Público
Público

Adolfo Nicolás, un "puente" entre Asia y Europa y "con don de gentes"

EFE

El español Adolfo Nicolás, el nuevo superior de la Compañía de Jesús, es una persona "con don de gentes", capaz de ejercer de "puente" entre Asia y Europa por su larga experiencia en Oriente, explicaron hoy a Efe jesuitas residentes en Japón.

El nuevo superior de la Compañía de Jesús, que ejerció distintos cargos en Japón a lo largo de casi cuarenta años, es descrito por Javier Garralda, uno de sus compañeros en Tokio durante décadas, como una persona "agradable y simpática" especialmente indicada para "las relaciones humanas" y "acostumbrada" a los puestos de administración y responsabilidad.

La sociabilidad del nuevo Prepósito se ha visto además respaldada, añadió Garralda, por su largos años como profesor de Teología en la Universidad de Sophia, en Tokio, y por su conocimiento de idiomas como el japonés, el español o el inglés, entre otros.

Como anécdota, Javier Garralda recordó que días antes de que Adolfo Nicolás marchase a Roma para la 35 Congregación General de la Compañía de Jesús, sus compañeros le apuntaron la posibilidad de resultar elegido, un extremo que él mismo, entre bromas, descartó.

Garralda también destacó la "juventud mental" del nuevo superior de los jesuitas y señaló que el nuevo responsable de su congregación es una persona culta que "se expresa muy bien", y que ha escrito multitud de artículos de carácter religioso.

El jesuita recordó asimismo que durante años Adolfo Nicolás estuvo encargado de asistir a los emigrantes sudamericanos que llegaban a Tokio, tanto en cuestiones "pastorales" como en la regularización de su situación administrativa y laboral.

Sus compañeros también destacaron los distintos cargos que desempeñó en el continente asiático el nuevo responsable de la congregación.

Adolfo Nicolás fue provincial de la Compañía de Jesús en Japón entre los años 1999 y 2005, y posteriormente fue nombrado superior de los provinciales de Oceanía y Asia Oriental, puesto que desempeñaba hasta su elección.

Además, destacaron que el hecho de que Adolfo Nicolás sea un europeo, pero que ha trabajado más de la mitad de su vida en varios países de Asia, le posibilita para ejercer de "puente" entre ambas culturas y facilitar la comunicación.

Muchos expertos habían vaticinado que el nuevo Prepósito de los jesuitas sería un gran conocedor de Asia, pero con buenos contactos en el Vaticano.

Más noticias de Política y Sociedad