Público
Público

Alemania prohíbe el maíz transgénico

España es el mayor productor comunitario del MON810

GUILLEM SANS MORA

El cultivo de maíz transgénico está prohibido a partir de hoy en Alemania. Unas 3.700 hectáreas de superficie agrícola, situadas en su mayor parte en el Este del país, quedarán sin sembrar este año con las semillas MON 810, un producto del consorcio biotecnológico estadounidense Monsanto que ahorra a los agricultores el uso de pesticidas. Estas semillas contienen un gen que hace a las plantas inmunes a la ostrinia nubilalis, un insecto conocido como "el taladro del maíz". La prohibición, que anunció ayer la ministra alemana de Agricultura, Ilse Aigner, llegó en el último minuto, ya que los agricultores iban a empezar con la siembra en los próximos días.

La ministra basó su decisión en estudios de Alemania y Luxemburgo que demuestran la peligrosidad del maíz transgénico, porque no sólo mata al taladro del maíz, sino también a otros tipos de mariposas y escarabajos. Además, el polen puede contaminar el ADN de plantas convencionales en campos vecinos, y no están estudiados a fondo sus efectos para la salud humana, según la ministra. En Alemania se han encontrado restos del maíz transgénico en la miel, porque las abejas quedan impregnadas con el polen, añadió.

Las semillas MON 810 están autorizadas en toda la UE desde 1998. Los países sólo pueden prohibirlas si presentan estudios nuevos que demuestren su peligrosidad para la salud o el medio ambiente. Alemania se convertirá en el sexto país comunitario sin cultivos de maíz transgénico, junto con Francia, Grecia, Luxemburgo, Austria y Hungría. La filial alemana de Monsanto ya ha anunciado que presentará una demanda contra la prohibición.

Por el contrario, España es el mayor productor comunitario de maíz transgénico MON810, el único autorizado en la UE, con más de 70.000 hectáreas plantadas de las 100.000 de la UE.

Más noticias de Política y Sociedad