Público
Público

Alan García abre la cumbre empresarial en Perú pidiendo elecciones libres en toda A. Latina

EFE

El presidente de Perú, Alan García, abrió hoy la II cumbre de empresarios europeos y latinoamericanos con un llamamiento a todos los países de América Latina para que abracen la libertad política y convoquen elecciones libres.

"Los países con retraso político y económico sólo tienen una solución: elecciones libres, salida de los presos políticos de la cárcel y prensa verdaderamente libre", dijo García ante un auditorio formado por destacados dirigentes empresariales de ambas regiones.

"Compartimos todos la voluntad democrática de afirmar la libertad. Sin libertad política no existe la económica y, viceversa, sin la libertad económica no existe verdadera libertad".

"Ningún pueblo de América Latina debe permanecer en el pasado", subrayó el mandatario anfitrión de la V cumbre de gobernantes latinoamericanos y europeos que se celebrará este viernes en la capital peruana.

"El 99% de los 1.000 millones de personas que estamos representando vive en libertad democrática", destacó e insistió en que "la única manera de desarrollarse de cualquier pueblo que no haya ingresado aún en la libertad de mercado es elecciones democráticas, libertad de prensa y libertad para los encarcelados por sus ideas o por su posición".

Sin identificarlos en ningún momento, las críticas de García iban dirigidas contra los Gobiernos que en América Latina practican un "populismo" de izquierdas.

Alan García, que se definió a sí mismo como un "hombre de izquierdas" y bromeó sobre su propio pasado como gobernante que había practicado políticas económicas equivocadas basadas en "la fabricación de billetes", dijo haberse convertido ahora en un "agitador de la inversión" empresarial.

La fórmula que, según él, debería imperar en América Latina para disfrutar de un crecimiento sostenido que permita reducir la pobreza consiste en "libertad, inversión, democracia y no confrontación" con los vecinos.

Criticó especialmente a los que tratan de exportar modelos económicos fallidos y provocan incidentes e inestabilidad.

Para él, el "ejemplo" contrario es China, que "a ninguno da lecciones", hace negocios con todos y no está "movida por ningún espíritu misionero".

"No me importa cómo se llame" esa receta, dijo y, parafraseando al dirigente chino Deng Xiao Ping, recordó que "lo importante no es el color del gato, sino que cace ratones".

Hay que "poner en la congeladora la capacidad verbal, porque no importa quién gane las discusiones, sino quién logre crecer más en tres o cuatro años".

García reiteró que no existe libertad sin crecimiento económico y empleo, ni "democracia con hambre", y acusó a "algunos socialistas" de no haber leído al filósofo Karl Marx, "que en su utopía hablaba de un sistema de abundancia, no de miseria".

"Todos los países, aun los que vivieron tras la Cortina de Hierro, han dado un salto gracias a esos conceptos", insistió el presidente de Perú, en alusión a los países europeos que tuvieron regímenes comunistas.

Puso como ejemplo a Eslovenia, cuyo primer ministro, Janez Jansa, le había precedido en la tribuna como presidente de turno de la Unión Europea.

Más noticias de Política y Sociedad