Público
Público

Aído cree que las "críticas e insultos" a su gestión son un "privilegio"

La ministra considera que muchos luchan por la igualdad entre hombres y mujeres que lo pagan "más caro"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha considerado —en Telecinco— un 'privilegio' las 'críticas e insultos' a su gestión y ha señalado que hay mujeres de todas las épocas que luchan por la igualdad entre hombres y mujeres que lo pagan 'más caro'.

'Yo estoy desarrollando la tarea que se me ha encomendado y asumo la responsabilidad y el coste', ha afirmado Aído, quien interpreta las críticas como 'señal de que vivimos en un país muy civilizado'.

'En otra época, las mujeres que lucharon por la igualdad lo tuvieron que pagar con un precio muchísimo más caro; y hoy, mujeres de México o Guatemala como Lydia Cacho (periodista y escritora mexicana miembro de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género) o Norma Cruz (directora de la Fundación Sobrevivientes, una ONG que da apoyo emocional, social y legal a cientos de víctimas de la violencia doméstica y el abuso sexual, así como a las familias de mujeres asesinadas), se ven amenazadas todos los días', ha ahondado la ministra.

Según estimaciones policiales, comentadas por la ministra, el 90% de las mujeres que ejercen la prostitución en nuestro país son víctimas de trata y, de igual manera, víctimas de la mafia.

En este sentido, explicó que 'miles de mujeres son tratadas como mercancía y amenazadas desde sus países de origen', por lo que 'el problema principal, en este aspecto, está en que miles de mujeres ven pisoteados sus derechos fundamentales' y se convierten en 'mujeres esclavas'.

'El problema de la prostitución no está en si la legalizamos'

Asimismo, rechazó que el problema de la prostitución esté 'en si la legalizamos y la convertimos en un trabajo o si la prohibimos y la convertimos en un delito'.

Sus esfuerzos se centran, por lo tanto, en la elaboración de un Plan Integral contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual 'para proteger a las mujeres y sensibilizar a la ciudadanía de la gravedad de este problema' ya que, 'no se puede ser cómplice de esta forma de esclavitud en pleno siglo XXI'.

También se refirió a la reforma del aborto, que debe pasar aún el trámite parlamentario.

Aído aseguró que 'es negociable' el punto en el que se concede a las menores, de entre 16 y 18 años, la posibilidad de abortar sin permiso paterno, con tal de 'poder obtener el mayor consenso posible'. 'Estamos dispuestos a negociar ese aspecto que sabemos que ha generado una especial controversia', concluyó.

Por último, aseveró que 'la jerarquía eclesiástica no es representativa de los cristianos de base', y añadió que, aunque respeta 'muchísimo' el movimiento cristiano, 'algunas de las manifestaciones que se han hecho por parte de los dirigentes de la jerarquía eclesiástica no son compartidas por la mayor parte de su público'.

Más noticias en Política y Sociedad