Público
Público

Ahmadineyad jura su cargo entre fuertes protestas

El reelegido presidente de Irán inicia su segundo mandato con un despliegue policial sin precedentes. Hay diez detenidos. La prensa extranjera destaca las restricciones de las autoridades para grabar imágenes

PÚBLICO.ES / AGENCIAS

Mahmud Ahmadineyad ha jurado a primera hora de hoy el cargo de presidente de Irán ante el Parlamento y confirmó así el comienzo de su segundo mandato, entre protestas de la oposición que se manifestaban en las inmediaciones del edificio.

Ahmadineyad aseguró que "nadie en Irán" está esperando la felicitación de los dirigentes occidentales por su investidura para un segundo mandato.

La oposición en el escenario nacional está encabezada por Mir Husein Musaví y el otro candidato moderado derrotado, Mehdi Karrubí. Ambos rechazan al nuevo Gobierno, al que consideran ilegítimo, en claro desafío a la persona más poderosa del país, el Líder Supremo ayatolá Ali Jamenei , que apoyó desde el primer momento el resultado electoral y al propio Ahmadineyad. Musaví ayer lanzó una llamada para protestar en su Facebook, como ya hiciera desde los pasados comicios del día 12 de junio.

"Hemos oído que algunos dirigentes occidentales han decidido reconocer pero no felicitar al nuevo gobierno", afirmó Ahmadineyad durante el discurso posterior a la jura del cargo ante el Parlamento. "Pues bien, nadie en Irán está esperando vuestros mensajes", añadió.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y los máximos dirigentes de Francia, Reino Unido, Italia y Alemania han decidido no felicitar a Ahmadineyad por su reelección, pero al preguntarle si Obama le reconoce como presidente del país, el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs respondió: "Es el líder electo".

Ahmadineyad tiene ahora dos semanas para presentar ante los legisladores a sus ministros.

La Policía iraní organizó uno de los mayores despliegues policiales de los últimos tiempos en los alrededores del Parlamento iraní para disuadir a la oposición de las protestas y concentraciones durante el acto de investidura.

La plaza y calles adyacentes al Parlamento islámico amanecieron rodeadas por un fuerte dispositivo policial ante la convocatoria de protestas de los opositores, que continúan denunciando un supuesto fraude en el escrutinio de las elecciones del pasado 12 de junio.

Las fuerzas de seguridad han ordenado el cierre de todos los comercios y establecimientos en la zona, para impedir que los ciudadanos puedan detenerse en ellos.

Las páginas de Internet de la oposición dijeron que los simpatizantes de su principal rival, el moderado Mirhosein Musavi, estaban planeando celebrar protestas contra la ceremonia de toma de posesión.

Por su parte, la agencia Reuters y otros medios extranjeros aseguran estar sometidos a restricciones de las autoridades sobre su capacidad para obtener imágenes en Teherán. Tras las elecciones, el régimen ha puesto un férreo marcaje a los corresponsales. Las imágenes de la muerte de Neda, la joven estudiante que fue disparada por un Policía en una manifestación causaron un gran impacto en todo el mundo y sirvieron para que la oposición encontrara aliados en todos los medios del mundo.

Ante las críticas que estaba sufriendo Ahmadineyad, el Gobierno llegó a expulsar a varios corresponsales y detuvo a decenas de periodistas nacionales.

Un testigo dijo que cientos de partidarios de Musavi se congregaron junto al edificio del Parlamento a pesar de la fuerte presencia de agentes antidisturbios y miembros de la milicia religiosa basij. "Se han cortado lo móviles", agregó el testigo. Además la policía iraní ha detenido ya a diez manifestantes, según la misma fuente.

Al acto no asistieron el jefe de la Asamblea de Expertos, el ayatolá, Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, y otros personajes reformistas como el ex presidente iraní, Mohamad Jatami, quienes han cuestionado los resultados electorales.

El pasado lunes, el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, otorgó a Ahmadineyad, la orden firmada para ratificar su segundo mandato en la Presidencia en un acto organizado en el hoseiniye (mezquita chií) del "imán Jomeini, al norte de Teherán.

Más noticias de Política y Sociedad