Público
Público

La Academia de la Historia dice que existe un tesoro submarino de 2.000 naves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El tesoro submarino español comprende cerca de 2.000 naves que deberían incluirse en el "Patrimonio de la Humanidad" de la Unesco, según ha dicho hoy el director de la Real Academia de la Historia, Gonzalo Anes, que ha subrayado la "desidia" que ha mostrado siempre la Administración por este tema.

"Se olvida el valor histórico de dicho patrimonio", ha afirmado Anes, para quien la localización de pecios y la extracción de sus tesoros que están llevando a cabo las empresas caza-tesoros suponen hoy "el negocio más rentable".

Pero el descubrimiento de los pecios españoles "permite un conocimiento directo sobre cuestiones que los documentos no reflejan con exactitud", ha destacado el director de la Real Academia de Historia (RAH) durante la presentación del ciclo de conferencias "La España oceánica de los siglos modernos y el tesoro submarino español", que se celebrará desde mañana hasta el 18 de abril.

"Es un tema de gran actualidad", ha comentado Gonzalo Anes, quien se ha mostrado "optimista" respecto al juicio que España mantiene en Tampa contra la empresa Odyssey por la extracción del tesoro del pecio "El cisne negro".

Sin embargo, el académico José Alcalá-Zamora, coordinador de las conferencias patrocinadas por los herederos del marqués de Arriluce de Ybarra, ha señalado la complejidad legal que existe en este tema, al que no "ha hecho caso la Administración durante años", al coincidir "una acumulación de derechos".

Alcalá-Zamora se ha referido también a la noticia conocida ayer sobre el hallazgo en aguas de la República Dominicana del galeón español "Concepción", del siglo XVII, con un tesoro valorado en 150 millones de dólares (más de 97,2 millones de euros).

El académico ha explicado que "España se tiene que interesar en este barco porque nuestro país tiene sus derechos al igual que los dueños de la empresa que lo ha encontrado y el país donde se ha hallado".

El galeón encontrado en la República Dominicana por la empresa Marine Explorations Inc. salió de España el 21 de abril de 1640 y llevaba 540 hombres, 200.000 kilos de mercurio para la explotación de las minas, así como un tesoro importante, ha informado Alcalá-Zamora, quien ha hallado en la Academia la bibliografía sobre este barco que estaba a las órdenes del almirante Juan de Campos, y que naufragó por una tempestad.

Los académicos, que firmaron el pasado 5 de octubre un informe sobre "El estado de la arqueología submarina en España y la necesidad de impulsar su estudio, salvamento y valoración cultural", han coincidido en la importancia de constituir "una comisión interdisciplinar independiente" para proteger jurídicamente y valorar cultural e históricamente los pecios españoles.

Dicho informe responde al borrador de un Plan Nacional para la Protección del Patrimonio Arqueológico Subacuático enviado a la Academia por el Consejo de Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura.

Alcalá-Zamora ha hablado del "falaz argumento" que utilizan los expoliadores cuando dicen que "los españoles no tenemos ningún derecho a exigir nada sobre los tesoros porque son el resultado de un rapiña".

"Es un argumento absurdo y demagógico" -señala José Alcalá-Zamora- pues "España consumió una parte importante de su historia, de sus hombres y sus riquezas en la conquista de América".

El principal problema para el académico Martín Almagro-Gorbea es que los buscadores de tesoros "sólo ven el oro", pero un pecio es "un yacimiento arqueológico más relevante para la historia que una tumba de Tutankhamon".