Público
Público

El Ademar jugará la Liga de Campeones tras derrotar al Lemgo

EFE

El Reale Ademar despidió con un rotundo triunfo por 31-21 ante el TSV Lemgo la fase de clasificación para la Liga de Campeones, recuperando una plaza en la máxima competición continental que había reivindicado tras su título de la Copa ASOBAL.

Los leoneses necesitaban un triunfo en el último encuentro por un margen mayor a los cuatro goles y lo consiguieron con holgura después de un partido completo, tanto en defensa, como en ataque, donde destacaron un inconmensurable Mirko Alilovic en la puerta y la pletórica primera mitad de Denis Buntic máximo realizador del choque con nueve dianas.

Al equipo de Jordi Ribera le tocará ahora "lidiar" con un grupo complicado en el que estarán el THW Kiel alemán -su primer rival-, FC Barcelona Borges, Kolding de Dinamarca -entrenado por el ex-ademarista Mateo Garralda- o el Amicitia Zurich.

Los locales eran conscientes que tenían que salir, por un lado en tromba, pero intentando controlar la ansiedad que tanto les había atenazado hasta ahora al contar con la responsabilidad del anfitrión.

Los de Jordi Ribera entraron de lleno en el partido, con una defensa 6-0 casi sin fisuras, un Alilovic inspirado bajo palos y un ataque donde el croata Denis Bunic se mostraba pletórico, todo ante un Lemgo que no se jugaba nada y lo demostraba su técnico dejando a varios teóricos titulares en el banquillo, incluido el portero internacional Lichtlein, lesionado en el calentamiento previo.

Todo se puso de cara muy pronto, cuando ya el equipo leonés conseguía la renta que le daba la clasificación (10-5, minuto 16), ventaja que llegaba a una máxima ventaja de 14-7, luego repetida 16-9, en pleno vendaval ademarista, que tan solo veía reducido el margen en un gol al descanso.

La segunda mitad fue "un paseo" para Reale Ademar que empezó a ensanchar la brecha hasta rentas más tranquilizadoras en torno a la decena de goles, con Alilovic amargando a los lanzadores teutones y Nicola Prce ocupando el lugar goleador de Buntic.

Con intercambio de goles, que beneficiaba a los leoneses, caminó buena parte de la reanudación, sin ningún sobresalto y con acciones para la galería que condujeron a la máxima ventaja final de diez goles, 31-21.

En el primer encuentro de la última jornada la tendencia de todo el torneo se repitió punto por punto con una enorme igualdad entre dos equipos que aún se jugaban sus opciones, mayores en el caso de los suizos, invictos hasta entonces tras su victoria ante el Lemgo y el empate frente a Reale Ademar.

Kadetten llevó la iniciativa, aunque siempre por el margen más estrecho en el marcador, pero Celje no le perdía de vista, llegando a colocarse por delante 10-9, minuto 21, ventaja que perdería también por la mínima al descanso, 12-13.

La segunda mitad parecía coger color esloveno, lo que favorecía los intereses del anfitrión, sin embargo todo fue un espejismo porque el Celje después de colocarse dos goles arriba (19-17, minuto 38), entró en un bache profundo que aprovechó el Kadetten para infringir un doloroso parcial de 1-8 que le permitía encarrilar la victoria.

A partir de entonces, tan solo estaba en juego saber la diferencia por la que ganarían los suizos y de paso obligarían al Reale Ademar a intentar superarla en el último encuentro del torneo ante el Lemgo alemán.

El margen se alargó hasta los cinco goles, 26-31, porque Zorman se había "borrado" del choque y tan solo el orgullo del ex-Portland San Antonio Renato Vugrinec mantenía a los suyos de pié, lo que finalmente condujo a un triunfo helvético por 27-31.

Más noticias