Público
Público

Las afectadas por las prótesis mamarias PIP piden ayuda oficial y sanitaria ante su "calvario"

EFE

Las afectadas por las prótesis mamarias PIP han reclamado hoy ayuda al Gobierno, las sociedades científicas y los cirujanos para solucionar el "calvario" que sufren muchas mujeres a las que se les realizó el implante, algunas de las cuales ya han pasado por siete cirugías.

También han solicitado a la Administración sanitaria que habilite hospitales para tratar a las afectadas por las prótesis porque "es la que ha consentido que el producto no tenga ningún tipo de control".

Así lo ha asegurado hoy a EFE la presidenta de la Asociación Nacional de Afectadas por las Prótesis mamarias PIP, Eva Giménez, quien ha insistido: "Después ya buscaremos a los responsables, pero queremos que se pongan soluciones y recuperar la dignidad que se nos ha quitado".

Esta entidad celebra desde hace dos meses reuniones para informar a las afectadas por las prótesis por si deciden presentar una demanda, según Giménez, quien ha agregado que se espera que "en breve" el despacho de abogados que les representan presente la primera demanda.

La Asociación Nacional de Afectadas ya cuenta con cerca de 600 asociadas, pero en la página que han abierto en la red social Facebook ya son más de 3.000 las mujeres que comentan sus casos personales o los de personas cercanas.

Eva Giménez ha denunciado que muchos cirujanos extraen las prótesis afectas con anestesia local, algo que considera que puede ser "peligroso" si hay alguna complicación durante la intervención, y ha reclamado que se haga una cirugía "con garantías, anestesia general y hospitalización de 24 horas por si hay problemas".

"En una cirugía de media hora no se puede limpiar bien el interior del pecho", ha señalado Giménez, quien ha indicado que se han producido casos en los que durante la intervención se ha cortado alguna arteria y la mujer ha sufrido un derrame interno.

Es "humillante, indignante y muy traumático", ha afirmado la presidenta de ANAP, quien ha indicado que aunque para los cirujanos "está siendo un esfuerzo operar a tantas afectadas, no deben bajar la guardia".

Las mayoría de afectadas tiene edades comprendidas entre los 18 y 30 años, aunque también las hay de 55 e incluso de 70, y algunas de ellas, ha dicho, "no están preparadas psicológicamente" para pasar por esta situación.

Según ha explicado, las prótesis "sudan" porque aunque sean extirpadas totalmente "las tocas y están húmedas, las manos se te quedan pringosas y es porque pierden líquido".

Eva Giménez ha explicado el caso de una mujer que la próxima semana será sometida a su octava cirugía después de que en hasta tres ocasiones el cirujano le haya puesto un implante PIP. "Le puso en tres ocasiones el implante de la misma marca, sabiendo que ya se había roto dos veces", ha criticado.

"Nos están quitando la dignidad, nos tratan como apestosas y se nos hace responsables cuando somos las víctimas", según Giménez.

Más noticias de Política y Sociedad