Público
Público

La amante del banquero Stern dice que lo mató por pasión, no por dinero

EFE

Cecilia Brossard, la amante y asesina confesa del banquero francés Edouard Stern, muerto de cuatro balazos en 2005 en Ginebra, dijo hoy que le mató por pasión y no por dinero, al comparecer en el juicio que hoy se abrió por este caso, rodeado de una gran expectación y altamente mediatizado.

Los ingredientes de dinero, poder, sexo y sadomasoquismo que confluyen en el caso lo han convertido en uno de los juicios más esperados en Suiza.

A las 9 de la mañana de Ginebra, comenzó el proceso contra la acusada, quien podría ser condenada hasta a 20 años de cárcel por haber disparado a Stern, de 50 años, en su lujoso apartamento del barrio ginebrino de Eaux-Vives.

Stern, uno de los banqueros más poderosos de Francia, pertenecía a la "crema" de las finanzas, era la fortuna 38 de ese país y gozaba de conexiones en las más altas esferas, donde contaba entre sus amistades con el actual presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el ex primer ministro Laurent Fabius.

El banquero fue encontrado muerto, atado y vestido con un traje de látex y con cuatro balas en el cuerpo.

Dos semanas después fue detenida su amante, Cecile B, de 40 años, quien reconoció haber cometido el crimen.

Mientras la acusación entiende que la mujer mató al banquero de forma calculada y sólo por su dinero, la acusada y su defensa alegan que se trató de un crimen pasional, que Stern le había hecho muchas promesas, entre otras la de matrimonio, y que el financiero no era una pobre víctima, sino un ser brutal que la humillaba.

Si el jurado admite la segunda posibilidad, la pena a la que seria condenada sería mucho más ligera.

La clave parece estar en un millón de dólares que al parecer el banquero había transferido a la cuenta de su amante.

Cecile B asegura que Stern cambió después de opinión y le bloqueó el dinero tras pronunciar la lapidaria frase "un millón de dólares es demasiado caro para una puta", lo que la llevó a perder los nervios.

"Hice algo horrible. Mi corazón está lleno de dolor", dijo hoy la acusada, en medio de sollozos y con voz apenas audible.

La amante del banquero declaró ante el jurado que tenía un recuerdo extraño de la escena del crimen y que, en ese momento, Stern "parecía una muñeca de plástico".

El banquero fue alcanzado por una primera bala en la cabeza, y después dos en el tórax, antes de que un cuarto tiro en la sien lo rematara.

"Edouard era un hombre extremadamente refinado, jamás conocí a un hombre tan extraordinario", agregó Cecile, quien intervino después de que lo hiciera la ex esposa del banquero.

Esta también se refirió en términos muy elogiosos a Stern, de quien dijo que "era un padre muy cercano a sus hijos".

En la jornada de hoy también testificaron sus hijos -que en el momento del crimen era adolescentes, y quienes están convencidos de que el dinero fue el móvil del crimen.

Está previsto que el proceso dure hasta el día 19.

Más noticias de Política y Sociedad