mientras que el pívot Channing Frye también iba a estar mejor que el italiano Andrea Bargnani al conseguir 20 puntos, incluidos seis triples (6-8), con siete rebotes.

Nash aportó 23 puntos con nueve asistencias para ganarle el duelo al base español José Manuel Calderón y también con 38 segundos completó jugada de tres puntos que decidió el marcador final.

Faltaba sólo un segundo y ahí estuvo de nuevo Nash para capturar el rebote y asegurar la victoria que dejó a los Suns con marca de 9-2, líderes en la División Pacífico y la mejor de la liga.

El triunfo también fue el decimotercero consecutivo que los Suns lograban en su campo del US Airways Center y la undécima seguida ante los Raptors.

Los Suns también se convirtieron en el único equipo de la liga que ha anotado 100 o más puntos en cada uno de los partidos jugados de la nueva temporada y en 30 seguidos de locales, incluida una marca de 18-3 desde que Alvin Gentry llegó como entrenador en sustitución de Terry Porter, despedido el pasado mes de febrero.

Los Mavericks de Dallas no jugaron su mejor baloncesto, pero tampoco lo necesitaron para ganar (90-95) a los Pistons de Detroit, que no tuvieron su mejor noche con las ausencias de los titulares Richard Hamilton y Tayshaun Prince.

Por si todo lo anterior no hubiese sido suficiente, su mejor encestador el escolta Ben Gordon protagonizó la peor actuación de la temporada al encestar sólo una canasta de 16 intentos.

El alero Dirk Nowitzki con 25 puntos, seis rebotes, cinco asistencias, dos tapones y una recuperación de balón fue el líder indiscutible de los Mavericks (7-3) que se quedaron solos en el primer lugar de la División Suroeste.

El base Baron Davis aportó 24 puntos, incluyendo un triple en el último minuto, y los Clippers de Los Ángeles, ganaron (93-101) a los Thunder de Oklahoma City para romper una racha de tres derrotas consecutivas.

Más noticias en Política y Sociedad