Público
Público

Alemania trató de tapar la masacre de civiles en Kunduz

El ministro de Defensa tenía prueba de la muerte de afganos en un bombardeo de la ISAF. Dimiten dos altos mandos del Ejército

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex ministro de defensa alemán, Franz Josef Jung, ocultó datos que evidenciaban la muerte de decenas de civiles en un  bombardeo de las tropas de la ISAf en Kunduz (Afganistán), según informa este jueves el diario Bild. Las afirmaciones del diario han forzado la dimisión del inspector general de las Fuerzas Armadas, Wolfgang Schneiderhan y el secretario de Estado de Defensa, Peter Wichert.

El ataque aéreo, lanzado el 4 de septiembre, fue ordenado por el entonces comandante del contingente alemán, Georg Klein, y costó la vida a cerca de 142 civiles. Durante los días posteriores a esa ofensiva, Jung -ahora ministro de Trabajo- sostuvo que no había habido víctimas civiles, pero las investigaciones posteriores confirmaron que sí las hubo.

Bild publica hoy imágenes de un informe militar que, según el diario, confirma que el Ministerio de Defensa 'tenía claros indicios' de que había habido muertos civiles 'apenas horas después del ataque', pese a lo cual, Jung afirmó durante días que el bombardeo sólo había afectado a insurgentes de la guerrilla taliban.

Hace tres semanas, el nuevo ministro federal de Defensa, Karl-Teodor zu Guttenberg, disculpó la decisión del mando militar alemán al calificar de 'militarmente conveniente' el controvertido bombardeo sobre Kunduz.

En declaraciones a Bild, Guttenberg afirma ahora que, en el caso de que no se le hayan proporcionado 'todas las informaciones relevantes' a su Ministerio, correspondientes a la pasada legislatura, habrá 'consecuencias inmediatas'.

Schneiderhan aseguró hace un mes que el informe de la OTAN avala la versión de Klein, quien justificó el ataque con el argumento de que se dirigió contra camiones cisterna que estaban comandados por talibanes y dispuestos a atentar contra la base militar alemana. Hoy ha dimitido al igual que Schneiderhan.

En Alemania, el caso ha pasado a manos de la Fiscalía Federal que deberá determinar si considera que hay suficientes argumentos para abrir un sumario. El caso le fue remitido por la Fiscalía de Dresde (este de Alemania), que determinó que el problema no puede resolverse de acuerdo a las reglas penales 'normales', sino que, por tratarse de un 'conflicto armado', debe regirse por el derecho penal internacional.

La Fiscalía se convirtió así en la primera entidad jurídica alemana que ha decidido dar a la causa Afganistán el calificativo de guerra, un término que también ha empleado Guttemberg para referirse a ese conflicto, a diferencia del lenguaje que empleó Jung mientas estuvo en el cargo.

La información de Bild se publica el mismo día en que el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, aborda con el Gobierno alemán los próximos pasos a seguir en Afganistán y en que el Bundestag (parlamento federal) debate la prolongación de sus mandatos militares en ese país. 

Más noticias en Política y Sociedad