Público
Público

La actividad suma años a la vida, incluso en los octogenarios

Reuters

Por Anne Harding

Los adultos mayoresfísicamente activos pueden vivir más que los adultossedentarios y son más propensos a mantener su independencia,indicó un nuevo estudio realizado en Israel.

En tanto, las personas que habían sido sedentarias, peroiniciaron actividad física, incluso a partir de los 80 años,disminuyeron el riesgo de morir y prolongaron la cantidad deaños de independencia, halló el equipo del doctor Jeremy M.Jacobs, de la Escuela de Medicina de la Universidad Hebrea, enJerusalén.

"Lo importante es que aún entre los adultos muy mayores,nunca es tarde para comenzar a hacer ejercicio", dijo Jacobs aReuters Health. La revista Archives of Internal Medicinepublica los resultados.

Los beneficios del ejercicio son reconocidos, pero existenpocos estudios sobre la actividad física en los adultos muymayores.

Para investigarlo, el equipo evaluó durante 18 años a 1.861personas, de 70 a 88 años. Las dividieron en dos grupos: losfísicamente activos (hacían por lo menos cuatro horas deejercicio por semana) y los sedentarios (hacían menos de cuatrohoras de ejercicio por semana).

El 15 por ciento de los mayores de 70 años físicamenteactivos murió en los siguientes ocho años, a diferencia del 27por ciento de los ancianos de 70 sedentarios. La mortalidad aocho años fue del 26 por ciento entre los mayores de 78 años activos y del 41 por ciento entre los sedentarios.

En los mayores de 85, la mortalidad a tres años fue deapenas el 7 por ciento para el grupo físicamente activo y del24 por ciento para la cohorte de sedentarios.

Hacer actividad física aumentó también la probabilidad deque una persona pueda seguir haciendo actividades cotidianas,como ducharse, vestirse y comer sola; las personas que seactivan a los 78 años eran dos veces más propensas a mantenersu independencia a los 85.

Las diferencias se mantuvieron significativas trasconsiderar en el análisis los problemas de salud, cuánindependiente seguían siendo los participantes y cómo laspersonas calificaban su propia salud.

Si bien se sabe que las personas sanas son más propensas amantenerse activas, el equipo consideró varios factoresasociados con la longevidad, como el tabaquismo, la enfermedadcardíaca, la diabetes y la funcionalidad.

"Aunque la lista no es exhaustiva, incluye los principalesfactores de riesgo y controlarlos nos permitió aislar laactividad física como un factor independiente en la mortalidady no solo un indicador de la salud general de losparticipantes", indicó el autor.

El mensaje de los resultados para los adultos mayores, dijoJacobs, es empezar la actividad física hoy si aún sonsedentarios.

"La belleza de nuestro hallazgo es que los beneficios de laactividad se observó con apenas cuatro horas semanales deactividad moderada. Eso es unos 30 minutos por día". añadió.

Para que el ejercicio sea seguro, el autor recomendócomenzar despacio y descansar según sea necesario, y cualquierpersona que haya sufrido una caída o que esté preocupada por suequilibrio de pie debería pedir asesoramiento médico antes decomenzar a hacer ejercicio.

También es importante tener cuidado con el tránsitovehicular y evitar las temperaturas extremas.

"Caminar es mi primera elección. Además de los beneficiosfísicos, salir al aire libre todos los días, cruzarse con otraspersonas, interactuar con el medio ambiente en las distintasestaciones son ingredientes de un buen envejecimiento", dijoJacobs.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 14 de septiembre del2009

Más noticias