Público
Público

Almunia avisa de que el déficit puede frenar la recuperación

Reclama reformas para que el desequilibrio presupuestario vuelva al 3% en 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No hay margen para más gasto y el Gobierno español, las comunidades autónomas y los ayuntamientos deben empezar a reducir el déficit. Según la Comisión Europea, el gasto excesivo de las administraciones públicas puede convertirse 'en un freno para el crecimiento', en palabras de Joaquín Almunia, responsable de Economía.

Bruselas ha valorado las medidas previstas en los Presupuestos de 2010 para reducir el déficit, por ello y por la gravedad de la crisis, ha decidido conceder a España una prórroga de un año, hasta 2013, para cumplir con el Pacto de Estabilidad, que cifra en el 3% del PIB el nivel máximo de déficit público.

Con los excesivos gastos en que ha incurrido para luchar contra la crisis, España se ha alejado mucho de los cánones europeos y acabará este año con un agujero en las cuentas públicas del 11,2% del PIB, casi cuatro veces el nivel permitido. Almunia llamó a la disciplina en el gasto al Gobierno, pero no se quedó sólo ahí. Amplió sus advertencias: 'Todas las administraciones públicas, no sólo la Administración central [...] deben contribuir también al ajuste presupuestario', dijo.

Al tiempo que se reduce el gasto público, ahora ahogado por los planes de estímulo económico y las prestaciones sociales, Bruselas pide reformas estructurales para neutralizar posibles dificultades en el medio plazo. Para Almunia, España debe poner negro sobre blanco 'el consenso bastante elevado' de las fuerzas políticas en cuanto al nuevo y más discreto papel del sector inmobiliario en el crecimiento. Además, el comisario pidió reformas en el sistema de salud y de pensiones para contrarrestar el agravamiento del envejecimiento de la población. La mejora de la competitividad o la lucha contra la precariedad laboral deberán, según Bruselas, estar entre las tareas prioritarias del Gobierno en los próximos años.

La Comisión Europea anunció ayer también una prórroga hasta 2013 para Francia y Grecia, mientras que a Irlanda le permitirá sobrepasar los límites de déficit hasta 2014 y a Reino Unido, hasta 2015. Almunia justificó que ha sido necesario diseñar estrategias 'claras y creíbles' para reducir el déficit, y defendió que de esta forma se podrán mantener las medidas de estímulo necesarias para impulsar la recuperación económica.

Pese a la ampliación, Francia no parece dispuesta a cumplir la ortodoxia de Bruselas. Su objetivo sería llegar al 3% en 2014. Para 2010, prevé que el déficit alcance el 8,5% y la deuda, el 84% del PIB. Eso si la Comisión acepta que el 'gran empréstito' de Estado, de entre 35.000 y 50.000 millones, no sea contabilizado ni como déficit público ni como endeudamiento, como pretende Nicolas Sarkozy. En todo caso, el principal problema de Francia es que en 2012 tiene elecciones presidenciales y no será un buen momento para hacer ajustes y subir impuestos.

Más noticias en Política y Sociedad