Público
Público

Al Qaeda prolonga 15 días el ultimátum sobre los rehenes austríacos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La organización terrorista Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) prolongó hoy hasta el 6 de abril su ultimátum para que sean satisfechas sus exigencias a cambio de la liberación de los dos turistas austríacos secuestrados en Túnez el 22 de febrero.

En un comunicado publicado en un sitio islamista de internet, la organización asegura que se trata de "una prolongación suplementaria de dos semanas" y amenaza con que, tras expirar ese nuevo plazo, "Austria, Argelia y Túnez serán responsables de la vida de los rehenes".

El último plazo fijado por AQMI había concluido en la medianoche del domingo, sin que se tuviera noticia hasta el momento de la suerte de los secuestrados.

El mensaje de hoy asegura que se trata de la última prolongación del plazo para llegar a un acuerdo y recalca que si las reivindicaciones de Al Qaeda no son satisfechas hasta esa fecha no habrá más plazos.

"Habremos agotado lo que podemos aguantar", afirma el comunicado de la rama magrebí de la organización terrorista.

El diario argelino en lengua árabe "An Nahar" aseguró que el hijo del líder libio, Muamar el Gadafi, Seif el Islam habría establecido contactos con la tribu tuareg de los Barbiche, que controla la región donde se encuentran escondidos los secuestradores, según diversas fuentes.

El mismo medio afirmó que esta tribu se ha mostrado garante del eventual acuerdo de liberación de los dos rehenes y se ha comprometido a recogerlos tras su liberación.

El portavoz del ministerio de Exteriores austríaco, Peter Launsky, declaró al mismo diario el domingo que las negociaciones progresaban y que esperaba una pronta solución del secuestro.

No obstante, expresó la inquietud de su país por que los enfrentamientos entre los rebeldes tuareg y las tropas regulares de Malí pudieran interferir en las negociaciones, por lo que había pedido a "todas las partes influyentes de la región" que hicieran todo lo posible para que el ultimátum de los secuestradores fuese prolongado.

El pasado viernes, los rebeldes tuareg del norte de Mali, dirigidos por Ibrahim ag Bahanga, mataron a tres militares del Ejército de Bamako y capturaron a una treintena de soldados, en un enfrentamiento que se saldó con otros cinco civiles muertos.

Bahanga y sus hombres, autores de numerosos ataques similares en la zona, reclaman la concesión de autonomía a la región de Kidal.

AQMI fijó inicialmente un plazo de tres días a las autoridades austríacas para satisfacer sus demandas: la liberación de varios presos de la organización en Argelia y Túnez, y el pago de un rescate de 5 millones de euros.