Público
Público

Los alcaldes explotan el agua para sobrevivir

La falta de dinero impulsa a más ayuntamientos a privatizar el servicio por 360 millones de euros

SUSANA R. ARENES

La enorme deuda que atenaza a muchos ayuntamientos españoles, a los que también la banca ha cerrado líneas de crédito para el día a día, ha hecho que sus alcaldes agudicen el ingenio para obtener ingresos donde ahora faltan. Muchos de ellos, cada vez más, están optando por la vía fácil para sobrevivir financieramente (y hasta políticamente, en algunos casos): privatizar la gestión del agua, pese a toda la polémica que eso acarrea. Varios municipios, como León, Cáceres y Avilés, entre los de mayor tamaño, sacarán concursos tras el verano para dar entrada a empresas privadas en el servicio de suministro, lo que les permitirá lograr más de 360 millones de euros.

Desde que comenzó el parón en la construcción de viviendas en septiembre de 2007, las arcas municipales han dejado de percibir millones de euros por tasas y tributos ligados al ladrillo, como las licencias urbanísticas, el impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO) o el de la plusvalía, que grava el incremento de valor de los terrenos urbanos.

Ante el déficit de ingresos, ayuntamientos de todo signo político han recurrido a los cánones que cobrarán a las empresas adjudicatarias de la gestión del agua como una opción rápida para obtener dinero.

Uno de los ejemplos más claros se da en el Gobierno local de Cáceres, en manos del PSOE, que ha fijado el canon del agua como la vía, junto al ahorro de costes, para cubrir una deuda de 30 millones. Varios bancos y cajas le acaban de prestar el dinero y los ingresos de los recursos hídricos servirán para devolverlo. El Consistorio cuenta con percibir 31 millones de la empresa que a partir de febrero se haga cargo del suministro de agua.

Como suele ser habitual, la decisión ha generado una diatriba política. Tras tiras y aflojas con IU, y entre críticas del PP, que prefiere una privatización total, se ha decidido crear una empresa mixta (público-privada) para la gestión.

En este caso, el contrato también derivará en una verdadera lucha de las sociedades gestoras del abastecimiento (casi todas, filiales de constructoras) por un jugoso negocio con un aliciente: arrebatar el contrato que Cáceres adjudicó hace 15 años al Canal de Isabel II, empresa pública de la Comunidad de Madrid y tercer mayor jugador en el mercado del agua, que hace una fuerte competencia a las privadas.

León, Cáceres y Avilés sacarán el concurso en las próximas semanas

A la polémica política se unen en León y Avilés (también gobernados por el PSOE) las protestas ciudadanas en contra de que el servicio se convierta en un negocio empresarial. En una fórmula inédita, León quiere lograr 25millones, pero luego debe devolverlos y se quedaría sólo con el 2% de la facturación anual del servicio. Mientras, Avilés busca unos 38 millones. La reacción ha sido tal en ambas localidades que se han creado plataformas de defensores de la gestión pública que presentaron en julio sendos recursos en los tribunales. Temen, entre otras cosas, un alza en el precio del agua.

'Es una regresión de las libertades; el ayuntamiento no busca mejorar el servicio sino cubrir un préstamo del banco Santander por 70 millones para pagar la deuda con proveedores', explica Ignacio Fernández, secretario general de CCOO de León y portavoz de la Plataforma Contraria la Privatización del Agua.

En época de vacas flacas, la privatización de la gestión del agua se está reavivando. Hace dos meses, el Ayuntamiento de Guadalajara, en manos del PP, adjudicó el mayor contrato de los últimos tres años, que ganó el consorcio Sacyr-Rayet por 259 millones por la explotación durante 25 años.

Las empresas privadas copan ya el 48% del abastecimiento

Pero los municipios españoles llevan ya dos décadas exprimiendo estos recursos, lo que ha llevado a que las empresas privadas controlen ya el suministro para el 48% de la población española, según los datos del sector. Son las pequeñas localidades de menos de 50.000 habitantes (y con menor capacidad de gestión), las que más recurren a la privatización, según datos de la Asociación Española de Abaste-cedores y Gestores de Aguas.

En defensa del modelo, los empresarios señalan que 'la externalización permite a las Administraciones adelantar inversiones necesarias en agua', afirma Adrián Baltanás, director general de la Asociación Española de Empresas de Tecnología del Agua (Asagua) y ex director general de la empresa estatal Aquamed. Baltanás añade que 'lo que es totalmente rechazable es que el canon del agua vaya a financiar otros servicios distintos'.

La crisis puede impulsar nuevas privatizaciones en los próximos meses.

El agua mueve más de 3.700 millones al año
Un mercado creciente
El negocio del agua factura más de 3.700 millones anuales, según diversas estimaciones.

Aguas de Barcelona mantiene el liderazgo
Concesión sin concurso
Agbar tiene el 24% del mercado, con Barcelona como máximo exponente. Las empresas rivales se quejan de que no hubo concurso para este contrato desde hace lustros.

Las constructoras buscan ingresos
Aqualia se mueve
Todas las grandes constructoras tienen una división de agua para diversificar sus actividades, pero la que realmente despunta es Aqualia, filial de FCC, con el 12% del negocio, que lleva tiempo ganando contratos también fuera de España. 

Más noticias